Se acabó la espera. El baloncesto universitario vuelve con su emoción, su espectáculo y, cómo no, sus sorpresas. Lo ha hecho con su habitual carrusel de partidos y expectativas. Porque hoy las conclusiones quedan lejos, pero no las sensaciones. Que empiece la locura.

Los Aggies dan el primer golpe

Sabes que la NCAA está de vuelta cuando ves el huracán defensivo de West Virginia. La base americana en Ramstein, Alemania, fue el primer testigo de la asfixiante presión de Bob Huggins esta temporada. Y Texas A&M la primera víctima, al menos al principio. Sin JJ Caldwell a los mandos ni Robert Williams en la pintura, los Aggies auguraban una noche larga. Los 13 puntos de desventaja inicial lo confirmaban.

Sin embargo, el fulgurante arranque de los Mountaineers se convertiría en espejismo. Billy Kennedy supo parar el partido, pero sobre todo, encontrar alternativas. La segunda unidad salió al rescate de los tejanos, y de la mano de Admon Gilder y DJ Hogg, comenzaron un bombardeo exterior sin respuesta más allá de la aparición de James Bolden. Desde ahí partió el equilibrio ofensivo. Tyler Davis aprovechó el acierto exterior de los suyos para dominar bajo los aros y abrir una brecha que se extendería tras el descanso. WVU se intentó aferrar a los triples de Wesley Harris, pero una vez la presión tuvo grietas, también las tuvo el resto. Un parcial de 19-2 haría de una de las defensas más temidas del país un patio de recreo. Los Aggies van en serio.

1000 victorias y novatos de vértigo

Duke es el mayor foco de expectación del baloncesto universitario, y las razones están en sus dos primeros partidos. Rivales aparte (Elon y Utah Valley), los Blue Devils justificaron su condición de número 1 con dos exhibiciones ofensivas. Si bien Grayson Allen no faltó a su cita con los puntos, fue Marvin Bagley quien tomó las riendas. Dos despliegues titánicos de potencia, versatilidad y contundencia que explicaron por qué el hype alcanza cotas tan altas. Un todoterreno capaz de correr la pista, atacar de cara y comerse el aro.

Resultado de imagen de marvin bagley elon

No fue el único en aprovechar el escenario. Mientras Gary Trent Jr. y Wendell Carter exhibieron clase y solidez a partes iguales, Trevon Duval disipó las dudas reinantes sobre su solvencia como director. Destellos ilusionantes para una camada a la que no se le conocen límites. Su primer desafío les espera el martes ante Michigan State. El segundo en el ranking, Tom Izzo y sobre todo, Miles Bridges.

Un fin de semana coronado por Coach K. Logró el reclutamiento de RJ Barrett, mejor jugador de la Class 2018, y un día después, certificó su victoria número 1000. Al hito, sin embargo, lo acompañó la polémica. La NCAA  le presentó como el primer técnico de la Division 1 en conseguirlo, honor que pertenece a Jim Boeheim de no ser por las controvertidas sanciones impuestas el curso pasado.

Aires de cambio en Missouri

La nueva etapa ya trae buenas sensaciones en Missouri. Con la esperanza de reflotar un histórico, Cuonzo Martin ya dado razones para la esperanza en los Tigers. Sin embargo, saltaron las alarmas a los dos minutos de partido con su estandarte. Michael Porter Jr., referencia y candidato al número 1 del próximo Draft, cayó lesionado, aunque más tarde se descubriría que el origen estaba en unas molestias que sentía antes del encuentro.

Y es que no había noticia que pudiese ensuciar el debut del ex-entrenador de California y su gran talento como reclutador fue lo que le sacó del paso ante una Iowa State venida a menos. El recruit quizá menos conocido fue el que más destacó en el encuentro, a la sombra de los hermanos Porter, Jeremiah Tilmon demostró sus capacidades físicas y su talento como reboteador y junto al Junior Kevin Puryear demostraron que Porter Jr.  tendrá escuderos de sobra durante el transcurso de la campaña.

Finalmente los Tigers impusieron su ley y dejaron contentos a sus espectadores con una muy buena victoria para coger fuelle, 59-74 y esperando que lo de su freshman estrella se pase cuanto antes.

Primeras sorpresas

Uno de los mayores atractivos de la NCAA es lo imprevisible de la competición y como plato de bienvenida, no se nos privó de los upsets.

Quizá el más flagrante de todos sea el que sufrió Indiana ante sus vecinos (y en casa). Los Sycamores  de Indiana State salieron como un tiro y gracias a sus 17 triples, acribillaron a unos Hoosiers muy endebles en los que solo Juwan Morgan y Deron Davis dieron la cara. Mucho trabajo le espera a Archie Miller en su regreso a Bloomington.

No empieza bien tampoco su reconstrucción California. Los Golden Bears se vieron sorprendidos por UC Riverside, que tras un 17-3 inicial, tuvo el partido controlado desde la defensa. Parecido fue el caso de Pittsburgh, que pagó una noche aciaga en el tiro ante una Navy firme y sólida desde el principio. Lección de compostura que también protagonizó Georgia Southern frente a Wake Forest. Los chicos de Danny Manning plantearon un partido de mucho ofensivo y los Eagles, lejos de quedarse atrás, fueron de menos a más en el partido, remontaron el vuelo al final y decidieron desde la línea de personal.

ARIZONA WILDCATS: Es pronto para hablar, pero en pocos lugares han exhibido más contundencia que en Tucson. Los de Sean Miller han dejado atrás la investigación del FBI para presentar su candidatura a todo esta temporada. Northern Arizona y UMBC fueron testigos de un potencial físico demoledor. Empezando por un DeAndre Ayton que hizo que sus rivales pareciesen niños. Su dominio bajo los aros avisa de ser rutina, como también el liderazgo de un Allonzo Trier dispuesto a consolidarse entre los mejores. La solvencia de Dusan Ristic, la dirección de Jackson-Cartwrigth o la versatilidad de Alex Barcello apuntalan una pluralidad fascinante a falta aún del retorno de Rawle Alkins.

KENTUCKY WILDCATS: Que no suenen las alarmas. La nueva camada de Calipari es un diamante en bruto, pero también está más verde que de costumbre. ¿La razón? Mucho físico y poca cabeza. Aunque hay tiempo de sobra para exprimir el potencial, estos Wildcats han acusado problemas en la creación de juego. Las malas sensaciones ante Utah Valley (pese al triunfo) se consolidaron ante una Vermont que la puso contra las cuerdas. Si bien los Catamounts demostraron que van a ser una de las mejores mid majors del país (otra vez), los Wildcats apenas dieron atisbos de fluidez. Sobre todo en el perímetro. Diallo está sufriendo en este arranque para entrar en ritmo y todo parece depender (de momento) de la lucidez de un Quade Green obligado a coger las riendas. El martes ante Kansas saldremos de dudas.

  • Oshae Brisett y Matt Moyer (Syracuse): Si algo faltaba en el roster de los neoyorquinos en las pasadas temporadas, era un grado de estabilidad en la rotación interior. Oshae Brisett consiguió un doble-doble para seguir reforzando sus buenas sensaciones de pretemporada y Moyer debutó tras un año apartado por lesión aportando energía, movilidad y un físico ideal para la zona ”Orange”

Resultado de imagen de jessie govan georgetown jacksonville

  • Angel Delgado (Seton Hall): Tras un debut un poco descafeinado, el pívot dominicano despertó ante Monmouth para dar la imagen de pívot dominador que dejó el año pasado, un 17+11 al bolsillo y buen comienzo para los Pirates.

 

  • Tyler Davis (Texas A&M): No es tiempo para sacar conclusiones, pero si se pudiera, habría que decir que Tyler Davis va a ser uno de los mejores interiores del baloncesto universitario. Su exhibición  ante West Virginia (23 puntos y 13 rebotes) avisa de que su dúo interior con Robert Williams va a ser un autentico quebradero de cabeza.

 

  • Tony Carr (Penn State): La gran esperanza de los Nittany Lions ya es una realidad. El sophomore no ha tardado en ejercer de líder en un equipo capacitado para escapar (por fin) de la indiferencia en la Big Ten. Un todoterreno que ha firmado en sus dos primeros partidos unos promedios de 26.5 puntos, 6.5 rebotes y 7 asistencias. Casi nada.

 

  • Jessie Govan (Georgetown): No va a ser fácil para Pat Ewing levantar el programa de los Hoyas, pero el primer triunfo ya no se lo quita nadie. Georgetown dejó destellos interesantes ante Jacksonville, gracias sobre todo a la irrupción de Jessie Govan. El junior tiene una oportunidad gran para recuperar el hype de su primer año y en su entrenador un mentor inmejorable. 20 puntos y 15 rebotes para empezar.

La colonia española sigue haciéndose notar en la locura universitaria. Este año serán serán 13 nuestros representantes al otro lado del charco, con el objetivo tanto de cumplir su sueño como de dejar el listón bien alto. La sombra de Sebas Saiz es alargada, pero Francis Alonso no ha dejado demostrar que está capacitado para asumir sus focos. Su estreno, sin embargo, no fue sencillo. El malagueño, como el resto de los Spartans, se chocó contra el muro defensivo de Virginia. Pese a ello, 9 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias en 31 minutos para dejar claro que en su tercer año ya va a ser la referencia ofensiva de UNC Greensboro.

Imagen relacionada

El titular lo ha puesto Ramón Vila. Tras un complicado año freshman en Arizona State, el barcelones anunció su petición de transfer de la universidad. Se desconocen posibles destinos, sólo que al igual que Eric Vila (Fresno State), Ruben Guerrero (Samford) y Yankuba Sima (Oklahoma State) tendrá que esperar para volver a las canchas. Quien también tendrá que hacerlo, aunque por poco tiempo, es Jaume Sorolla. El de Tortosa se erige como una de los pilares interiores de Valparaiso, pero fue recientemente suspendido dos partidos por consumir alcohol. Su vuelta será clave si los Crusaders quieren adaptarse a su nuevo hogar, la Missouri Valley Conference.

Este curso hay debutantes y veteranos. En el primer caso hay que destacar al dúo de Austin  Peay. Tanto Accoydan McCarthy como Joan Ferrán Bernacer debutaron con los Governors, dejando entrever que pese a su condición de novatos podrían tener minutos. Quien ha sido un ejemplo de paciencia es Joshua Tomaic, que tras un año como redshirt en Maryland pudo saltar a la pista por primera vez con los Terrapins. Algo a lo que tendrá que esperar Javier Langarica, freshman en George Washington.

En cuanto a los segundos, mientras esperamos otra buena temporada de Andrew Ramírez en Hartford y más oportunidades para Jon Ander Cuadra en Campbell,  sobresale el caso de Manny Suarez, un hispano chileno con pasado en Fordham y Division 2 que ya disputa minutos importantes en Creighton. Contra Alcorn State dejó 7 puntos, 4 rebotes y más de un highlight bajo los aros.

    • No nos ha dado tiempo a acomodarnos y ya tenemos los primeros game-winners. Como este de Bryce Aiken para que Harvard tumbara a UMass:

    • Con más suspense si cabe, Josh Cunningham hizo lo propio para dar a Dayton el primer triunfo de la temporada:

    • DeAndre Ayton ya impone su ley en la zona: 

    • Louisville sufrió para ganar a George Mason, pero Deng Adel ya hace de las suyas:

  • Virginia Tech empieza el curso gustándose. Ojo con los Hokies: