Los días del pívot clásico han acabado. Porque al ‘center’ se le sigue pidiendo protección, rebote y contundencia, pero también abrir el campo, atacar de cara, correr la pista, echar el balón al suelo o cubrir al base rival en un cambio defensivo. Son ellos los que recogen los frutos de la evolución del juego y son ellos los que marcarán el futuro de la posición. Este Draft llega para comprobarlo.

¿Quién es?

  • Nombre: Jaren Jackson Jr
  • Altura: 2.11 m (2,24 m de envergadura)
  • Posición: Ala-pívot
  • Procedencia: Michigan State Spartans
  • Estadísticas: 10.9 pts-5.8 rebs- 3 tap
  • Proyección en el Draft: 4-7

 

La sombra de la incertidumbre se pasea por todo lo que rodea el nombre de Jaren Jackson Jr y su potencial. Con una mejora meteórica en los últimos 3 años, su elección puede ser considerada una situación de ”boom or bust” como ninguna otra en este draft.

Más allá de su mejora vertiginosa como jugador de baloncesto, Jaren Jackson Jr ha demostrado tener una adaptabilidad camaleónica en los minutos que ha estado en cancha con los Spartans. Una inesperada dote ofensiva para abrir el campo y ser una amenaza en situaciones de pick and pop sumada a la irrupción defensiva que ha experimentado y trabajado bajo el ala de Tom Izzo, podrían ser válidas para tener una carta de presentación aceptable de cara a las franquicias que se arriesguen por él.

PUNTOS FUERTES

  • Potencial ofensivo

Hablar de Jaren Jackson es poner en palabras a una auténtica quimera ofensiva. De lo especial de su mejoría cabe destacar la manera en la que un jugador prácticamente nulo en ataque ha conseguido desarrollar una serie de recursos inédita hasta ahora. Destacar su evolución en situaciones de pick and pop donde gracias a su dueto con Cassius Winston le ha permitido practicar este concepto en multitud de ocasiones y pese a que su mecánica es bastante ortodoxa el porcentaje de acierto ha sido respetable (39%)

 

Es en situaciones de campo abierto donde JJJ sufre menos, su físico le permite finalizar con mucha facilidad cerca del aro, donde apenas se complica y suele acabar en mates la mayoría de su tiempo. También ha demostrado cierta capacidad de atacar el aro mediante bote, su primer paso es muy largo y su rapidez le permite plantarse enseguida en las proximidades del aro, donde no necesita complicarse.

  • Físico

Posiblemente la cualidad que más haya acompañado al ala-pívot durante toda su tierna carrera como jugador de baloncesto. Pese a que su envergadura no alcanza la monstruosidad de otros de sus compañeros, sus 2.24 m no deben pasar desapercibidos por ninguna de las franquicias que le tengan en su ”draft board”. Es este mismo aspecto el que le ha hecho destacar tanto en temas defensivos como en el rebote, donde ha sido un tormento para otros equipos, sobretodo cargando el rebote ofensivo para barrer errores de sus compañeros y facilitando la capacidad de correr la cancha como si de un exterior se tratase.

 

  • Potencial defensivo

Para sobrevivir en la NBA actual es necesario poder desplegar una versatilidad defensiva que te permita defender tanto a exteriores como a interiores. Al igual que ocurre con Mo Bamba, es este abanico de posibilidades el que hace al ya ex-Spartan una pieza temible en este aspecto. Es cierto que en esta campaña ha destacado precisamente por ser un gran taponador pero no hay infravalorar bajo ningún concepto la posibilidad de que Jackson, gracias a su físico, se vea incluido en constantes cambios durante 2×2, algo que Izzo ya le ha inculcado esta pasada campaña y en lo que ha respondido con creces.

 

PUNTOS DÉBILES:

  • Falta de fundamentos

Es la misma precocidad que hemos destacado previamente la que puede jugar una mala pasada al joven PF, se nota que su evolución en el baloncesto todavía esta en una etapa muy primitiva y sus movimientos son un espejo de ello. Todavía sin ningún tipo de recurso en el poste, donde suele tirar más de físico que de recursos y en muchas ocasiones aquellas finalizaciones que no acaban en mate suelen tener un resultado bastante aciago. Además, en muchos casos se nota una falta de coordinación flagrante típica de etapas del desarrollo deportivo de cualquier jugador. Cualquier franquicia que apueste con él deberá tener esto muy en cuenta, JJJ aportará, pero con paciencia y mucho trabajo realizado.

  • Toma de decisiones

Un apartado que va de la mano con el descrito anteriormente. Su falta de conocimiento básico de ciertos aspectos del baloncesto le crean una clara carencia a la hora de ejecutar la mejor opción para su equipo. Destaca entre estos aspectos la cantidad de veces que ha optado por centrarse en su tiro exterior, normal al estar descubriendo el alcance y la efectividad del mismo pero es la falta de equilibrio la que más le ha perjudicado, cometiendo pérdidas muy evitables y teniendo fallos a la hora de taponar tiros.