Después de que los Cleveland Cavaliers se llevasen el primer encuentro de la eliminatoria por 117-104, nadie se imaginaba que el segundo encuentro se resolviera más fácil todavía para los visitantes, pero así fue.

Y es que este segundo encuentro duró algo menos de 6 minutos, lo que aguantó Boston en el marcador ante unos Cavs que empezaron a ampliar su ventaja hasta un 32-18 al final del primer cuarto. Los siguientes 12 minutos fueron de dominio abrumador de Cleveland, consiguiendo un parcial de 40 a 13, marchándose al descanso con un histórico 72 a 31, 41 puntos de margen, que marcan la mayor diferencia de la historia al descanso en un partido de playoffs.

A partir de ahí, y con el 2-0 en la eliminatoria ya asegurado, Tyronn Lue dio minutos a los menos habituales, dejando solamente a Dahntay Jones con menos de 10 minutos sobre la cancha.

El resultado final de 130 a 86 (44 puntos de diferencia) es la mayor victoria de Cleveland en postemporada y la mayor derrota de Boston en casa en playoffs.

Ya son 13 partidos seguidos los que ganan los Cavaliers en playoffs (contando los 3 últimos de la pasada temporada), lo que iguala el récord de la 88-89 de Los Angeles Lakers.

Este 2-0 no es nuevo para los Celtics, que ya comenzaron así su eliminatoria contra Chicago, aunque no tiene pinta de que el equipo reinado por LeBron James les vaya a permitir una remontada similar a la de esa primera ronda.