Anuncio global: Volvemos a casa

Autor Tema: El Padrino III  (Leído 1318 veces)

Desconectado hoopdreams

  • Moderador
  • Mensajes: 6.611
  • País: jp
  • Magic GM
    • Ver Perfil
El Padrino III
« en: 05 Diciembre, 2014, 11:43:13 pm »
Nuevo artículo en la web.

http://www.basketamericano.com/el-padrino-iii/

Spoiler  :
“Todas las familias tienen malos recuerdos” de Michael Corleone a su hijo Anthony, en la última entrega de la saga cinematográfica. No podía estar más acertado Michael, una vez más, en su afirmación. Esto es también aplicable al baloncesto universitario, en el que más de un college tiene cosas que le gustaría olvidar.

Tras el repaso a las normativas de reclutamiento de la NCAA y a sus infracciones, con el ejemplo de uno de los casos más sonados, es momento de cerrar la serie de artículos dedicando unas líneas a algunas historias capaces de sacar los colores a distintas universidades, jugadores y a la mismísima organización de la NCAA. Sexo, dinero y ¿comida?, junto a un reglamento, que no por abarcar más es más eficaz, forman un cóctel explosivo de historias, narradas sin ningún orden en particular, que pueden sorprender a más de uno y quizá incluso dar lugar a más de una sonrisa.

1. La madre de Perry Jones

Antes de formar parte de Baylor Bears, Perry Jones jugó en los LBA Seawolves de la AAU. Durante aquella época su entrenado Lawrence Johns prestó, sin el conocimiento de Perry, 4500 dólares a la madre del jugador.

Pese a que todo fue por una buena causa, ya que sin ese dinero la familia hubiese sido desahuciada, y que los Bears no tuvieron nada que ver la dirección de la NCAA fue tajante: suspensión durante 6 partidos para el jugador durante su temporada freshman.

2. Las mil y una noches

El hecho de que Enes Kanter no haya alcanzado en Utah Jazz el techo que se le presuponía no es nada raro, si se tiene en cuenta que a nivel colegial no llegó siquiera a despegar. En Kentucky esperaban con los brazos abiertos al jugador, pero el hecho de haber recibido 33000 dólares jugando para Fenerbahçe convirtió al jugador en inelegible.

El padre del jugador ofreció devolver el dinero a Fenerbahçe, incluso la sanción podría haber sido sólo por una temporada teniendo en cuenta que los Wildcats no tuvieron nada que ver, pero la NCAA decidió cortar por lo sano. Haber cobrado por jugar le convertía en profesional, algo que va contra la naturaleza del baloncesto universitario.

Kanter Kentucky

3. En blanco

Los registros que mantiene la NCAA con los balances que todos los equipos logran cada temporada pasarán por alto a los Memphis Tigers de 2007‑2008, toda la afición y los implicados seguro que no.

Derrick Rose decidió hacer uno de sus famosos crossover al examen SAT que debe realizar todo aquel que aspire a acceder a un college en Estados Unidos y alguien lo realizó en su lugar. Desde Memphis aún a día de hoy niegan haber tomado parte en ello, sin embargo la sanción aplicada fue demoledora: temporada en blanco, la retirada de cualquier banner dedicado a los méritos de aquella campaña y la devolución de todas las ganancias obtenidas en el torneo en el que, antes de ser obligados a borrar la temporada, quedaron subcampeones.

Para cuando se aplicó la sanción Rose ya había sido elegido número uno del draft y puede que actualmente haya olvidado este caso. Sin embargo, tres jugadores senior de Memphis nunca olvidarán que durante los 16 meses que tardó en aplicarse la sanción fueron los jugadores con mayor número de victorias en la historia del baloncesto universitario masculino.

Rose Memphis

4. La locura de marzo

Si hay un equipo para el cual March Madness ha sido recientemente una auténtica locura, con permiso de Butler Bulldogs, es para Connecticut Huskies. De ganar el campeonato en 2010‑2011 a ser vetados en 2012‑2013, para volver a ganar en 2013‑2014.

La cancha pesa más que el aula. Una nueva normativa, unos métodos de cálculo del rendimiento académico cuanto menos opacos y un mal resultado de los chicos de UConn dejaron al equipo fuera del March Madness durante una temporada.

Teniendo en cuenta que se quedaron a pocos puntos del objetivo marcado por la normativa, que incluso lo superaban si se aplicaba otro método de cálculo también válido y que los castigados no formaban parte de la generación que había obtenido los malos resultados se trata de una metedura de pata de la NCAA. Quizá ellos, y no los Huskies, deberían recuperar más de una asignatura en septiembre.

5. Todo por la pasta

“Compartir es vivir” debía de pensar Rick Majeru, entrenador de Utah Utes, quien invitó a sus jugadores a pizza en más de una ocasión. La explicación es sencilla: el entrenador vivía en un hotel y se reunía con sus jugadores en restaurantes, pagando él siempre la comida. Para su desgracia, las normativas de la NCAA son aún más sencillas, nunca mezclar dinero y jugadores.

El castigo en esta ocasión fue bastante más leve, al igual que la infracción. Reducción del período disponible para reclutamiento en un 75 %.

6. Le hicieron la cama

Pese a cambiar de colchón y de somier, Chris Richardson no volvió a dormir bien. Jugador de UNLV en 1998, compró ambos de segunda mano al entrenador asistente del equipo. Se pudo salvar de cualquier castigo ya que su madre declaró haber pagado por el colchón y el somier, sin embargo el entrenador le prestó el camión para el traslado. Resultado: suspendido parte de su temporada junior.

7. Me lo ha dicho un pajarito

¡Qué peligro tiene twitter! Josh Pastner, entrenador de Memphis, al igual que muchas celebridades también metió la pata utilizando la famosa red social. Anunciar haber conseguido el reclutamiento de un jugador, antes de ser oficial, fue su pecado. Violación menor de la normativa, sin consecuencias, y bastante habitual.

8. ¡Aterriza como puedas!

No se trata de una infracción, más bien de una muestra de lo estúpido que puede llegar a ser el reglamento. En su intento de perseguir la corrupción, desde la organización de la NCAA en ocasiones toman decisiones más que discutibles y esta historia es un ejemplo de ello.

En la temporada 2012‑2013 Louisville Cardinals pudo hacer historia al ganar tanto en baloncesto masculino como femenino. Desde Louisville quisieron enviar a los jugadores del equipo masculino, ya campeones, a Nueva Orleans para animar a sus compañeras en la final contra UConn. Un viaje en avión y las entradas para ver un partido son considerados beneficios para unos jugadores que no pueden recibirlos por su condición de amateur.

La organización de la NCAA recapacitó cuando ya era demasiado tarde para llegar hasta Nueva Orleans.

9. Ajuste de cuentas

Se repite una historia contada un poco más arriba, con otros protagonistas y en otro escenario. Jamar Samuels, jugador de Kansas State, aceptó una transferencia por valor de 200 dólares de su antiguo entrenador de AAU. Otro caso en el que la familia necesitaba dinero, otro problema de elegibilidad para la organización de la NCAA.

Como castigo Samuels jugó su último partido sin ser consciente de ello, ya que fue suspendido a finales de su año senior.

10. Sexo en Nueva York Provo

En esta ocasión la organización de la NCAA no metió mano en el asunto, en cambio Brandon Davies sí la metió donde no debía. De los 352 colleges de la primera división, Davies eligió BYU Cougars. En una universidad dirigida por mormones tener sexo prematrimonial constituye una grave violación del código ético interno.

En su segunda temporada en el equipo Davies fue suspendido por este motivo. Sus compañeros llegaron al March Madness para caer en Sweet Sixteen, así que seguramente él se lo pasó mejor. Posteriormente Davies fue readmitido y cumplió el ciclo universitario en BYU.

La novela “El Padrino” de Mario Puzo y la trilogía cinematográfica basada en la misma, de Francis Ford Coppola, no fueron el principio ni el final de la mafia en la cultura popular pero contribuyeron a todo tipo de obras sobre esta. “Los Soprano” o “Gomorra” son, en parte, consecuencia directa de “El Padrino”. Otras familias, otros escenarios pero más de un lazo en común.

A lo largo de esta serie de artículos, formada por tres entregas, han surgido historias paralelas que se han dejado sin contar y algunas de las historias descritas no se han desarrollado lo suficiente. Estas historias merecen ser contadas, algo muy probable en el caso de recibir una oferta que no pueda rechazar.

Desconectado Font9

  • Lakers Fan
  • Mensajes: 7.784
  • País: tr
  • Utah Jazz GM
    • Ver Perfil
Re:El Padrino III
« Respuesta #1 en: 06 Diciembre, 2014, 01:30:47 am »
Enorme la última parte. Que cantidad de casos curiosos, donde te das cuenta de hasta donde llega la normativa. Gran trabajo Hoop :oks
"That's the way to do it, OG. That's the way to do it boy!" - Tarik Black in Kobe's farewell

Desconectado flash3

  • Heat Fan
  • Mensajes: 3.544
  • País: es
  • Toronto Raptors GM
    • Ver Perfil
Re:El Padrino III
« Respuesta #2 en: 06 Diciembre, 2014, 01:54:52 am »
Muy buenos e interesantes estos tres artículos. Gran trabajo Hoops   :perfect

Desconectado hoopdreams

  • Moderador
  • Mensajes: 6.611
  • País: jp
  • Magic GM
    • Ver Perfil
Re:El Padrino III
« Respuesta #3 en: 08 Diciembre, 2014, 10:36:59 pm »
¡Muchas gracias a ambos!

La verdad es que de la idea original a ir tirando de la manta ha llevado tiempo, pero me ponía a ello y volaba la verdad. La base de datos de la NCAA da muchísimo juego para consultar todo lo que ha pasado en los últimos (aprox) 60 años.

Para esta última entrega quise darle un toque de humor y demostrar que, a veces, se les va de las manos con el reglamento. Hay alguna más por ahí, pero entre alguna por conocida y otra por absurda (el régimen interno de BYU) he decidido quedarme con estas.

La manera de cerrar el artículo y la trilogía a parte de pretender darle un toque especial (que por cierto, salió sin meditarla mucho  :cabronc) es totalmente real. Muchas cosas me han quedado que iré sacando.

Un saludo.