Llega el fin de semana del All-Star y allí dónde la mayoría de la afición ve fiesta, espectáculo y diversión yo no soy capaz de ver más allá de tres días de puro trámite en los que huir del televisor, quizás salvando la noche del sábado, la única con un poco de interés.

El fin de semana de las estrellas es un gran evento muy bien organizado. A los actos propiamente baloncestísticos la NBA y los jugadores han ido añadiendo diferentes actividades de carácter social (NBA Cares) y demás eventos para acercarse a los aficionados. Aun así, la sensación es que sobre la pista, el evento flojea.

¿Por qué creo que flojea? Tenemos durante 3 días a los mejores jugadores del mundo reunidos en una pista de baloncesto, y sin embargo, no somos capaces de generar una mínima emoción.  Sí, se puede argumentar que el partido del domingo es un espectáculo, pero realmente, ¿qué emoción tiene un partido que acaba 160-165 si a los propios jugadores no les importa quién gana? Y si nos vamos al viernes, al partido de los rookies, la cosa es peor. Se ha convertido en un correcalles sin ningún sentido en el cual el único objetivo es ver quien hace el mate más bonito.

¿No hay formas de mejorar ambos partidos? Sin lugar a dudas, lo que habría que ponerle ganas.

Hará un par de semanas estuve viendo el All-Star de la NHL. Más allá de las obvias diferencias entre un deporte y otro, me chocó el formato. En vez de un partido entre Este y Oeste, se compone de un cuadrangular con eliminatorias entre un combinado de cada división. Sabiendo que, de por sí solo eso no garantiza una mayor competitividad, la NHL reparte una bolsa de 1 millón de $ entre los componentes del equipo ganador. ¿Podría ser ésta una posible idea para la NBA?

Por otra parte, se podría intentar la opción de crear algún tipo de evento más competitivo. El problema es que las posibles alternativas que pueden ocurrirse tienen más inconvenientes que beneficios.

Por ejemplo, se podría hacer que la conferencia que ganara el All-Star Game tuviese ventaja de campo en la final. Pero tampoco serviría de mucho, porque solo se esforzarían por ganar aquellos jugadores que optaran a ganar su conferencia. Por ejemplo, ¿veríais a Lebron James saliendo a ganar si no se viera con opciones de anillo?

Otra alternativa es intentar copiar el formato de la NHL y buscar equipos por divisiones, jugando partidos más cortos. ¿El problema? Las 6 divisiones de la NBA. Por mucho que buscásemos algún formato de partidos a un cuarto, nos veríamos con un mínimo de 6-7 partidos, es decir, casi el doble de lo que dura el All-Star Game actual.

Una diferente alternativa podría ser, aprovechando el acuerdo de colaboración entre NBA y Euroliga, buscar un enfrentamiento entre combinados de ambas competiciones. El problema reside en que previsiblemente la diferencia de nivel sería considerable y a nivel de espectáculo no atraería tanto a los espectadores locales. A favor, un partido de esas características podría apelar al orgullo de ambas escuadras para lograr que se lo tomaran en serio. Quizás la idea podría ser más adecuada para el partido de rookies, en vez del formato actual.

Quizás lo único que no tocaría del All-Star sería la noche de los concursos, bueno, no la tocaría si la hubiesen dejado como estaba hace 3-4 años, con el concurso de habilidades de verdad (no la broma actual para que puedan participar los pívots) y el concurso de tiro por equipos (¿verdad que no era el único nostálgico al ver a las leyendas?).

La NBA dispone de una herramienta que podría hacer que los jugadores quisieran participar más en los concursos. Ya que se ha aprobado la aparición de la publicidad en las camisetas, desde la Liga se podrían incentivar los concursos proponiendo que el ganador tuviese derecho a lucir un parche acreditativo en su camiseta durante la siguiente temporada. A nivel de merchandising podría ser un éxito, tanto para la franquicia de los jugadores ganadores de los concursos como para los propios deportistas, que lucirían ese distintivo durante un año.

No obstante, podemos suponer que desde la propia NBA ya habrán pensado en diversas formas de mejorar el evento. Como es de suponer que todos tendréis vuestra propia idea, os lanzo la pregunta: ¿Cómo mejoraríais el All-Star?