El pasado 8 de mayo, el periodista catalán Victor Lavagnini lanzaba un twitt que suscitaba cierto debate en las redes. Según informaba, los Houston Rockets ofrecían 20 millones de dólares por temporada a Sergi Llull, una auténtica bomba periodística. De confirmarse, estaríamos ante uno de los movimientos o ofrecimientos más sonados de toda la historia de la NBA, pero parece que las opciones de que la propia noticia sea certera son reducidas.

Pese a la falta de credibilidad aparente, el romance entre la mejor liga de baloncesto del mundo y el base balear lleva de cabeza a muchos aficionados del Real Madrid desde hace unos veranos. El que parece que será MVP de la presente edición de la Euroliga se ha dejado querer por los Rockets, franquicia que tiene sus derechos al otro lado del Atlántico, y es normal que los rumores se sucedan. Con el gran rendimiento que ha ofrecido en la capital española y el baloncesto que practica, Llull cuadra en un conjunto caracterizado por la velocidad y la anotación exterior. Un refuerzo ideal para los tejanos que, por ahora, deberán conformarse con ver al aeroplano de Maó por la televisión.

Fuentes

Para hablar sobre las posibles opciones de Sergi, hay que ver las informaciones que relataban la cuantiosa oferta de Houston. Lavagnini, profesional reputado en las retransmisiones de baloncesto en TV3, no cita a nadie en el twitt, algo poco habitual. Ningún periodista conocido obvia señalar su fuente aunque sea de forma difusa y anónima y, sinceramente, el texto de Victor parece más propio de SMS de borrachera -sin querer faltar. Además, si se conoce algo tan elemental como el montante del contrato, lo lógico sería que también conociera la duración del mismo o que se apuntara alguna duración aproximada. Nada por aquí, nada por allá; el twitt es altamente sospechoso.

También se puede hacer una interpretación partidista y malintencionada del mensaje a la altura de la temporada en la que nos encontramos. Lavagnini es de la escuela culé y no hay que echarse las manos a la cabeza por ello; todos tenemos nuestras filias y pasiones. Ahora bien, muchos usuarios de la red de twitter han señalado que podría ser una campaña para desestabilizar el entorno del equipo merengue, que en breves disputará la Final Four de la Euroliga y busca el liderato de la ACB. Es una posibilidad, ya que hemos visto de todo en la guerra de los medios afines de Real Madrid y Barcelona, pero parece extraño viniendo de alguien como Lavagnini. Apasionado azulgrana, el comentarista no es propenso a este tipo de actos y suele hacer crítica de las malas artes de sectores de la prensa que quieren incidir en el rendimiento deportivo.

Una proposición indecente

(Photo by Bob Levey/Getty Images)

Por otro lado, la oferta es totalmente surrealista. 20 millones de dólares anuales para un jugador de primer año que viene desde Europa son demasiados, incluso para el mejor jugador del viejo continente en un contexto de expansión de la NBA. No hay ningún precedente a la altura y sería un suicidio deportivo para los Rockets.

En su roster oficial, cuentan con jugadores de un perfil parecido al del crack español: Eric Gordon, Louis Williams y James Harden son, hasta cierto punto, comparables por estilo de juego y prestaciones. El especialista defensivo es Patrick Beverly, un auténtico perro de presa con dos años de contrato a precio de saldo (5 millones anuales), y el Llull más agresivo desapareció hace tiempo para dar rienda suelto al Llull terremoto en ataque. No hay espacio en este rompecabezas.

Tampoco lo hay en el puzzle salarial. Morey maneja unos 89 millones de dólares asegurados para la siguiente campaña, con la renovación de Nene pendiente. La lesión del interior brasileño no le augura lo mejor, ya que el desgarro de aductor es una dolencia muy molesta que puede acarrear problemas y dolores a largo plazo. Sin embargo, los Rockets han encontrado a un gran aliado en el poste y un jugador perfecto para ellos, por lo que sería lógico pensar en una renovación con una cifra más sabrosa que la que percibe Nene en estos momentos. Los 3 millones se convertirán fácilmente en algunos más o deberán ser invertidos en un refuerzo de calidad para la pintura, ya que el trío Anderson-Harrell-Capela queda un tanto cojo.

Teniendo en cuenta el balance económico y el encaje de jugadores en las necesidades del equipo, es imposible reforzar el juego interior y oferecer 20 millones a Llull en un margen de 108$M. Solo se daría en caso de que Gordon o Williams salieran, pero sus dos fichas cuestan menos que los 20 millones de Sergi; un sinsentido.

El último factor que imposibilita la transacción es la elevada cláusula de rescisión que el club blanco imprimió sobre su estrella. Según El Español, la cifra sube hasta los 25 millones de euros, un precio desorbitado en el mercado del baloncesto. Aunque las fuentes que baraja Basket Americano apuntan a 20 millones, la verdad es que su precio puede oscilar entre ambos montantes, por lo que sería una ruina para el jugador.

Por qué Llull se quedará en el Real Madrid

Si bien la oferta de los Rockets es más ficticia que real en estos momentos, no es la primera vez que se relaciona a Llull con una posible fuga. Sergi es uno de los mejores de Europa, tiene el MVP de Euroliga entre ceja y ceja y lo ha ganado todo a nivel continental. ¿Qué le queda por hacer en Madrid? Nada. La ambición de poder brillar en un escenario mayor y emprender nuevos retos es una tentación muy golosa para alguien que se encuentra en el mejor momento de su carrera deportiva.Houston tiene las mejores condiciones de juego que un equipo puede ofrecer al balear y una cantidad ingente de dinero podría hacer que se lo pensara, pero el entorno y las circunstancias del jugador hacen pensar que esto no va a pasar.

La comodidad debe ser fundamental para un hombre de 30 años proclamado rey del baloncesto en su ciudad. En este sentido, Sergi no encontrará un mejor sitio que el Real Madrid para continuar una carrera repleta de éxitos. En Madrid lo aprecian, lo han blindado, es el segundo jugador que más cobra de la plantilla y durante los próximos años contarán con el como figura clave para el desarrollo de la escuadra. Una escuadra que siempre tendrá como objetivo ser campeona de Europa.

Si hablamos de comodidad, hay que tener en cuenta los factores personales que le rodean. El más claro es Almudena, con quien mantiene una relación desde hace años y tiene planes de boda en breves. Si el matrimonio decide continuar la senda de la estabilidad clásica, no tiene sentido que busquen un cambio tan radical y tan inseguro como irse a los Estados Unidos. Formar una familia y probar suerte en un ambiente nuevo son dos caminos totalmente opuestos.

Finalmente, alguien asesora desde la sombra al base, que conoce su propia situación mejor que nadie. En la actualidad, disfruta de espacio, galones y protagonismo, algo que difícilmente encontraría en la NBA. La batería exterior está repleta de anotadores en Houston, y sobre todo de tipos que necesitan de balón para vivir. En un entorno con mucha competencia en la anotación y poca posesión en sus manos, Llull se ahoga. Su rol es el de generador y finalizador, no puede quedar como un secundario lejos de la acción porque su baloncesto desaparece. La mejor prueba de ello es su discreto paso por la selección española, donde no ha superado los 10 puntos por partido de media en ninguna competición. ¿Recordáis algún verano memorable de Sergi con la elástica roja? No, porque no es un bloque que contemple la posibilidad de darle la libertad oportuna.

Visto lo visto, el noviazgo del ex del Manresa con la mejor liga del mundo es un espejismo. Los Rockets no pueden ofrecer un paquete de condiciones lo suficientemente gustoso para atraer a Llull, que soñará con la NBA con los pies en el suelo.