Tim Duncan ha anunciado su retirada del baloncesto. Y lo hace de la misma forma en que llegó. Sin dar un ruido. De la forma más sobria posible. Sin rueda de prensa ni declaraciones. Gregg Popovich saldrá a rueda de prensa a anunciar la noticia.

5 anillos y 19 temporadas después, el mejor ala-pívot de la historia de la NBA cuelga las botas. Tim Duncan, después de meditarlo en los últimos meses, ha anunciado su retirada. El jugador de los Spurs, de donde no ha salido en toda su carrera, siempre mantuvo que dejaría el baloncesto cuando no se sintiera útil en el equipo.

Duncan se vio desbordado en los pasados Playoffs, en los que Oklahoma arrasó a los Spurs y Duncan se vio sobrepasado físicamente. Así lo manifestaba en 2014:

“Vendrá cuando tenga que venir. En el momento que llegue, lo sabré y sentiré que me ha llegado el momento”.

Duncan deja atrás, además de 5 anillos, un MVP de Regular Season (2002-2003) y tres MVP de las Finales: 1999, 2003 y 2005.

Entre los inabordables registros que su carrera ha legado a la NBA, solo podemos contar los estadísticos. Solo en cifras se puede medir la historia, en última instancia.

26.496 puntos, 14º en la historia NBA.

15.091 rebotes, 6º en la historia NBA.

3.064 tapones, 5º en la historia NBA.

1.392 partidos, 7º en la historia NBA.

Después de ganar el anillo en 2014, en el que su retirada comenzó a parecer una realidad, Tim Duncan se pronunciaba así sobre el privilegio de estar en los Spurs:

“Me siento bendecido de estar en esta posición. De poder sentarme y ser preguntado sobre mis planes. De estar en un equipo campeón y de pensar en lo que eso significa. No puedo explicarlo. Es impresionante ser parte de esto durante tanto tiempo”.

El legado de Tim Duncan va más allá de las simples cifras. Su figura sobria, que nunca quiso grandes focos, ha marcado el camino a otras estrellas de corte similar. Un perfil completamente diferente a los grandes alardes a los que la NBA está acostumbrada.

En los próximos días, en Basket Americano, publicaremos nuestro particular homenaje a una figura de la talla de Duncan. Porque una noticia no hace justicia a su carrera. Ni a las miles de hora que su juego nos ha regalado. Hasta siempre, Timmy.