Anuncio global: Volvemos a casa

Autor Tema: La encrucijada de UCLA  (Leído 647 veces)

Desconectado thorstone

  • Moderador
  • Mensajes: 3.464
  • País: es
  • New York Knicks GM
    • Ver Perfil
La encrucijada de UCLA
« en: 21 Abril, 2012, 05:08:54 pm »
Nuevo artículo en la web: http://www.basketamericano.com/la-encrucijada-de-ucla/

Spoiler  :
O mejor dicho, la última oportunidad de su entrenador Ben Howland, y es que tras varios años de malos resultados, salpicados además con multitud de escándalos y fallos de reclutamiento, parece que el crédito de este entrenador en Los Ángeles se está acabando, y su trayectoria en los Bruins podría terminar pronto si no es capaz de reflotar este equipo esta proxima temporada 2012-2013.

Sucede pues que un programa tan prestigioso como este de UCLA, con nada menos que once títulos de campeón en sus vitrinas, no este para nada acostumbrado a no entrar a jugar en la post-temporada, cosa que ha ocurrido este año por segunda vez en tres años, sino que además su entrenador se vio envuelto en una serie preocupante de sucesos extra deportivos, que han afectado sin duda al equipo. Según un artículo publicado meses atrás en Sports Illustrated, Howland habría permitido en los últimos años comportamientos inapropiados de varios de sus jugadores estrellas (fiestas, peleas, tratos vejatorios a compañeros, etc…). Resumiendo, que Howland había tratado de maneras distintas a según que jugadores afianzando el ego de estos, minando el del resto del equipo, lo que provocaba que la química del equipo estuviera por los suelos.

Este comportamiento habría sido el causante de numerosas de las transferencias que han sacudido este programa en los últimos cinco años. Chace Stanback se marchó a UNLV, al igual que lo haría Mike Moser, J’mison Morgan emigraría a Baylor, Matt Carlino a BYU, Drew Gordon a New Mexico… Muchas transferencias en pocos años, además de muchos de los jugadores considerados clave y más importantes de sus respectivas clases de reclutamiento. Además, otros jugadores como Reeves Nelson campaban a sus anchas sin ser sancionados por continuos altercados deportivos y extradeportivos, debido a que su rendimiento en la cancha era notable. Al final, la paciencia se le termino a Howland y tuvo que despedir a este jugador, que es posible que haya sido el lastre de su equipo en los últimos años.

Por eso este año que viene se prevé crucial para el devenir futuro de los Bruins. Extirpado el problema de Nelson, Ben Howland tiene este año que esforzarse al máximo en crear un EQUIPO, y sobre todo en obtener resultados buenos inmediatos, porque si no su continuidad en el equipo puede peligrar. Para ello cuenta con una base sólida de jugadores que en un principio parecen menos problemáticos. En el interior contara de inicio con los gemelos Wear, que llegaron hace un par de años vía transfer desde North Carolina, y que el año pasado demostraron que son dos buenos jugadores de equipo. Además Josh Smith saldrá desde el banco y aportara su gran calidad, siempre y cuando consiga mantenerse en forma, ya que es un jugador conocido por sus continuos problemas de sobrepeso. La manija del equipo con casi toda seguridad la tomara Larry Drew III, un sobrio base no muy espectacular que llega transferido también desde North Carolina, y que no será elegible hasta después de diciembre. Además, los jóvenes Tyler Lamb y Norman Powell aportaran rotación en el exterior.

Pero donde sin duda Howland ha echado el resto ha sido en el reclutamiento de este año, logrando una clase brillante y que se espera sea capaz de controlar sus egos. Por un lado llega Shabazz Muhammad, el mejor valorado recruit exterior, con una capacidad física y de anotación sobresaliente, pero un pelín individualista. Sera titular en el perímetro de inmediato junto al espigado Kyle Anderson, nº 5 nacional y para mí el jugador más completo de los que entran en la NCAA este año. Con sus 6-8 es capaz de manejar el balón como un base, tiene un tiro muy convincente y una visión de juego sobresaliente. Sin duda será la clave para que UCLA vuelva a crecer. Además para completar la rotación exterior, llega otro jugador Top 50, como Jordan Adams, un fuerte escolta que llega desde la siempre prestigiosa Oak Hill Academy. Además disponen de un par de becas más y suenan un par de pívot para llenarlas, como el Mc Donald’s All-American Tony Parker, o el pívot de New York Top 100 de origen nigeriano Chris Obebka. La llegada de alguno de ellos podría incluso suponer la salida del equipo de un Josh Smith que buscaría minutos vía transfer.

Como se ve, la base de jugadores es magnífica para ser sin duda el rival a batir en su conferencia la Pacific 12, que está también de capa caída. También tenía los mimbres en estos últimos años y el rendimiento de los Bruins ha sido más bien decepcionante, pero este año creo que Ben Howland echará toda la carne en el asador, porque sin duda la paciencia del entorno de UCLA se está acabando. Veremos si es capaz de enderezar el rumbo del barco Bruin, porque sino acabará con casi toda la seguridad en la calle.