La locura universitaria vuelve con expectación, talento y sorpresas. Desde la espectacular puesta en escena de los Blue Devils al upset de Buffalo en Morgantown. Primera semana y la premisa de la competición ya es clara: no dejar indiferente a nadie. Se acabó la espera. 

Los Blue Devils asustan y someten a Kentucky

El primer día de competición no podía traernos un mejor plato fuerte, Duke vs Kentucky, Coach K vs Calipari, dos ideas y un Champions Classic de por medio. Con los quintetos de gala frente a frente, los Blue Devils supieron plantear el partido de una manera muy eficaz, si paraban a jugar en estático, tanto Reid Travis como PJ Washington podrían suponer problemas en defensa así que una marcha más era necesaria desde el primer minuto.

Así fue como Duke ahogo a unos Wildcats que solamente podían observar como una apisonadora de tres cabezas llamadas Barrett-Williamson y Reddish les pasaba por encima en todos los aspectos, la versatilidad de Duke hizo imposible que las transiciones parasen y el buen partido de Cameron Reddish acompañando en defensa hizo que tanto Barrett y Williamson pudieran campar a sus anchas dentro de la pintura de los Wildcats, ignorando incluso la zona de los de Calipari,  tras la primera mitad ya eran 17 puntos de desventaja los que tenía UK.

La segunda parte fue prácticamente un calco de la primera( no solo en el tanteo), ya que Duke no perdió ni un ápice de la intensidad con la que había comenzado el partido y pocos jugadores de Kentucky parecían estar a la altura, Hagans se vió superado por el backcourt Dukie mientras que Keldon Johnson y Reid Travis fueron los únicos en plantarle cara a la horda de freshmen de Coach K, también comentar que el mal partido de Tyler Herro, quién aún así dejó buenos destellos de versatilidad de cara al futuro, penalizó mucho a su equipo.

34 puntos de ventaja final para unos Blue Devils que infligían así la peor derrota de la carrera de John Calipari. Duda resuelta: Duke va más allá de los focos.

Kansas exhibe su arsenal 

Si hay un equipo capaz de alcanzar el hype de los Blue Devils son los Jayhawks. Y es que la puesta en escena de Kansas no pudo ser mejor. Bill Self ha diseñado un equipo capaz de imponer su ley. Primero desde el físico. La pareja interior Azubuike-Lawson presentó su candidatura a ser una de las mejores del país ante una Michigan State desdibujada y dependiente de la creación de Cassius Winston. El primero sellaba a Nick Ward bajo aros, insistiendo en el poste como nunca antes lo había hecho en su periplo universitario. El segundo le guardaba las espaldas asegurando el rebote y abriendo el campo para liberarle la pintura. La cohesión entre ambos era impropia para el mes de noviembre. 

Resultado de imagen de kansas michigan state azubuike

El resultado fue un dominio implacable, pero también el pretexto para la irrupción de Quentin Grimes. El freshman aprovechó los espacios para despejar las dudas sobre la fluidez de su tiro exterior (6/10 en triples). De su descaro germinó el equilibrio ofensivo de los Jayhawks, que aumentaban el ritmo a los mandos de Devon Dotson para despegarse en el marcador. 

Sólo Kenny Goins fue capaz de cambiar la dinámica del partido, aunque demasiado tarde. Los Spartans se rehicieron a la salida de los vestuarios gracias al senior, que intentaba hacer frente a la versatilidad de un Lawson omnipresente, sobre todo en la línea de personal. Joshua Langford se unía al intento de remontada mientras Winston se hacía un hueco en el partido. Esfuerzo suficiente para poner en aprieto a una Kansas desinflada, pero no para acabar con las buenas sensaciones de la primera parte. 

Físico, conexión interior y equilibrio. Los Jayhawks mostraron alternativas para ser competitivos en cualquier circunstancia. En Duke estarán los focos, en Lawrence la solidez. La carrera de titanes está servida. 

¿Conseguirá Mike Hopkins afianzar a los Huskies?

Como todos los años, Washington Huskies vive su temporada como si de una montaña rusa se tratase. Su primer encuentro nos dejó el buen sabor de boca de verles ganar con cierta comodidad a una de las mejores mid-majors del país, los Hiltoppers no son moco de pavo y el debut de Charles Bassey en Western Kentucky ponía muchos ojos en el encuentro entre ambos equipos.

El equipo salió dormido y tanto Harper como Hollinsworth fueron una tortura en los primeros compases de partido e incluso el equipo llegó a marcharse 9 puntos por debajo al descanso, pero la gasolina no les duró lo suficiente a los chicos de WKU y la intensidad de un Thybulle que acabaría el partido con 6 tapones pese a un mal día en el tiro, sumada al trabajo de un incansable Noah Dickerson y un espectacular Jaylen Nowell (ojo a lo que apunta este chico) hizo posible el ejercicio de enmienda y remontar un partido que a priori parecía complicado.

La moneda cayó de la otra cara contra Auburn, aquí los Huskies si que pecaron demasiado de no salir bien concentrados desde el primer momento y los Tigers se lo hicieron pagar bien caro. En lo positivo, es complicado dejar en pocos puntos al backcourt de Auburn las labores de contención contra Bryce Brown y Harper fueron buenas, pero no suficientes para evitar la derrota de su equipo.

Buffalo conquista Morgantown

Los Bulls quisieron demostrar por qué van a ser una de las mid-majors a seguir esta temporada. La prueba fue a lo grande, en una de las canchas más complicadas del baloncesto universitario y ante una de las defensas más exigentes. Desde el salto inicial Buffalo jugó de tú a tú a West Virginia, que pese a su presión no fue capaz de apagar la valentía ofensiva de su rival. 


Un descaro impulsado por la mejor actuación individual de lo que llevamos de temporada. CJ Massinburg se echó el equipo a las espaldas con 43 puntos y un trance histórico desde el perímetro en la segunda parte. Aunque los Mountaineers mantenían el tipo, sus problemas en la dirección lastraron su regularidad ofensiva, que desde el primer día echaba de menos el liderazgo de Jevon Carter. La única noticia positiva llegaba desde Sagaba Konate, que daba destellos de su progresión a base de triples. Insuficiente para hacer frente a Massinburg, que cuanto más veía acercarse a West Virginia mayor era su determinación para culminar la gesta. Así forzó la prórroga: 

La pasada temporada fue Arizona en el Madness, este curso es West Virginia en Morgantown. Los Mountaineers no perdían en su estreno en casa desde hace más de 30 años. Dato suficiente para tomarse a Buffalo en serio. Su victoria el lunes ante Southern Illinois es un aviso: va a ser muy complicado no verles en marzo. 

DUKE BLUE DEVILS: Aunque sería justo poner a Barrett o a Zion Williamson en este apartado, también es justo decir que el equipo en general provoca pavor a sus rivales. Después del show contra Kentucky, el partido contra Army fue un trámite que sirvió para seguir asentando las sensaciones que todos tenemos hacia estos Devils, Williamson estuvo imperial  (27+16+6 tap) y Reddish es el factor X que el equipo necesita. En partidos de ida y vuelta es difícil encontrarles un techo a estos Blue Devils.

AMERICAN ATHLETIC CONFERENCE: Parecen días duros para los integrantes de la American, primero fue Cincinnati la que caería ante una sorpredente OSU, donde los Bearcats notaron mucho las ausencias de cara a esta temporada y fue ayer cuando la favorita para llevarse la conferencia, Central Florida, perdió de manera sorpresiva ante Florida Atlantic. Muchas dudas de momento en la AAC.

  • Zion Williamson, RJ Barrett, Cam Reddish (Duke): Inevitable mencionar al Big Three de Durham. Cómo ha tenido que ser su semana para superar incluso unas expectativas de proporciones históricas. No tienen rival a campo abierto, ni por la potencia del primero, ni por la versatilidad del segundo ni por la elegancia del tercero. Williamson ha sido un todoterreno, Barrett un ejecutor implacable y Cam Reddish un killer silencioso desde fuera (sus 7 triples ante Army son récord de un freshman en Duke). Entre los tres suman 138 de los 212 puntos de los Blue Devils en los dos partidos que han disputado. 
  • Bol Bol (Oregon): Sigue sin quedar claro cuál puede ser su rol en el baloncesto profesional, pero hasta ahora Bol Bol es un parque de atracciones. Su sorprendente capacidad para echar el balón al suelo y su pasmosa facilidad para taponar le han convertido en una máquina de highlights. Y de números. 17.5 puntos, 12 rebotes y 3.5 tapones en su primera semana universitaria

Resultado de imagen de bol bol oregon eastern washington

  • Naz Reid (LSU): Seguimos con el hype de los freshman. Naz Reid se ha ganado el derecho a estar en primera línea y su exhibición ante UNC Greensboro con 29 puntos y 7 rebotes fue prueba suficiente. Físico engañoso, compensa su falta de explosividad con un control de su cuerpo excelente. Creatividad, manejo de balón y visión de juego para un interior con alma de base. Uno de los prospects más singulares de su generación.
  • Oshae Brissett (Syracuse): Desde el primer día afianzando su candidatura a sensación de la temporada. Tras un primer año bajo el radar, Brissett se está erigiendo como referencia de los Orangemen. Un bastión en el rebote con especial habilidad para viajar a la línea de tiros libres. Está empezando a expandir su juego, tanto como en la creación como en el tiro exterior. 
  • Nick Rakocevic (USC): Kevin Porter Jr. pone los destellos de calidad, pero es Rakocevic quien marca la productividad. El interior está aprovechando la marcha de Chimezie Metu para dar un paso adelante y sus números hablan por sí sólos: 18 puntos, 17 rebotes y 3 tapones en los dos partidos de los Trojans. 

La locura también ha vuelto para nuestros representantes al otro lado del charco, que han estrenado curso universitario con nota. El abanderado de los españoles en la NCAA será una vez más Francis Alonso, que entra en su último año como líder de UNC Greensboro. Los Spartans quieren repetir billete a marzo y lo demostraron ante la poderosa LSU. El equipo de la Southern exigió al máximo a los Tigers, que tuvieron que aferrarse a Naz Reid y Tremont Waters para cerrar una difícil victoria en casa. El malagueño acompañó la exhibición de su compañero Kyrin Galloway (32 puntos, 8/10 en triples) con 20 puntos y 5 asistencias, apenas unos días después de brillar en la victoria ante North Carolina A&T con 23 puntos y 6 rebotes.

Igual o más destacada fue la semana de Rubén Guerrero. Al transfer de South Florida se le notó el año en blanco, pero por las ganas de comerse la pista. El pívot Marbella ha sido protagonista en las tres victorias de Samford, con registros de 15 puntos, 6.3 rebotes y 2.7 tapones por encuentro. Sobresaliente introducción a lo que se anticipa como un último año esperanzador en la NCAA.

Otro jugador que estrena universidad es Iván Aurrecoechea. Desde el Junior College ha ido a parar a New Mexico State, donde ya suma minutos de calidad desde el banquillo. Como en el triunfo ante North Dakota State, donde el madrileño firmó 9 puntos y 4 rebotes. Otra de las grandes novedades es la de Robinson Idehen, que después de romper su compromiso con Western Kentucky ha recalado en UC Santa Barbara. Al igual que Iván, su mejor actuación llegó ante North Dakota State con 8 puntos y 2 rebotes.

Entre las caras conocidas está la de Joshua Tomaic, que intentará ganar minutos como sophomore en una Maryland que quiere remontar el vuelo. Su mejor actuación en esta primera semana la realizó en el cómodo triunfo de los Terps frente a North Carolina A&T, con 2 puntos y 5 rebotes en 5 minutos en cancha. También es la segunda temporada en Estados Unidos para Javier Langarica. Pese a las tres derrotas consecutivas de George Washington, el bilbaíno ha disputado minutos en todas ellas, destacando sus 4 puntos en 5 minutos ante Virginia.

A falta de los estrenos de José García González (CSU Fullerton) y Jaume Sorolla (Valparaiso), este último por lesión, también tuvo minutos Jon Ander Cuadra, que cumple en Campbell su año senior.

  • Hay formas de conseguir un game-winner, luego está el mate de Clay Mounce (Furman) ante Loyola-Chicago. Uno de los upsets de la semana:

  • Charlotte sorprendió a Oklahoma State con este triple de Jon Davis:

  • El póster de la semana llega de la mano de Quentin Scott (Texas State):

  • Simeon Lepichev fue el héroe de Florida Atlantic en el upset ante UFC. Final de locura: