Este es el blog de Eduardo Gómez del Casal, un joven riojano que está cumpliendo su sueño de estudiar y jugar al baloncesto en Estados Unidos, en concreto en California. 

Entrevista

Primera entrega

Segunda entrega

Tercera entrega

Cuarta entrega

Quinta entrega

 

¡Hola a todos desde California!

Este año pasado en La Sierra University ha sido una continuación del año pasado en Barstow, y puedo decir que ha sido un año perfecto. Desde que llegué tuve un gran recibimiento de parte de los entrenadores, jugadores del equipo y de la gran comunidad de Riverside.

Desde el primer día nos pusimos a trabajar mucho, tanto física como individualmente. Los entrenamientos eran todos los días, de septiembre a marzo, a las 6 de la mañana. Esto suponía un gran esfuerzo para todos. Pero es que a las las 6 am empezaba la “marcha”, por lo que me tenía despertar a las 5 am para desayunar algo rápido de camino a la Universidad y poder estar ahí el primero a las 5.15am. Vamos, que al final los entrenamientos eran de 5.20am a 8.30am todos los días e incluían diferentes variedades de entrenamientos dentro de la amplia lista de ejercicios que mis entrenadores tenían. Todo iba genial en septiembre, la química que teníamos como grupo era perfecta y estábamos en el buen camino para asaltar la conferencia.

Pero llegó octubre, y con el fin de mes las malas noticias. Eramos 15 jugadores y la plantilla se redujo a ocho debido a que algunos compañeros no fueron autorizados a jugar, ya que no cumplían todas las normativas que la NAIA solicitaba. Esto nos hizo bastante daño y empezamos a ver que nos esperaba una temporada muy dura mental y físicamente. Al principio tuvimos dos lesionados, lo que hizo la situación incluso peor, teniendo solo seis jugadores para disputar las primeras cinco semanas de partidos, y con muy poco tiempo de recuperación ya que jugábamos miércoles y sábados. Mi tercer año jugando en Estados Unidos ha sido duro pero me ha ayudado a madurar mucho como jugador.

Esta temporada he viajado a muchos sitios, pero en particular recordaré dos partidos. La experiencia me llevó a Klamath Falls, Oregon, donde jugamos un torneo contra dos diferentes equipos estatales. Fue un partido muy intenso hasta el final, uno arriba, uno abajo, pero había que seguir compitiendo hasta el final. Aquel partido fue el comienzo de una temporada llena de éxitos personales que nunca me había imaginado conseguir aquí, en Estados Unidos.

El siguiente partido que recordaré es el partido contra Benedictine University, en Phoenix, Arizona. En ese momento llevaba nueve doble dobles en la temporada, y solo me faltaba uno más para hacer historia en La Sierra University y así ser nombrado el jugador con máximos dobles dobles de la universidad. Sabía que mi familia estaba viendo el partido desde España y quería asegurarme de que fuese ese partido el que hiciese historia. En los momentos previos al partido, mi entrenador Robert Castillo me dijo que saliese a disfrutar como siempre y que él sabía que esta noche lo iba a conseguir a través de la defensa. El partido fue muy intenso, las piernas estaban muy cansadas por la temporada tan dura que habíamos tenido, pero solo me quedaban dos partidos así que yo sabía que era o este partido o nunca. Al final del partido acabe con 10 dobles dobles en la temporada y en cuanto llegué al vestuario mis compañeros de equipo me empezaron a tirar cubos de agua a la vez de recibir unas palabras de mis entrenadores que me hicieron sentir muy orgulloso de todo el trabajo que he empleado durante tantos años jugando al baloncesto.

A principios de enero fui honorado con el mejor jugador de la semana (POTW Honors) de la CALPAC ( California Pacific Conference), y a final de temporada terminé con el trofeo al decimoquinto jugador con más rebotes ofensivos y decimosexto jugador con más rebotes defensivos de todo Estados Unidos , máximos dobles dobles en la historia de La Sierra University y máximo reboteador de la conferencia CALPAC. Todo un sueño hecho realidad, nunca hubiese pensado que una temporada podría ser tan perfecta individualmente, sin duda La Sierra University va a ser recordada siempre entre una de las mejores experiencias que he vivido en Estados Unidos.

Tras la temporada empezaron los entrenamientos de tecnificación individual y muchos tiros a canasta para poder llegar a la próxima temporada en las mejores condiciones posibles.

El 25 de Abril tuve una de las mejores experiencias en Riverside, California. Allí tuve la posibilidad de asistir a una gala con muchos deportistas famosos, entre otros el ex jugador del Real Madrid y del equipo Norte Americano Stan Morrison y el jugador de baseball Tommy John, con los cuales tuve conversación y pudimos pasar un rato muy ameno.

La vida en la universidad ha sido muy buena, he tenido asignaturas muy difíciles este año por lo que me ha hecho estar muy orgullosos del esfuerzo que he puesto para mantener unas muy buenas notas que no se despegan de mi. Finalizo la universidad el 15 de Junio, solo quedan dos semanas por lo que daré el máximo tanto académica como atleticamente. Tras acabar las clases pondré rumbo a España para seguir entrenando y pasar tiempo con mi familia y amigos.

Posiblemente sea la última vez que escriba desde California debido a que no voy a estudiar y jugar a baloncesto en La Sierra University este año que viene. El año que viene daré el salto a la NCAA , en concreto a Minot State University en Dakota del Norte. La razón es que desde siempre he querido jugar en la NCAA, ha sido un sueño que siempre he perseguido desde que vine a Estados Unidos y por fin se hace realidad tras muchísimas horas de trabajo y sacrificio. Me gustaría dar las gracias desde aquí a los que siempre me ayudan y no dejan de creer en mi.

Miro esta nueva etapa con mucho interés y mucha ilusión de seguir trabajando y desde aquí puedo decir que seguiré dando el cien por ciento para hacer mejores a mis compañeros de equipo y a mi mismo. Coach Murken, Minot State, alli voy…!

En la próxima entrega os contaré cómo me ha ido el verano y los primeros pasos en Dakota del Norte.

¡Hasta la próxima!