En el fulgor del conference play no hay tiempo. Sea para relajos o lamentos. Tan pronto tocas techo como pones los pies en el suelo. Tu mejor victoria puede seguirse de tu peor derrota, o todo lo contrario. Tal vez por eso sólo quedan dos equipos imbatidos (Gonzaga y Baylor), y tal vez por eso también la NCAA no está dejando indiferente a nadie.

Baylor se mantiene…

Por primera vez en la historia del programa, Baylor ha sido nombrada número 1 del país. Y de forma indiscutible. Los de Scott Drew han hecho de la solidez su seña de identidad, y del triunfo la pauta a seguir. Un equipo plural, comprometido y con una de las mejores defensas del baloncesto universitario. Sin hacer ruido, no les hace falta.

Esta vez lo sufrieron los Cyclones. “No nos preocupan los rankings”, decía Jonathan Motley, pero una vez más, exhibieron un fuego interior implacable. Marcaron el ritmo del partido, se tiraron al barro y fueron competitivos en cada aspecto del juego. No había acierto ni fluidez, pero sí determinación, y fue eso lo que marcó las diferencias. La incapacidad para cerrar el partido de Iowa State le sobró a un Manu Lecomte que tras un encuentro aciago, asumió los galones y decantó la balanza con una maniobra circense.

Tampoco Oklahoma State lo puso fácil. Sin embargo, segundo rival consecutivo de estilo ofensivo, segundo rival que se chocaba contra el muro de los Bears. La inspiración de Phil Forte III fue la llamada de atención que necesitaban, y liderados por Lecomte y Motley, los tejanos volvieron a hacerse fuertes en casa. De menos a más, sin brillo, pero con una destreza fundamental en la NCAA: saber ganar partidos incluso en los peores días. Frenaron en seco a Jawun Evans y Scottie Lindsey culminó la faena desde el perímetro.

…y Kansas sigue al acecho

Puede que no haya nada más fiable en el baloncesto colegial que Kansas en casa. Pero tampoco andan cortos de dificultades. El primero lo ponía el coraje de su máximo rival, los Wildcats de la estatal. Un Wesley Iwundu cada vez más pulido y un grupo que no se vio intimidado por la atmósfera de The Phog. Tampoco por la actuación de un Josh Jackson en auge. Su versatilidad marcó el camino, y el resto del núcleo de los Jayhawks le siguió. No obstante, faltó cuidado del balón y aportación desde el banquillo, facetas que Kansas State explotó para engancharse. Una vez se lo creyeron, los locales tuvieron que tirar de épica. Algo de lo que se encargó Svi Mykhailiuk, con más pasos de los permitidos, pero con la confianza necesaria.

Era una llamada de atención para Bill Self. Ya eran dos partidos seguidos sufriendo más de lo esperado, y Texas Tech pagó las ansias por reivindicarse. Los Raiders venían de sorprender a West Virginia, pero una vez Frank Mason apuntalaba un 12-0 de parcial en el ecuador de la primera parte, no había vuelta atrás. Devonte Graham hizo el resto. Desde que cayeran el primer envite de la temporada ante Indiana, los Jayhawks no conocen la derrota.

PD – Tal y como enumera Myron Medcalf (ESPN), hay tres aspectos por resolver en Lawrence:

  1. La consistencia (especialmente defensiva) del juego interior (ya sin Udoka Azuibuike por lesión).
  2. Los tiros libres
  3. La impulsividad de Josh Jackson

 

La eterna Cenicienta amarga el cuento de Nova

Otras temporadas siempre habíamos vivido bajo la sensación de que Villanova era un equipo frágil, que jugaba muy bien salvo en los momentos importantes, pero el comienzo de la campaña de reválida para Jay Wright no podía ser mejor, hasta que la cenicienta golpeó de nuevo.

La Big East nos está demostrando que no hay partido fácil en su conferencia siendo una de las más apretadas y una de las más bonitas de cara al respetable. Por supuesto, un encuentro entre Butler y Villanova no iba a dejar indiferente a nadie. Villanova lucía de local, invicto y con un partido difícil pero que de ganarlo subiría aún más la moral a un Josh Hart que cada día que pasa sigue opositando con creces al premio al POY, sin embargo, Chris Holtmann y sus Bulldogs estaban dispuestos a amargarle la noche a los Wildcats en su visita a Philadelphia. Butler salió con las ideas claras y desde un principio quiso hacer suyo el tempo del encuentro, posesiones largas y trabadas, dureza y sobretodo atacar el punto más débil de los locales, el interior. Andrew Chrabascz se ha destapado como una grata sorpresa para Butler y por ahí consiguieron dominar el partido los visitantes, además su propia estrella, Kelan Martin hizo que Josh Hart tuviera que sufrir en defensa haciéndole desaparecer del encuentro en el terreno ofensivo, algo que Nova echó mucho de menos.

Con un Hart cargado de faltas y una Nova desdibujada y fallona, la defensa de Butler aprovechó para herir de muerte a los locales, un robo de Kentan Savage, que haría una segunda parte tremenda sería la puntilla que finalmente daría la victoria a los Bulldogs, que una vez más nos dejaron el recuerdo de sus pasadas gestas como underdogsconsiguiendo tumbar al todopoderoso número 1 de la nación, el cual llevaba 20 victorias seguidas hasta el momento.

Wisconsin vuelve a tocar tierra en una semana de altibajos

Otro equipo que a día de hoy nos había sorprendido a todos eran los Badgers de Wisconsin que desde aquella ya lejana derrota ante los Tar Heels no habían vuelto a conocer derrota, incluso una vez entrada la B1G. El comienzo de conferencia no podía haber sido mejor y tras una primera victoria ante los peleones Scarlet Knights de Rutgers, Ethan Happ y compañía querían extender su racha ganadora durante esta primera semana de 2017.

Primero fue Indiana en el Assembly Hall en un encuentro en el que los dos líderes del equipo visitante, Koenig y Happ aparecieron para dinamitar el partido con ayuda de un gran Zak Showalter para no solo tumbar al que por entonces estaba rankeado como número 25 en la nación, sino para subir su caché y ganar una victoria de calidad en una de las canchas más difíciles de su conferencia. El tour por Indiana continuaba durante la semana y esta vez se desplazaban a cancha de los Boilermakers, donde su racha de 9 victorias consecutivas tocaría a su fin gracias al gran partido de la estrella de Purdue, Caleb »Biggie» Swanigan, que con 18 puntos y 13 rebotes fue una pesadilla para los Badgers pese a que Happ hizo de nuevo un gran partido.

Si algo hemos visto esta campaña es que por mucho que parezcan desaparecidos, los Badgers van a ser un equipo muy peligroso en su conferencia y en la post temporada. La experiencia de Koening o el talento de un Happ que parece querer estar en la pomada por el premio a jugador del año, además de piezas como Nigel Hayes, Zak Showalter y Khalil Iverson hacen de los Badgers ese equipo tan aguerrido que estamos acostumbrados a ver y que tantas alegrías ha dado a sus seguidores.

Justin Patton (Creighton): Pocos jugadores han salido más reforzados del calendario de conferencia. Nadie sabe de dónde ha salido, sólo que rezuma potencial y representa la gran temporada de los Blue Jays. Físico privilegiado, verticalidad asombrosa y un juego sin balón determinante. Ha explotado a la sombra del dúo Watson-Foster, pero su eficacia y juego aéreo ya no son ningún secreto. Uno de los interiores más en forma de la NCAA.

Indiana Hoosiers: Son capaces de lo mejor y de lo peor, pero esta semana ha tocado lo segundo. Todo el peligro ofensivo que muestran se descompensa atrás, y especialmente en las segundas partes. Buena cuenta de ello han dado Louisville y Wisconsin últimamente. Se redimieron frente a Illinois, pero Tom Crean tiene mucho trabajo por delante para estar a la altura del potencial. Lo mejor: el paso adelante de Robert Johnson.

  • Dennis Smith Jr (NC State): Pese al blowout que se llevó su equipo ante UNC, el base merece estar aquí por el triple doble que consiguió en la victoria de su equipo ante los Hokies. Las comparaciones con Derrick Rose cada día son más claras, el talento está ahí, los problemas de tiro también, pero lo que no podemos negar es que Dennis Smith es un gran talento a tener en cuenta.
  • Manu Lecomte (Baylor): Vital para que los de Scott Drew hayan dado un salto de calidad tan grande esta campaña, el Belga fue necesario para que Baylor tumbara a Iowa State en el último segundo y pese a que en su último encuentro ante Oklahoma State acusó el cansancio fue el máximo anotador de su equipo y su buen hacer en los libres permitió a Baylor seguir imbatido.

  • Nigel Williams-Goss (Gonzaga): Junto a Baylor, el único equipo con la casilla de derrotas todavía intacta. El timonel de Mark Few logró ante San Francisco una de las actuaciones más espectaculares de la campaña: 36 pts, 11 rebs y 6 asistencias. No descarten a NWG para ningún premio..
  • Caleb Swanigan (Purdue): No podemos dejarnos a »Biggie» fuera de aquí ya que gracias a su esfuerzo. 18+13 ante Wisconsin,16+11 ante OSU y un monstruoso 28+22 ante Minnesotta son los números del animal en este 2017.

Nuestros representantes siguen dejando buenas sensaciones incluso en la máxima exigencia. Como Francis Alonso, quien viene de completar la mejor semana de su carrera universitaria. El malagueño está con la puntería afinada, algo que demuestran tanto sus 26 puntos (career-high) ante Chattanooga como sus 21 frente a Western Carolina. Dos partidos en los que el sophomore lideró a UNC Greensboro hacia la victoria.

Disfruta del partido más inspirado del ex de Unicaja gracias a este vídeo de Gigantes del Basket:

Tampoco pisa el freno Sebas Saiz. Ole Miss no termina de carburar, pero el interior madrileño sigue demostrando tanta regularidad como poderío bajo los aros. Sus partidos se cuentan por dobles-dobles, como los conseguidos frente a Florida (15-13) y Auburn (14-10). Otro que está en una nube es Jaume Sorolla. Ha demostrado ser compatible con Alec Peters y empieza a ser importante en Valparaiso. Con 11 puntos, 10 rebotes y 3 tapones, el de Tortosa completó contra Oakland su mejor actuación desde que aterrizó en los Crusaders. Asimismo, Andrew Ramirez pudo reivindicarse en lo individual con 6 puntos, 4 rebotes y 2 robos en 15 minutos pese a la derrota de Hartford ante Vermont.

Peor semana ha sido para Jorge Bilbao, cuyos Mavericks perdieron ante Texas State tras 11 victorias consecutivas, o para Rubén Guerrero, que ha visto como su entrenador Orlando Antigua ha sido cesado en South Florida.

  • Poco más de un minuto, 14 abajo. La Nevada de Eric Musselman protagonizó ante New Mexico una de las remontadas más épicas que se recuerdan.
  • TJ Leaf (UCLA) ha querido opositar al mate del año.
  • Miles Bridges (Michigan State) exhibiendo su potencia física, también en defensa.
  • Edmond Summer es uno de los mejores prospects de la Big East, aquí lo demuestra.