Tras la lesión de Andrew Bogut, último refuerzo de lujo para los Cavs, quien se rompió la tibia a los 58 segundos de debutar con su nuevo equipo, los actuales campeones se lanzaron a sondear el mercado en busca de un nuevo jugador interior. Y este podría ser Larry Sanders.

Sanders se encuentra inactivo desde febrero de 2015, cuando alcanzó un acuerdo de buyout con los Milwaukee Bucks. Múltiples problemas personales truncaron su prometedora carrera llevándole a incumplir la política anti-drogas de la NBA entre otros diversos escándalos. Sin embargo, a finales del pasado año Sanders mostró su interés por regresar a la competición profesional y ya en enero dio un paso más contratando un nuevo agente (Joel Bell) para tratar de conseguirlo. El jugador de 28 años habría tenido reuniones con Lakers, Celtics y Cavaliers y, según apuntan desde The Vertical, es la franquicia de Ohio la que estaría más cerca de incorporarle, fichaje que podría anunciarse incluso este próximo lunes.

El propio Sanders ha contribuido a dar credibilidad a la noticia publicando un tweet en su cuenta personal en el que afirma, sin demasiados tapujos, que está preparándose para volver.