Jornada de contrastes. Duelos de altura que dejaron sentencias, sorpresas y decepciones. Kansas demostró ser la bestia negra de Oklahoma este año, Duke volvió a vibrar y Maryland se reencuentra con las dudas. Estamos en febrero, y cada triunfo vale su peso en oro.

Los Jayhawks le toman la medida a Oklahoma


Tras un primer duelo para la historia, los ojos estaban en Norman. Los locales buscaban redención, los visitantes, una declaración de intenciones. Kansas lo consiguió desde el primer minuto, mostrando disciplina, equilibrio y una defensa que conseguía maniatar la temible maquinaria de los Sooners. ¿El resultado? Un 20-6 de parcial. Todo apuntalado por un Devonte Graham impecable desde el perímetro. Sin embargo, la respuesta de Oklahoma no se hizo esperar. Si bien Buddy Hield sufría para entrar en partido, Isaiah Cousins salía al rescate para minimizar daños llegados al descanso.

El dúo Cousins-Hield parecía dispuesto a cambiar las tornas. Uno ponía el dinamismo, otro la ejecución. Un parcial de 8-0 devolvía las dudas a los de Bill Self, pero la respuesta no pudo ser mejor. Frank Mason se echaba el equipo a las espaldas, lideraba con sobriedad y preparaba el terreno para una nueva irrupción de un Graham que contestaba cada acometida rival. Un intercambio de golpes de vértigo que hacía de la igualdad el escenario ideal para la recta final. Lejos de heroicidades, fue el acierto y la defensa la que decantó la balanza. Ni Cousins ni Hield atinaron, y los Jayhawks decidieron en la línea personal para poner el 2-0 ante Oklahoma. (72-76)

Grayson Allen decide

La batalla en Durham tuvo de todo, pero la emoción acabó siendo protagonista. El comienzo ya daba pistas. Un desafío táctico en el que Duke golpeaba primero. Su arsenal ofensivo se hacía notar, así como su agresividad, pero los Cavaliers aguantaban y esperaban su momento. En cuestión de minutos, Virginia se alzaba con la iniciativa. Apoyados en su circulación de balón, involucraban a todas sus piezas, exhibiendo tanta fluidez como claridad. Siempre bajo el liderazgo de un Malcolm Brogdon que lograba atenuar la irrupción de Brandon Ingram. Anthony Gill bien echaba un mano para conseguirlo. Las espadas estaban por todo lo alto.

En la reanudación, Ingram seguía con su particular exhibición. Cóctel de versatilidad, atleticismo y recursos ofensivos que mantenía a flote a los Blue Devils. Aunque resulte paradójico, fueron los de Coach K los que cambiaron el choque desde atrás. Subían líneas, aumentaban la intensidad y conseguían espacios en ataque que Matt Jones no iba a desaprovechar. Cuando Brogdon y Perrantes amenazaban con otra vuelta de hoja, Grayson Allen hacía acto de presencia como sólo él sabe. Con un tubo hasta el aro. Era tiempo de clutch time, de detalles y en este partido así, de héroes. Las imprecisiones de uno y otro mostraban el nerviosismo, hasta que Brogdon dejaba el balón en el tejado local. Grayson Allen no dudó en asumir la responsabilidad, y el resultado fue un game-winner tan estrambótico como espectacular. (62-63)

Maryland cae, LSU crece

Tan pronto como parece afianzarse, Maryland suscita dudas. La primera parte ante Wisconsin fue prueba de ello. Sin necesidad de estar especialmente inspirados, los Badgers pasaron por encima de su rival. Con Vitto Brown como Factor X, los visitantes se limitaron a hacer de la defensa su mejor arma. Greg Gard preparó una telaraña defensiva que frenó en seco a unos Terrapins erráticos y previsibles. Melo Trimble le puso una cruz al aro, Bronson Koenig le vigiló de cerca, y a partir de ahí, el ataque se colapsó. Ni tan siquiera la reacción de Rasheed Sulaimon o Jake Layman fue suficiente para arreglar un partido controlado por los de Madison. (57-60)

Sin embargo, peor está Texas A&M. De ser la sensación de la SEC a caer por cuarto partido consecutivo. La lesión de Anthony Collins contribuyó, pero los Aggies se desinflan a la par que su ataque pierde efectividad y su defensa es menos determinante. LSU dio buena cuenta de ello, mostrando alternativas y sobre todo, yendo de menos a más para cerrar el partido sin demasiadas complicaciones. Si bien Ben Simmons cogió las riendas, Keith Hornsby y Craig Victor fueron escuderos inmejorables. Los Tigers logran un triunfo vital en sus aspiraciones para el Madness. (71-76)

Otros resultados destacados:

  • Villanova 73-63 St. John’s
  • Xavier 75-57 Butler
  • Stanford 76-72 Oregon (!)
  • Louisville 66-71 Notre Dame (!)
  • Texas 75-85 Iowa State
  • Gonzaga 60-69 SMU
  • Michigan 61-56 Purdue (!)
  • Texas Tech 84-66 Baylor (!)
  • Kentucky 89-62 South Carolina
  • Wichita State 50-53 Northern Iowa
  • Yale 67-55 Harvard

Actuaciones destacadas:

  • Devonte Graham (vs Oklahoma): 26 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias
  • Brandon Ingram (vs Virginia): 25 puntos, 7 rebotes
  • Tyler Ulis (vs South Carolina): 27 puntos, 12 asistencias
  • Demetrius Jackson (vs Louisville): 27 puntos, 5 asistencias
  • Daniel Ochefu (vs St. John’s): 25 puntos, 9 rebotes
  • AJ English (vs Siena): 31 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias
  • Nic Moore (vs Gonzaga): 25 puntos, 11 asistencias
  • Domantas Sabonis (vs SMU): 20 puntos, 16 asistencias, 3 asistencias
  • Kahlil Felder (vs Green Bay): 28 puntos, 7 asistencias
  • Nick Emery (vs Santa Clara): 31 puntos
  • Corey Sanders (vs Ohio State): 33 puntos
  • Jabari Bird (vs Oregon State): 23 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias