Los Cleveland Cavaliers presentaron ayer a su nuevo General Manager, Koby Altman, quien tendrá su bautizo de fuego con un gran reto: la petición de traspaso de Kyrie Irving. Petición que el dueño de la franquicia, Dan Gilbert, asegura que llegó a sus oídos a través de la prensa.

Ni Gilbert ni Altman negaron la preferencia del base por ser traspasado, pero restaron importancia a la noticia más comentada en la última semana.

“Es una pieza clave de lo que hemos hecho”, dijo Gilbert. “Es un jugador tremendo. Ha hecho grandes contribuciones a esta franquicia y disfrutamos mucho con él. Vamos a mantener este asunto en privado en relación a lo que se habla en nuestras reuniones, pero sigue siendo una parte fundamental de lo que queremos hacer”.

La información que adelantó Brian Windhorst, y que complementó Adrian Wojnarowski, dice que Irving y su agente se reunieron con el dueño de la franquicia, Dan Gilbert, y le trasladaron que el jugador quería ser traspasado. Esto ya se ha notado en las predicciones de las casas de apuestas, que están expectantes a que se resuelva la situación y ver en qué posición salen los Cavs.

El agente, Jeff Wechsler, no confirmó ni negó la petición.

“Kyrie y yo tuvimos una reunión con los líderes de los Cavs en la que discutimos diferentes escenarios en referencia a Kyrie y su futuro con el equipo”; dijo Wechsler a ESPN. “Lo que se discutió y lo que pasó es algo entre los Cavs y nosotros. Vamos a mantener eso en privado”.

Según Windhorst, Irving quiere estar en una situación “en la que pueda ser un punto más focal” y ya “no quiere jugar junto a LeBron James”. Curiosamente, si hablamos de ser un punto más focal en un equipo, resulta que la temporada pasada Irving tuvo un porcentaje de uso más alto que el de James (un 30.2% el base, por el 29.7% del alero). También tuvo un promedio de lanzamientos a canasta más alto, factores que lo señalan como opción número 1 (o como mínimo ‘1B’) del ataque de Cleveland. Por otro lado, LeBron sí que promedió más toques por partido (88.7) que Irving (79), dejando al primero como más creador y al segundo como más ejecutor.

Pero no se trata solo de los números. En los Cavaliers puede usar más posesiones o lanzar más que él, pero siempre estará a la sombra de uno de los mejores de todos los tiempos en LeBron James. Irving cumplió 25 años en marzo, cree que tiene aún capacidad para ser mucho mejor, y piensa que no podrá hacerlo con James al lado. Ahora, no sabemos si LeBron seguirá en Cleveland después del verano que viene, y su marcha significaría que Irving tendría precisamente lo que quiere. No es suficiente. Todo parece indicar que quiere ser más importante… y que sea lejos de los Cavs.

El descontento de los jugadores en Cleveland es evidente desde que Dan Gilbert no prorrogó el contrato de David Griffin. Fue mucho peor que eso, de hecho: durante los Playoffs, dos franquicias pidieron permiso a los Cavaliers para entrevistar a Griffin para sus puestos de general manager vacantes, y Gilbert lo rechazó. Cuando llegó la hora de negociar un nuevo contrato no quiso seguir pagando a Griffin como lo que ha sido en los últimos años, uno de los mejores ejecutivos de la NBA. Ha estado un mes sin GM, hasta llegar a un acuerdo hace un par de días con Koby Altman, quien era asistente de Griffin, para que sea ascendido. Ha optado por la opción barata, y puede ser uno de los motivos de la petición de Irving.