Hedo Turkoglu cuelga las botas. El alero turco ha puesto fin a su carrera deportiva a los 36 años, tras tres temporadas en las que el físico ya no le daba más de sí. Turkoglu se retira tras 15 años en la NBA, con 997 partidos a sus espaldas.

Que los últimos años de su carrera no enturbien la magnífica carrera que Hedo Turkoglu ha dejado en la NBA. El alero ha pasado por cinco equipos – Kings, Magic, Raptors, Suns y Clippers -, aunque fue en Orlando Magic donde más brilló. En el equipo de Stan Van Gundy y Dwight Howard encontró su mejor versión como uno de los mejores escuderos del pívot.

Precisamente en los Clippers jugó sus dos últimas temporadas, aunque fuera como uno de los últimos en la rotación. Esta temporada no ha tenido más ofertas para jugar con ninguna otra franquicia y, pasado un mes de competición, ha decidido retirarse definitivamente.

Pese a que su retirada parezca producirse por la puerta de atrás, no podemos olvidar que Hedo ha sido uno de los jugadores europeos más relevantes de la década del 2000, cuando aún no había tanta afluencia de jugadores cruzando el charco en dirección a la NBA. Y, ni mucho menos, existían las oportunidades actuales en lo que a minutos respecta.

Turkoglu ocupará ahora un puesto en la Federación Turca de Baloncesto, aunque su presidente, Harun Erdenay, aún no ha desvelado cuál será. Previsiblemente, se conocerá el próximo lunes en rueda de prensa.

La Federación premia así el trabajo de uno de los mejores embajadores del baloncesto turco en unos años en los que su economía no era tan boyante. Fue el segundo jugador otomano en llegar a la NBA tras Mirsad Türkcan y abrió la puerta a otros compatriotas como Mehmet Okur, Ersan Ilyasova, Kutluay o, más recientemente, Asik, Kanter o Aldemir.

Turkoglu se va de la NBA con el título de Jugador Más Mejorado de 2008, una Final perdida ante los Lakers y unos promedios de 11.1 puntos, 4 rebotes y 2.8 asistencias.