Anuncio global: Volvemos a casa

Autor Tema: Top 15 universidades 2012/13 (III)  (Leído 570 veces)

Desconectado thorstone

  • Moderador
  • Mensajes: 3.464
  • País: es
  • New York Knicks GM
    • Ver Perfil
Top 15 universidades 2012/13 (III)
« en: 07 Septiembre, 2012, 04:09:56 pm »
http://www.basketamericano.com/top-15-universidades-201213-iii/

Spoiler  :
Tercer y último repaso de los 15 equipos a seguir para esta temporada en la NCAA.


#5 Michigan Wolverines

Principales altas: Glenn Robinson (freshman), Mitch McGary (freshman) y Nik Stauskas (freshman).

Principales bajas: Zach Novak, Stu Douglass y Evan Smotrycz.

Tras un par de temporadas jugando a muy alto nivel, los de John Beilein se encuentran al fin en disposición de poder convertirse en una alternativa al título de la NCAA, haciendo la Big Ten si cabe aún más interesante.

Tim Hardaway Jr. estaba predestinado a convertirse definitivamente en el líder que auparía a los de Ann Arbor al mismo listón que los grandes programas universitarios de baloncesto del momento, pero su problemática estancada en su juego y la gran temporada realizada por el joven Trey Burke dejaron su posición en el equipo a un lado. El freshman sorprendió a propios y extraños con su entereza y solidez sobre la pista, dirigiendo sabiamente a los suyos y a la vez ganando partidos gracias a su confianza, y fue desde mediados de temporada considerado como uno de los novatos más destacados de la temporada, algo que así sucedió al acabar la misma.

Los Wolverines pierden dos importantes bazas en la zona exterior con Stu Douglass y Zach Novak, que cumplieron ciclo universitario, dos jugadores muy trabajadores que ayudaban en anotación con su buena mano desde la línea de tres puntos. Además, sorprendió también al finalizar la temporada la marcha de Evan Smotrycz tras dos temporadas en el equipo asegurando que necesitaba un cambio en su juego, y ese cambio lo encontrará de manos de Mark Tugeon en la universidad de Maryland. También han solicitado el transfer los jugadores Carlton Brundidge y Colton Christian, aunque no serán pérdidas muy significativas dado su mínimo rol en el equipo.

Pocos cambios en la pintura. Jordan Morgan seguirá asumiendo galones como principal referencia en la pintura, y recuperará como compañero a Jon Horford -hermano pequeño del pívot de Atlanta Hawks- que regresará al equipo después de solicitar el redshirt la pasada temporada por una fractura por estrés en su pie derecho que le dejó en el dique casi toda la pasada temporada. También es elegible para esta temporada el ala-pívot Max Bielfeldt, transfer desde la universidad de Notre Dame que ya ha cumplido su año en blanco correspondiente y podrá debutar este año.

Con todos estos mimbres, los Wolverines dispondrán además de dos jugadores de primerísimo nivel procedentes del instituto, en una de las mejores clases de reclutamiento que los de Ann Arbor han dispuesto estos últimos años. Otro hijísimo, Glenn Robinson, viene para cubrir el puesto de alero que han dejado vacantes Novak y Douglass, y con su poderío físico y sus instintos anotadores enseguida cuajará en el programa. Los problemas ante el escaso número de jugadores para la zona interior también serán sofocados con la llegada de Mitch McGary, ala-pívot de raza blanca de gran físico, consistente, de buen juego de pies y muy enérgico. Destacar también la llegada de otro cuatro estrellas, Nik Stauskas, alero canadiense que en principio se encargará de dar minutos de descanso a Robinson.

Muy peligrosos se antojan estos nuevos Wolverines. Si a la columna vertebral ya formada por Burke, Hardaway y Morgan se les unen dos de los jugadores de instituto más interesantes del país como Robinson y McGary además de jugadores de rotación válidos como Horford, Stauskas, Bielfeldt o el base Matt Vogrich podemos estar hablando realmente de uno de los equipos con más potencial de todo el país en estos dos próximos años, ya que ninguno de ellos es senior este año y podrían continuar juntos un año más a gran nivel.


#4 UCLA Bruins

Principales altas: Kyle Anderson (freshman), Shabazz Muhammad (freshman), Tony Parker (freshman) y Jordan Adams (freshman).

Principales bajas: Lazeric Jones, Jerime Anderson y Tyler Trapani.

Un programa histórico que renace de sus cenizas gracias a la buena mano de Ben Howland en su reclutamiento, que además le ha salvado el puesto ante un inminente despido tras los malos resultados del programa estos últimos años. Junto con la universidad de Arizona y lo que puedan pelear las universidades de Washington y California serán los principales candidatos al título de la PAC-12.

Expectantes están en la universidad esta temporada. Llevan tres años muy por debajo de las expectativas después de haber rozado durante tres años el campeonato nacional, sin premio alguno. A día de hoy, el programa se encuentra en la peor situación de los últimos 25 años, ya que han pasado de ser un equipo ganador y candidato a todo a no pisar siquiera el NCAA Tournament en dos de los últimos tres años.

Pese a las bajas de dos jugadores importantes en los esquemas de Howland estos dos últimos años: el base Lazeric Jones y el controvertido Jerime Anderson, el programa se recompone directamente en un único verano con la llegada de cuatro jugadores de primerísimo nivel: Shabazz Muhammad, el mejor alero de la promoción y candidato número uno a liderar esta hornada de jugadores así como favorito al College Player of the Year; Kyle Anderson, versátil exterior capaz de jugar hasta en tres posiciones diferentes y que podría ser el base titular de este equipo esta temporada; Tony Parker, voluminoso y duro jugador interior que ayudará en la mermada pintura californiana; y Jordan Adams, un anotador nato exterior que vendrá a ejercer su rol desde al segunda unidad. Además, se ha confirmado que este año el pequeño de los Gasol, Adrià, se ha matriculado en la universidad, aunque aún no está asegurada su participación en el equipo este año. En caso de darle un puesto en el roster, jugará como walk-on, jugador sin beca.

Del pasado curso permanecen en nómina unos cuantos jugadores que pueden ayudar mucho al equipo este año. Se espera especialmente una mayor progresión del pívot Joshua Smith, donde este verano debe terminar de solventar sus problemas de sobrepeso y convertirse en una figura clara en la zona de los californianos. En la pintura echarán un cable también los hermanos Travis y David Wear, que en esta pretemporada están siendo de los jugadores más destacados del equipo. El también transfer de North Carolina Larry Drew se espera que tenga un rol importante en el equipo, veremos si como base titular o como suplente de Kyle Anderson. Finalmente, los californianos Tyler Lamb y Norman Powell serán también jugadores con un rol destacado en los esquemas de Howland esta temporada para las posiciones exteriores, y con sus buenas actuaciones en la gira del equipo por tierras chinas podrían estar jugándose un puesto en el quinteto titular.

Pese a tantas buenas noticias, los Bruins están pendientes del estado de elegibilidad de Shabazz Muhammad, ya que a día de hoy la NCAA no ha terminado de dar luz verde a la incorporación del jugador al equipo debido a posibles beneficios económicos durante su reclutamiento, y no ha podido viajar junto a sus compañeros a la pretemporada en China; así como de su compañero Kyle Anderson, también por irregularidades en su reclutamiento. En caso de no poder jugar este año supondría un duro varapalo para las aspiraciones del equipo esta temporada, aunque tanto Lamb como Powell podrían socorrer al equipo y mermar sus ausencias en lo posible. En cualquier caso, son un equipo aspirante a todo, y si los jugadores responden a su talento pueden conseguir sin muchos problemas una plaza en la Final Four nuevamente.


#3 Kentucky Wildcats

Principales altas: Nerlens Noel (freshman), Alex Poythress (freshman), Archie Goodwin (freshman) y Willie Cauley (freshman).

Principales bajas: Anthony Davis, Terrence Jones, Doron Lamb, Michael Kidd-Gilchrist, Darius Miller, Marquis Teague y Eloy Vargas.

Nada nuevo bajo el sol en Lexington. Tras varios años de espera, el experimento Calipari al fin dio resultado en Kentucky y los Wildcats obtuvieron su tan ansiado campeonato nacional tras una temporada prácticamente perfecta. Este año repiten propuesta tras la marcha de todos sus jóvenes pupilos a la NBA, aunque el reclutamiento a primera vista no parece haber sido tan prolífico como en anteriores temporadas.

Las bajas del equipo son mucho más pronunciadas que las caras nuevas, que no parecen en principio mejorar a los jugadores que obtuvieron el campeonato, aunque eso no quita que sean cuatro grandes incorporaciones. La más destacada es la de Nerlens Noel, pívot número uno de la generación y uno de los jugadores a seguir de cerca para esta temporada. Sin embargo, la NCAA se ha cebado con su elegibilidad y a día de hoy no se encuentra listo para debutar en pretemporada con su equipo, y se desconoce si podrá iniciar la temporada. También desde el instituto y directo al quinteto titular de los Wildcats aterrizan Alex Poythress y Archie Goodwin. El primero, un alero que prácticamente lo tenía hecho con Duke hasta la insistencia de Calipari, prodigioso atleta que aportará mucha anotación desde la parcela exterior; Goodwin, por su parte, jugará de escolta y su versátil juego ofensivo le hará ser una pieza muy codiciada en el draft del próximo curso. Willie Cauley, pívot de cuatro estrellas, cubrirá las espaldas a Noel desde la segunda unidad y cuyo juego se asemeja mucho al del propio Noel.

Sólo un jugador de garantías permanece en el equipo de los campeones del año pasado, el ala-pívot canadiense Kyle Wiltjer, que tras no disponer de muchas oportunidades el curso anterior se convertirá en pieza indispensable en esta nueva etapa. Su gran muñeca y su buen juego in-out le permitirá abrir muchos espacios a Nerlens Noel en la zona. El quinteto titular lo completará el base Ryan Harrow, que llega procedente mediante transfers de la universidad de North Carolina State después de completar su año en blanco de rigor.

Aparte del quinteto, pocas alternativas le restan a Calipari desde el banco, aunque todo apunta que estos cinco chicos acapararán casi todos los minutos sobre la cancha, al igual que ha hecho con sus equipos de anteriores temporadas. Además del citado novato Cauley, Kentucky contará con el transfer de Wright State Julius Mays, un buen tirador de tres puntos para reforzar la línea exterior, además de Jon Hood, que regresa tras pasarse el curso pasado en blanco por culpa de una grave lesión de rodilla. No se espera una rotación mucho mayor.

Kentucky estará en la pomada durante toda la temporada, donde el talento de sus nuevos jugadores y la frescura de Kyle Wiltjer intentarán llevarlos nuevamente a la Final Four, aunque no tienen una plantilla tan sólida como la del curso pasado. Rezarán porque sus cinco lanzas principales no tengan problemas de lesiones y los problemas de elegibilidad de Noel no vayan a más, porque en ese caso sus aspiraciones podrían verse reducidas considerablemente.


#2 Indiana Hoosiers

Principales altas: Yogi Ferrell (freshman), Jeremy Hollowell (freshman), Hanner Mosquera-Perea (freshman) y Peter Jurkin (freshman).

Principales bajas: Verdell Jones.

Si ya de por sí el equipo era muy competitivo el pasado año, los jóvenes pupilos de Tom Crean dan el todo por el todo este año para buscar ni más ni menos que el título nacional, un título que llevan 25 años sin conseguir. Prácticamente mantienen el mismo bloque que el pasado curso, salvo la baja de Verdell Jones, que ha cumplido ciclo universitario, y a su vez les llega una buena clase de reclutamiento liderados por el prometedor base Yogi Ferrell.

Pese a todo, todas las miradas estarán puestas en el pívot Cody Zeller, Freshman of the Year de la conferencia y uno de los novatos más destacados del pasado curso. Muchos analistas comentan que el joven jugador ha mejorado cualitativamente durante este verano y que ha ganado unos cuantos kilos de masa muscular, lo que unido a su potencial y a la experiencia ganada  la pasada temporada es claro candidato a convertirse en College Player of the Year de la temporada, además de ser favorito a ser número uno del próximo draft de rookies. También continua su socio, Christian Watford, quien completó el pasado curso una gran temporada y que llega a su año senior dispuesto a darlo todo para ganar enteros de cara al draft. Otro veterano, Jordan Hulls, probablemente estará al mando del equipo pese al reclutamiento de Ferrell, dándole esa pizca de experiencia y parsimonia que un equipo candidato al campeonato nacional necesita, mientras que Victor Oladipo será casi sin discusión el alero una temporada más que salga desde el cinco inicial.

Más dudas restan sobre quien ocupará la posición de escolta que deja vacante Jones. La lógica dice que esa posición le corresponde a Maurice Creek, un grandioso anotador con mucha clase que ya hace un par de años maravilló en Bloomington, pero que la mala suerte se ha cebado con él en forma de dos lesiones prácticamente consecutivas que le ha mermado considerablemente sus capacidades. El año pasado, de hecho, tuvo que pasárselo enteramente en blanco, y por el momento está bastante en duda en qué condiciones físicas se encuentra para afrontar esta importante temporada para su equipo. Será importante una temporada más el aporte de Will Sheehey desde la segunda unidad aportando anotación, al igual que el interior Derek Elston dando minutos de descanso a Zeller y Watford.

Como se ha comentado, de entre los novatos el que mayor participación va a disponer esta temporada es el base Yogi Ferrell, jugador algo corto de centímetros pero que lo compensa con su intensidad, su explosividad en las penetraciones y su ayuda defensiva. Fue McDonald’s All-American, y está considerado el tercer mejor base de su promoción. Jeremy Hollowell es otro cuatro estrellas que en principio podrá contar con minutos dando descanso desde la posición de alero a Victor Oladipo, donde aportará sobretodo ayudando en anotación. Más dudas surgen sobre las intervenciones de los interiores Hanner Mosquera-Perea y Peter Jurkin esta temporada. El primero es un ala-pívot que corre muy bien la pista y que ayuda sobretodo en labores de intimidación, rebote y tapones, mientras que Jurkin es un 7 pies que aporta en ambos lados de la cancha, pero cuyo cometido es también más de carácter de contención.

Un bloque idéntico y más potencial si cabe en la plantilla. Son candidatos a todo y tienen carácter ganador para volver a hacer historia. El estado de Indiana tiene una cuenta pendiente con el baloncesto universitario tras los dos intentos fallidos de la universidad de Butler por traerse allí el título nacional en estas últimas temporadas. Ahora, los Hoosiers serán los próximos en probar suerte.


#1 Louisville Cardinals

Principales altas: Montrezl Harrell (freshman) y Mangok Mathiang (freshman).

Principales bajas: Kyle Kuric, Chris Smith, Elisha Justice, Rakeem Buckles y Jared Swopshire.

Difícil elección entre Cardinals y Hoosiers en cuanto a quienes podrían ser los candidatos números uno para alzarse con el campeonato, pero dado los precedentes del conjunto de Kentucky el pasado curso -donde llegaron hasta la Final Four, derrotados por los Wildcats campeones- la continuidad de casi todo el bloque principal respecto al pasado curso, la recuperación tras sus lesiones de hombres importantes que no tuvieron la opción de tener una participación importante la temporada pasada y la seguridad que deja un entrenador como Rick Pitino para un objetivo como el campeonato me hacen decantarme más por éstos.

Peyton Siva afronta su último año universitario siendo candidato al mejor base del año. No termina de despuntar como aquél base que en su último año como jugador de instituto maravillaba a todo el país con su energía y su potencia física, pero ha sabido tirar como el líder de este equipo y dirigirlo a tres buenas temporadas. Este año no le queda otra que dar el todo por el todo si quiere que su futuro profesional pase por la NBA. La pareja interior también continua intacta por esta temporada. El pívot senegalés Gorgui Dieng ya demostró el pasado curso sus inconmesurables capacidades defensivas y de intimidación, y este año es el más firme candidato a alzarse con el Defensive Player of the Year tras la marcha de Anthony Davis. Su rol no será muy distinto al del pasado curso: intimidar, taponar, defender y rebotear como si no hubiera mañana, lo que unido con la intensidad que le pone en cada partido puede abrirle las puertas de la NBA esta misma temporada. Su compañero de fatigas en la pintura volverá a ser Chane Behanan, un jugador muy joven que en su año freshman mostró un nivel mucho más alto del que se esperaba y que tiene mimbres para convertirse en un jugador muy importante para Louisville a partir de este año.

Las ausencias de Chris Smith y Kyle Kuric le permiten a Russ Smith llevar gran parte del peso ofensivo en la zona exterior de los de Kentucky esta temporada. Sobradísimo tirador, muy trabajador y casi imparable cuando coge la racha, de lo mejorcito del país en su rol. La última posición en el quinteto titular probablemente se la quedará Wayne Blackshear, explosivo alero que estaba llamado a ser una de las piezas fundamentales en el proyecto de Pitino del pasado curso pero que una inoportuna lesión el verano pasado le hizo perderse casi toda la temporada. Como segundas espadas, Louisville recupera también respecto del año pasado a dos jugadores muy importantes: Mike Marra y Stephan Van Treese, que se lesionaron al inicio de la temporada pasada y no pudieron volver a pisar la cancha en todo el año, y que serán seguramente las primeras opciones desde el banquillo en las zonas exteriores e interiores, respectivamente. Importante también destacar la llegada para esta temporada del alero Luke Hancock, transfer procedente de la universidad de George Mason, que tras pasarse su correspondiente año en blanco llega para ayudar en labores anotadoras desde el banco.

La clase de reclutamiento no ha sido especialmente prolífica, aunque a última hora han cerrado dos incorporaciones que pueden resultar interesantes a corto-medio plazo. Por un lado, el ala-pívot Montrezl Harrell, explosivo, muy atlético y con la capacidad de jugar también por fuera, que podrá darles buenos minutos de descanso a Dieng y Behanan. El jugador se comprometió inicialmente con Virginia Tech, pero el despido de Seth Greenberg este verano hizo que el jugador volviese a abrir sus opciones para firmar por otro equipo. Además, el juego interior se verá doblemente reforzado con la llegada del también novato Mangok Mathiang, pívot australiano que se ha reclasificado para esta clase y que podrá aportar un rol muy similar al de Gorgui Dieng: intimidación, defensa y rebote. Aún así, podría tener problemas de elegibilidad debido a sus malas notas, por lo que a día de hoy no es seguro que pueda jugar esta temporada.

Bloque muy importante y muy compensado en todas sus posiciones el que presenta Rick Pitino para su asalto al título, además de una buena cantidad de jugadores que le dan profundidad de banquillo. Sólo la universidad de Syracuse parece hacerles un poco de sombra en la Big East Conference, pero está en sus manos -si no vuelven a tener problemas de lesiones a inicios de la temporada- poder aspirar a todo en la conferencia y a nivel nacional. Aunque no exista este año la diferencia de calidad entre Kentucky y North Carolina frente al resto de universidades, Louisville debe saber dar un paso al frente y tomar desde el primer día la iniciativa en pos de su objetivo final.