Nenê Hilario ha conseguido demostrar a los Houston Rockets que es un jugador más que apto a pesar de su edad y tras unos increíbles Playoffs el año pasado se ha ganado un último contrato con ellos.

El brasileño firmará un contrato de 15 millones repartidos en 4 años para reforzar el juego interior de unos Rockets aspirantes a todo tras la firma de Chris Paul. Pese a terminar contrato con más de 38 años, los Rockets han sido inteligentes y han visto que lo que funciona no hay que tocarlo. La apuesta convencida de la franquicia por la renovación de Nenê es buena prueba de ello.

En solo una temporada, Nenê se ha convertido en un pívot de garantías para los Rockets con los que ha promediado 9,1 puntos y 4,2 rebotes en algo menos de 18 minutos por encuentro. De momento solo él y Clint Capela forman un juego interior que sin duda la franquicia texana reforzará en las próximas semanas.