El lockout sigue haciendo de las suyas. Después de que los jugadores NBA declinasen la última oferta presentada y disolviesen el sindicato, la idea de cruzar el charco para recalar en algún equipo europeo se ha consumado en algunos jugadores.

Es el caso de Tiago Splitter, un viejo conocido en la ACB, que ha decidido firmar con el Valencia Basket hasta que termine el cierre patronal (ya que tiene contrato en vigor con los San Antonio Spurs).

El Unicaja y el Caja Laboral (donde jugó antes de irse a la NBA) también sonaron como posibles destinos, pero el alto coste económico para los primeros y los métodos de Dusko Ivanovic (con los que Splitter no está de acuerdo) para los segundos acabaron por descartar dichas opciones.

El jugador de 26 años vuelve a la liga en la que consiguió, entre otras cosas, alzarse como MVP de la liga regular y de la final de la ACB en una misma temporada (algo que sólo Arvydas Sabonis había conseguido hasta la fecha).

En la NBA, Splitter ha gozado de 12 minutos por partido (durante los 60 que ha jugado) con una media de 4.6 puntos y 3.4 rebotes por partido.

La llegada del brasileño a la ACB no ha sido la primera (casos como el de Rudy Fernández o Serge Ibaka al Real Madrid) y probablemente no sea la última de un jugador NBA a nuestra liga, pues ya hay rumores que sitúan a Luis Scola nuevamente en la órbita del Caja Laboral.