Gran partido el vivido anoche en Oakland entre Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers, en un encuentro que tuvo como noticia inicial la vuelta a los banquillos de Steve Kerr y que se saldó con otra cómoda victoria para los locales que ponen el 2-0 en la final (14-0 en playoffs), una final que ahora viaja a Cleveland para que se disputen allí el tercer y cuarto partido.

Primer cuarto anotador de ambos equipos, que terminó con un 34 a 40 para Golden State, 74 puntos combinados que es la segunda mayor anotación combinada en un primer cuarto, solo por detrás de los 84 que sumaron combinados Philadelphia y San Francisco en 1967.

A pesar de que en muchos partidos fue Kyrie Irving quien tiró de los Cavs, no fue éste sino LeBron James y Kevin Love quienes consiguieron mantener a su equipo en la pelea, dejando el marcador al descanso en un igualado 64 a 67, aunque con los Cavaliers necesitando remontar los más de 10 puntos de diferencia que tuvieron en varias ocasiones. Mucha culpa de ese pequeño margen fue la diferencia de pérdidas entre el primer y el segundo partido. Si en el primero habían sumado 4 en 48 minutos, 13 hicieron en este segundo partido en los primeros 24 minutos.

También diferente, pero en este caso a positiva, fue la aportación de un Klay Thompson que estuvo bastante fallón en el primer encuentro y que se fue al descanso con 11 puntos (22 al final del encuentro) con una buena selección de tiro.

En los últimos instantes del tercer cuarto, LeBron consiguió su décimo rebote para asegurarse el triple doble, el octavo que consigue en las finales, igualando así a Magic Johnson como únicos jugadores que han conseguido llegar a ocho. 27-10-10 de LeBron contra los 27-9-9 de Stephen Curry. En esos minutos finales, los Warriors consiguieron ampliar la diferencia a 16 puntos, con la mala noticia de la quinta falta de Draymmond Green.

102 puntos Warriors en en los tres primeros cuartos, mayor anotación en unas Finales desde los Chicago Bulls en 1992. Destacada anotación contra unos Cavs que la máxima anotación en contra en estos playoffs eran 114.

Cleveland intentó en el último cuarto eliminar la ventaja, pero a cada triple de los visitantes, llegaba un nuevo triple local para mantener esa diferencia. No solo eso, sino que entre Curry y Durant ampliaron esa diferencia hasta el +22 a mitad del último cuarto, un Curry que en esos momentos también había sumado triple doble, el primero de su carrera en playoffs. Primera vez en la historia de las finales que dos rivales conseguían triple doble en el mismo partido.

A falta de 4 minutos y con una diferencia de más de 20 puntos, Tyron Lue dio por perdido el partido para los Cavs dando descanso a sus titulares.

132 a 113 al final del encuentro, con LeBron (29-11-14) y Curry (32-10-11) haciendo triple doble. Kevin Durant también cuajó una gran actuación con 33 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias y 5 tapones, uniéndose a Hakeem & Kareem como los únicos jugadores que hacen 30+ puntos, 10+ rebotes y 5+ tapones en las finales desde 1960.

Esos 132 puntos de los Warriors es la mayor anotación de un equipo en las finales desde que los Lakers anotaron (también en el segundo encuentro de la final) 141 en 1987. Los 18 triples de los locales anotados son récord de las finales. Son también el primer equipo que gana a su rival los dos primeros partidos de la final por 19 o más puntos.

Ah, y ya van 14-0. La racha más larga en la historia de los playoffs. Ya sólo les faltan dos…