Los días del pívot clásico han acabado. Porque al ‘center’ se le sigue pidiendo protección, rebote y contundencia, pero también abrir el campo, atacar de cara, correr la pista, echar el balón al suelo o cubrir al base rival en un cambio defensivo. Son ellos los que recogen los frutos de la evolución del juego y son ellos los que marcarán el futuro de la posición. Este Draft llega para comprobarlo. 

¿Quién es?

  • Nombre: DeAndre Ayton
  • Altura: 2.16 m
  • Posición: Pívot
  • Procedencia: Arizona Wildcats
  • Proyección en el Draft: 1

Todo lo que no sea verle salir en primera posición sería una sorpresa. Sea por presente, necesidad o potencial. DeAndre Ayton reúne todas las cualidades para ser uno de los proyectos interiores más ambiciosos de la última década. Un hombre entre niños en el baloncesto universitario que combina virtudes físicas y técnicas para tener un impacto inmediato en la NBA. 

No se puede entender su potencia física sin su agilidad de pies, sin su capacidad para correr el contraataque o su coordinación para atrapar todo lo que cae a su alrededor. Un titán bajo aros que está en plena expansión de su juego, tanto en el poste como lejos de él. Es precisamente ahí donde se han disipado las dudas. Su superioridad en el instituto hacía dudar sobre su actitud y ética de trabajo, todo lo contrario a lo demostrado en Arizona. 

El bahameño ha afianzado fundamentos y explorado nuevos recursos para afianzarse como un híbrido entre el pívot clásico y los “unicornios” del futuro. Un talento capaz de cambiar el rumbo de una franquicia, y quizá de una liga. 

PUNTOS FUERTES

  • Físico

El concepto es tan amplio como sus virtudes. Ayton posee un cuerpo desarrollado y preparado para competir con la primera línea interior de la NBA. Tiene la estatura, la envergadura y el músculo, pero sobre todo, la coordinación para aprovechar todos ellos. La potencia de su tren inferior justifica tanto su verticalidad como la retahíla de highlights que deja en cada partido.

Estas cualidades le permiten ampliar su rango de impacto en el juego. Su movilidad le convierte en una amenaza como en transición, así como en continuaciones. Su agilidad de pies le ha permitido ser una amenaza en pick-and-roll, donde ha sido casi imparable en la NCAA por su superioridad física. Algo que también ha ocurrido en el rebote ofensivo. Tiende a jugar por encima del aro y es contundente en las finalizaciones. 

La singularidad física de Ayton, insistimos, va más allá del vigor que exhibe en en la zona. Tiene buenas manos y ha progresado en el control de su cuerpo. Domina apoyos y es sólido en pivotes, sobre todo en el juego de fintas, donde mantiene una sobresaliente posición básica para terminar las acciones. Mucho potencial como receptor de alley-oops. 

  • Rebote

Su capacidad reboteadora es posiblemente su recurso más consolidado, incluso el más próximo a la élite de la liga. Es una amenaza permanente en el rebote ofensivo. Es en esta parcela donde más exhibe su explosividad, anticipándose a su par y elevándose con facilidad cuando la zona está congestionada. Es muy intuitivo en el posicionamiento y muy seguro una vez atrapa el rechace defensivo, siendo clave en el inicio de las transiciones. 

  • Fundamentos

Todas sus virtudes físicas se transmiten en la parcela técnica, donde ha sido capaz de mantener un progreso constante en el uno contra uno gracias al juego de pies. Explosivo en los giros, ha afianzado automatismos para sacar tiros con facilidad. Aunque no destaca por la riqueza de su repertorio, controla los movimientos básicos de espaldas al aro. 

Sus pies ligeros le permiten ganar fondos y mantenerse firme en los contactos. Tiende a posicionarse de cara para detectar sus opciones y leer las defensas. Aunque en ocasiones era  demasiado superior físicamente a sus rivales, ha mostrado actividad para ganarse la posición y afrontar las situaciones al poste con ventaja. 

Su recurso más intrigante es el tiro, sobre todo por potencial. Su lanzamiento de media y larga distancia ha ido de menos a más esta temporada, tanto por seguridad en su uso como por fluidez en su mecánica. Es una amenaza en situaciones de pick-and-pop, donde aprovecha la atención rival en su verticalidad para recibir de cara y levantarse. 

La velocidad de su ‘jab-step’ en las fintas y sus automatismos desde la media distancia lo convierten en un jugador muy difícil de defender. Aunque no es un tirador asiduo desde la línea de tres (1 triple por partido), está incorporando progresivamente la distancia, sintiéndose cada vez más cómodo desde la zona frontal. Esta proyección en el tiro es una de las razones de peso para pensar en Ayton como uno de los interiores más completos de la NBA a medio plazo. 

La característica más infravalorada en el pívot de las Bahamas es su talento en el pase, sea por visión de juego o ejecución del mismo. Su superioridad física le ha obligado a acostumbrarse a que las defensas le hagan dos contra uno, solventando estas situaciones con inteligencia y alternativas. Aprovecha su altura para pasar por encima de su par, coloca bien el balón y sabe encontrar a sus compañeros en lado contrario. Una de sus virtudes que más fácil se pueden adaptar a la élite.

  • Potencial defensivo

Una de sus áreas con más margen de mejora. Su potencial físico es argumento suficiente. Su agilidad de pies, su verticalidad y su firmeza para absorber contactos podrían convertirse en un defensor versátil y preparado para las exigencias de la liga, especialmente en bloqueo directo. 

PUNTOS DÉBILES

  • Defensa

El desastre defensivo de Arizona esta temporada ha tenido en Ayton uno de sus culpables. Aunque los problemas de movilidad lateral le han limitado en la defensa de perímetro, preocupan sobre todo los fundamentos y las nociones tácticas. Le cuesta mantener la concentración en secuencias largas, se despista en los cambios defensivos y en ocasiones pierde a su par en el juego sin balón. Tiene condiciones para mejorar en todos estos aspectos, pero su lenguaje corporal dista de ser el más adecuado para marcar diferencias. 

Las grietas tienen puntos específicos. Además de su falta de tensión en la defensa del pick-and-roll, se ha visto como interiores inferiores a él le han superado en el poste. Se deja llevar por la inercia del atacante y no opone resistencia. Ha sido habitual verle desatender las ayudas defensivas, limitando mucho su impacto como ‘rim protector’. 

Esta tabla deja caer síntomas preocupantes que necesita corregir pronto. Y no será por condiciones.

Fuente: NBCSports

  • Impacto ofensivo

Ayton necesita definir su identidad ofensiva. La evolución de su tiro le ha hecho alejarse demasiado del aro y desaprovechar sus condiciones cerca de él. En ocasiones abusa del tiro de media distancia en lugar de jugar de espaldas y sacar partido de su superioridad física sobre el rival. Una de las razones es la falta de recursos consolidados en el poste, al menos al siguiente nivel. Debe usar la mano izquierda para ampliar su amenaza interior y no ser previsible. 

Tiene margen de mejora en estos ámbitos y ha mostrado destellos ilusionantes en todos ellos, por lo que en muchos casos es cuestión de consistencia. De esta manera, será determinante el uso que le de el equipo en el que aterrice. Necesita volumen, peso ofensivo y cierta libertad para desarrollarse.