Las conclusiones están al orden del día y no es para menos. El calendario de conferencia avista la fase clave de la temporada y el aficionado ya saca la calculadora en vistas del Selection Sunday. Mientras las sorpresas no menguan, Purdue da un golpe sobre la mesa, Kansas intenta sobrevivir a los sustos y Wichita State empieza a descubrir la realidad de su nuevo hogar.

Purdue va en serio

Los Boilermakers tienen los recursos, aunque también los tuvieron el curso pasado. ¿La diferencia? El equilibrio. Matt Painter ha encontrado la fórmula para que un grupo en la cúspide de su madurez funcione sin pisar el freno. Todas las dudas que surgieron en las Bahamas se han disipado. Las pruebas son 15 victorias consecutivas, su condición de invicto en la Big Ten y una candidatura más que solida al trono de su conferencia.

Tras rozar casi los cuarenta puntos de diferencia ante una Minnesota en plena caída, esta última semana volvió a ser un escaparate para los de Indiana. Tanto Wisconsin como Iowa sufrieron el mismo guion: dominio interior, acierto exterior, pluralidad ofensiva y cerrojo defensivo. Los ingredientes de un momento con nombres y apellidos.

Porque lejos de ser un golpe, la marcha de Caleb Swanigan ha supuesto una liberación para un equipo que no depende de nadie. Vincent Edwards pone la versatilidad y el liderazgo, Dakota Mathias el tiro y la defensa, Isaac Haas el control bajo los aros y Carsen Edwards la dinamita. Ha sido precisamente la explosión anotadora de este último (17.2 puntos por partido, 7 más que el curso pasado) lo que ha llevado a Purdue a ser uno de los mejores 20 ataques del país, algo que no llamaría tanto la atención si no fuese porque también estuviesen entre las 10 mejores defensas.

Todo remite al equilibrio, a la excelente cohesión de un puzle polivalente con opciones desde el banquillo, como Matt Haarms y Ryan Cline. La única duda se encuentra en la dirección. Si bien PJ Thompson está cuajando una notable temporada, desde el otro lado del charco se le señala como el único pero en las citas de altura. Sin embargo, este debería ser el año, todo se ha encauzado para aspirar a cotas más altas y no fallar a la hora de la verdad. Queda mucho, Michigan State y Buckeyes están de por medio, pero los Boilermakers ya han presentado sus argumentos.

La AAC deja en ”Shock” a Wichita State

Tras un comienzo de conferencia fulgurante, parece que los chicos de Gregg Marshall se encuentran ante una cuesta arriba en la temporada pero, ¿Qué les ocurre a los Shockers?

Los últimos partidos dejaban a la luz ciertos problemas que los de Wichita llevan sufriendo durante la campaña, una victoria muy ajustada ante Tulsa señalaba a la defensa de los recién llegados a la american y la premisa no podía ser peor.

La primera de las dos derrotas sufridas esta semana vienen de situaciones muy diferentes, la primera de ella ante los Mustangs fue mucho más dura ya que los de SMU acudían como visitantes a la contienda. Desde el comienzo del encuentro Shake Milton supuso un gran problema para los locales ya que el escolta salió enchufado desde los primeros compases del encuentro aunque bien igualado por el buen hacer de un Landry Shamet que sigue estando a la altura de lo que se prometía a principio de campaña. El ritmo endemoniado de los Mustangs fue demasiado para unos Shcokers que en ciertas ocasiones parecían cansados y faltos de gas, sobretodo con un Markis McDuffie que todavía está buscando su sitio en el equipo. Una derrota dura, que acaba con 27 victorias seguidas de los Shockers en casa.

Ante Houston fue otra historia totalmente diferente, los Shockers no tuvieron ninguna ocasión de victoria y se vieron superados por un Rob Gray que superó con creces a Landry Shamet en su dúo particular. Una vez más la defensa fue algo que se echó en falta en el conjuntos de Marshall. ¿Será cansancio? ¿Será solo un bache? Veremos como se las apañan los Shockers para solucionarlo.

Kansas cambia el dominio por la supervivencia

Los Jayhawks hace tiempo que se erigieron como uno de los grandes interrogantes de la temporada. Tan pronto exhibían luces como dejaban caer sus sombras. Esta semana ha sido lo primero, pero con un denominador común: el sufrimiento. Kansas se ha acostumbrado a la emoción de los últimos finales al mismo ritmo que ha acelerado su ataque.

Kansas guard Devonte' Graham (4) grabs Kansas guard Lagerald Vick (2) as the Jayhawks celebrate their 71-66 win over West Virginia, Monday, Jan. 15, 2018 at WVU Coliseum in Morgantown, West Virginia.

Después de salvar los muebles ante su rival estatal, West Virginia era la piedra de toque. Morgantown volvería a mostrar todas las carencias de los chicos de Bill Self. Desde la irregularidad ofensiva a las grietas en la pintura. Sin embargo, también sacarían a relucir sus intangibles. Porque estamos ante una de las ediciones menos solidas de Kansas pero también ante una de las más aguerridas. Los Jayhawks llegaron a estar 16 abajo, pero el carácter, los ajustes defensivos y el acierto en el clutch volvieron a decantar la balanza.

Devonte Graham se echa el equipo a las espaldas, Mykhaliuk ha dado un paso adelante, Lagerald Vick cumple, Azubuike marca diferencias cuando no se mete en problemas de faltas y Malik Newman es un factor tan caótico como determinante. Un panorama que no dejaría dudas si no fuese por la inexistente aportación del banquillo.

Con mismo drama y resultado se llevaron el triunfo frente a Baylor. Inicio alentador, segunda parte desastrosa y final de partido heroico. A falta de la versión definitiva de un equipo aun en construcción, esta Kansas ha aprendido a sufrir. Parecían avistarse cambios en la BIG XII, pero los de siempre vuelven a estar en lo más alto.

Arizona corta la racha de Stanford

Finales de Enero y todavía es complicado saber que esperar de Stanford cuando saltan a la pista de baloncesto. Antes de medirse a los Wildcats, eran 6 las victorias de los de Stanford ante equipos como UCLA, USC e incluso logrando un upset maravilloso ante los Sun Devils de Arizona State. Esta vez, la moneda salió cruz y pese a que los Cardinals lucharon hasta el último momento ante unos Wildcats que solo pudieron ver como Reid Travis le amargaba el partido a un DeAndre Ayton que posiblemente tuvo una de sus peores noches como jugador de Arizona y que demostraba que es un grandísimo jugador universitario y que quizá tenga futuro al próximo nivel con otro 20+10 ante los Wildcats.

Por su parte los de Tucson se asientan en el liderato de la conferencia con otra victoria más y ya van 4 desde aquel fatídico encuentro ante Colorado. El héroe en esta ocasión fue un Rawle Alkins que cuanto más transcurre de temporada más fácil es afirmar que es el verdadero termómetro de Arizona, una canasta suya a 35 segundos del final ponía a los suyos por delante y finalmente les daría el encuentro después de que los Cardinal fallasen un triple sobre la bocina.

ST. MARY’S GAELS: Tras un dudoso calendario non conference a los Gaels no les quedaba otra que dar un golpe sobre la mesa. Y lo han conseguido. El clásico duelo de la WCC ante Gonzaga se presentaba como su gran oportunidad para reengancharse al carro del March Madness y la respuesta no pudo ser mejor. Los de Randy Bennett sacaron todo el arsenal, pusieron toda su confianza en el quinteto titular y se aferraron a la mejor versión de Jock Landale para imponerse a unos Bulldogs, que de la mano de un gran Rai Hachimura, fueron casi todo el partido por delante. Una demostración de gen competitivo que reaviva sus opciones en marzo.

KENTUCKY WILDCATS: Por primera vez desde 2014 los Wildcats se han quedado fuera del Top 25. Una racha de 68 semanas que llega a su fin en un momento que va más allá de la anécdota. Calipari sigue sin dar con la tecla con un equipo rebosante de talento físico pero falto de calidad. La carencia de una referencia clara, de tiro exterior y la inexperiencia pesan en un equipo que ya va a remolque en la SEC. Aunque Kentucky tiene más presente que futuro, Florida, Auburn y Tennessee hoy por hoy están un paso por delante. La vuelta de Jarred Vanderbilt espera ser el revulsivo que necesitan.

  • Zion Williamson: Era una de las decisiones más esperadas de la temporada. Tras mucho tiempo esperando noticias suyas, el mayor fenómeno mediático del high school desde LeBron James hizo oficial su reclutamiento por Duke. Esta decisión deja a los Blue Devils con RJ Barrett, Cam Reddish y Williamson en su equipo, o lo que es lo mismo, los 3 mejores jugadores de la class de 2018. La nueva realidad de la NCAA y el cambio de modelo de Coach K.

Resultado de imagen de zion williamson duke

 

 

  • Trae Young (Oklahoma): Otra vez números históricos para el ”Sooner”. Pese a la mala semana en cuanto a resultados de los suyos, en el partido ante Oklahoma State pudimos ver una nueva exhibición del base donde se fue hasta los 48 puntos anotados. La nota negativa es algo que se viene repitiendo durante todos los encuentros, 39 tiros lanzados, incluyendo 8-20 en triples y 7 perdidas que condenaron a su equipo a la derrota pese a los espectaculares números.

 

  • Omer Yurtseven (NC State): El interior turco está aprovechando la temporada de transición en Raleigh para desplegar todo su potencial. Aunque su irregularidad sigue siendo tema de conversación, los upsets de los Wolfpack están sirviendo de escaparate. 22 puntos y 8 rebotes ante Wake Forest y 28 puntos y 6 rebotes frente a Miami. No será por fundamentos al poste.

 

  • Jalen Brunson (Villanova): Es el líder del mejor equipo ahora mismo de la NCAA. Esto debería ser suficiente para que el hype se dispare, pero Brunson sigue estando infravalorado. Su madurez está llevando en volandas a los suyos y ya ha empezado la campaña para hacerle candidato a Jugador del Año.

Semana dispar para nuestros representantes al otro lado del charco, que también sufren las exigencias de una de las partes más alocadas de la temporada. El protagonismo lo volvemos a encontrar en figuras como las de Francis Alonso, que pese a firmar su minimo de anotación este curso en la victoria ante The Citadel con 3 puntos, supo reponerse unos días después, siendo decisivo en el triunfo de UNC Greensboro en la prórroga frente a Mercer. 17 puntos y 6 asistencias que dejan a los Spartans a partido y medio del liderato de la Southern.

No fue la semana más sencilla para Jaume Sorolla, que en su mejor partido registró 1 punto y 9 rebotes en otra derrota de una Valparaiso lejos de su gran inicio de campaña. Mejor le fue a Yankuba Sima, importante en el gran upset de Oklahoma State frente a los Sooners de Trae Young con 6 puntos, 5 rebotes y 3 tapones. Sensaciones similares a las de un Joshua Tomaic que sigue aprovechando sus minutos con 7 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias en la victoria de Maryland ante Minnesota.

Mientras Manny Suarez sigue sumando oportunidades con Creighton, las dos mejores noticias nos llegan desde el perímetro. Andrew Ramírez firmó una de sus mejores actuaciones del curso con 7 puntos y 2 rebotes ante Vermont, al igual que Acoydan McCartyhy, que en su tope de minutos este curso (13) ayudó a Austin Peay  con 2 puntos y 2 rebotes.

  • Miles Bridges (Michigan State) vuelve a las andadas y reafirmó su gran momento con este mate.

  • Moritz Wagner (Michigan) sigue afincado como una de las atracciones de la temporada. 

  • Andre Spight (Northern Colorado) firma ante North Dakota uno de los game winners del curso.

 

Imagen de portada: purduesports.com