Anuncio global: Volvemos a casa

Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - Ramona Siskel Saurio

Páginas: [1]
1
Encuestas / FINAL: Golden State Warriors (1) vs Toronto Raptors (2)
« en: 25 Abril, 2019, 03:55:44 pm »
Hagan sus apuestas.

2
NBA en general / SUMMER LEAGUE 2016
« en: 04 Julio, 2016, 04:36:50 pm »
Bueno, pues ya lleva esto dos días empezado pero hoy es la primera cita importante con el Brown vs Simmons.

Al final de este hilo sortearemos una camiseta de Julius Randle.

3
Historia / Ha muerto Moses Malone
« en: 13 Septiembre, 2015, 05:57:48 pm »
60 añitos tenía.



Invalid Tweet ID

4
New York Knicks / Valoraciones Knicks 2014/15
« en: 31 Octubre, 2014, 04:37:02 am »
Quizá no tengamos a tantos foreros viendo asiduamente los partidos de los Knicks, pero por defecto, cuando vuestros equipos se enfrenten a New York, podríais ir dejando por aquí vuestras valoraciones sobre los mejores jugadores del equipo.

Bueno, ya sabéis. Más o menos mismas reglas que en los hilos homólogos. 3, 2, y 1 puntos a los tres mejores jugadores, y -1 y -2 a los dos peores. Todas las notas son opcionales, puede asignárseles un jugador o no dependiendo de la consideración de cada cual, pudiendo quedar todas en blanco (se pueden dar solo votos positivos, solo negativos, tal vez solo dos positivos, uno negativo, etcétera), pero convendría que no fuera necesario que un jugador hiciera el partido de su vida para llevarse los 3 puntos o que jugara rematadamente mal para llevarse un -2.

Empiezo con los dos primeros partidos, y luego voy editando la clasificación general sumando también vuestras valoraciones.

vs Bulls:

2. Amare
1. Carmelo
-1. Shumpert
-2. Hardaway

@ Cavs:

3. Carmelo
2. JR Smith
1. Shumpert
-1. Larkin

CLASIFICACIÓN GENERAL:

1. Carmelo: 25
2. Shumpert: 14
3. Amare: 11
4. JR Smith: 7
5. Prigioni: 4
6. Dalembert: 2
7. Acy: 1
8. Larkin: -1
9. Hardaway: -3

5
Vida al margen de la NBA, ¿la hay? / Felicidades, Aloysius!
« en: 15 Mayo, 2014, 02:56:48 am »
Adelantéme a Marquetto!!!  :yaya

Felicidades, shempion.

6


CONFERENCIA ESTE

Indiana Pacers (1) vs Atlanta Hawks (8)
Miami Heat (2) vs Charlotte Bobcats (7)
Toronto Raptors (3) vs Brooklyn Nets (6)
Chicago Bulls (4) vs Washington Wizards (5)

CONFERENCIA OESTE

San Antonio Spurs (1) vs Dallas Mavericks (8)
Oklahoma City Thunder (2) vs Memphis Grizzlies (7)
Los Angeles Clippers (3) vs Golden State Warriors (6)
Houston Rockets (4) vs Portland Trail Blazers (5)

Calendario de la primera ronda:

Spoiler  :
CONFERENCIA ESTE

(1) Indiana Pacers vs (8) Atlanta Hawks

Game 1 – Sábado 19 de Abril
Game 2 – Martes 22 de Abril
Game 3 - Jueves 24 de Abril
Game 4 - Sábado 26 de Abril
Game 5 * Lunes 28 de Abril
Game 6 * Jueves 1 de Mayo
Game 7 * Sábado 3 de Mayo

(2) Miami Heat vs (7) Charlotte Bobcats

Game 1 – Domingo 20 de Abril
Game 2 - Miércoles 23 de Abril
Game 3 – Sábado 26 de Abril
Game 4 – Lunes 28 de Abril
Game 5 * Miércoles 30 de Abril
Game 6 * Viernes 2 de Mayo
Game 7 * Domingo 4 de Mayo

(3) Toronto Raptors vs (6) Brooklyn Nets

Game 1 - Sábado 19 de Abril
Game 2 - Martes 22 de Abril
Game 3 - Viernes 25 de Abril
Game 4 - Domingo 27 de Abril
Game 5 * Miércoles 30 de Abril
Game 6 * Viernes 2 de Mayo
Game 7 * Domingo 4 de Mayo

(4) Chicago Bulls vs (5) Washington Wizards

Game 1 - Domingo 20 de Abril
Game 2 - Martes 22 de Abril
Game 3 – Viernes 25 de Abril
Game 4 -  Domingo 27 de Abril
Game 5 * Martes 29 de Abril
Game 6 * Jueves 1 de Mayo
Game 7 * Sábado 3 de Mayo

_________________________

CONFERENCIA OESTE

(1) San Antonio Spurs vs (8) Dallas Mavericks

Game 1 – Domingo 20 de Abril
Game 2 - Miércoles 23 de Abril
Game 3 – Sábado 26 de Abril
Game 4 – Lunes 28 de Abril
Game 5 * Miércoles 30 de Abril
Game 6 * Viernes 2 de Mayo
Game 7 * Domingo 4 de Mayo

(2) Oklahoma City Thunder vs (7) Memphis Grizzlies

Game 1 - Sábado 19 de Abril
Game 2 - Lunes 21 de Abril
Game 3 – Jueves 24 de Abril
Game 4 – Sábado 26 de Abril
Game 5 * Martes 29 de Abril
Game 6 * Jueves 1 de Mayo
Game 7 * Sábado 3 de Mayo

(3) L.A. Clippers vs (6) Golden State Warriors

Game 1 - Sábado 19 de Abril
Game 2 - Lunes 21 de Abril
Game 3 – Jueves 24 de Abril
Game 4 – Domingo 27 de Abril
Game 5 * Martes 29 de Abril
Game 6 * Jueves 1 de Mayo
Game 7 * Sábado 3 de Mayo

(4) Houston Rockets vs (5) Portland Trail Blazers

Game 1 – Domingo 20 de Abril
Game 2 - Miércoles 23 de Abril
Game 3 – Viernes 25 de Abril
Game 4 – Domingo 27 de Abril
Game 5 * Miércoles 30 de Abril
Game 6 * Viernes 2 de Mayo
Game 7 * Domingo 4 de Mayo

Calendario de las semifinales de conferencia:

Spoiler  :
CONFERENCIA ESTE

(1) Indiana Pacers vs (5) Washington Wizards

Partido 1 – Lunes 5 mayo
Partido 2 – Miércoles 7 mayo
Partido 3 – Viernes 9 mayo
Partido 4 – Domingo 11 mayo
Partido 5 * – Martes 13 mayo
Partido 6 * – Jueves 15 mayo
Partido 7 * – Domingo 18 mayo

(2) Miami Heat vs (6) Brooklyn Nets

Partido 1 – Martes 6 mayo
Partido 2 – Jueves 8 mayo
Partido 3 – Sábado 10 mayo
Partido 4 – Lunes 12 mayo
Partido 5 * – Miércoles 14 mayo
Partido 6 * – Viernes 16 mayo
Partido 7 * – Domingo 18 mayo

_________________________

CONFERENCIA OESTE

(1) San Antonio Spurs vs (5) Portland Trail Blazers

Partido 1 – Martes 6 mayo
Partido 2 – Jueves 8 mayo
Partido 3 – Sábado 10 mayo
Partido 4 – Lunes 12 mayo
Partido 5 * – Miércoles 14 mayo
Partido 4 * – Viernes 16 mayo
Partido 7 * – Lunes 19 mayo

(2) Oklahoma City Thunder vs (3) Los Angeles Clippers

Partido 1 – Lunes 5 mayo
Partido 2 – Miércoles 7 mayo
Partido 3 – Viernes 9 mayo
Partido 4 – Domingo 11 mayo
Partido 5 * – Martes 13 mayo
Partido 6 * – Jueves 15 mayo
Partido 7 * – Domingo 18 mayo

Calendario de las finales de conferencia:

Spoiler  :
CONFERENCIA ESTE

(1) Indiana Pacers vs (2) Miami Heat

Partido 1 – Domingo 18 mayo
Partido 2 – Martes 20 mayo
Partido 3 – Sábado 24 mayo
Partido 4 – Lunes 26 mayo
Partido 5 * – Miércoles 28 mayo
Partido 6 * – Viernes 30 mayo
Partido 7 * – Domingo 1 junio

_________________________

CONFERENCIA OESTE

(1) San Antonio Spurs vs (2) Oklahoma City Thunder

Partido 1 –  Lunes 19 mayo
Partido 2 – Miércoles 21 mayo
Partido 3 – Domingo 25 mayo
Partido 4 – Martes 27 mayo
Partido 5 * – Jueves 29 mayo
Partido 6 * – Sábado 31 mayo
Partido 7 * – Lunes 2 junio

Calendario de la Final

Spoiler  :
San Antonio Spurs vs Miami Heat

Game 1 - Jueves, 5 de junio
Game 2 - Domingo, 8 de junio
Game 3 - Martes, 10 de junio
Game 4 - Jueves, 12 junio
Game 5 * Domingo, 15 junio
Game 6 * Martes, 17 de junio
Game 7 * Viernes, 20 de junio

A ver si se va apareciendo Sacred por estos lares.  :yaya

7
Encuestas / San Antonio Spurs - Memphis Grizzlies
« en: 17 Mayo, 2013, 03:16:53 pm »
Finales de Conferencia Oeste de la Temporada 2012-13 de la NBA, San Antonio Spurs (2) vs Memphis Grizzlies (5)

Y tal.

8
Vida al margen de la NBA, ¿la hay? / Congrats, Kobe_24!
« en: 04 Agosto, 2012, 09:26:24 pm »
Uno de mis padrinos foriles, seguramente. El principal culpable de que siga jodiendo por aquí.  :cabronc

Felicidades, amigüo, y que no te cambien los años.

9
Encuestas / Con quién os quedáis: ¿Serge Ibaka o Chuck Kornegay?
« en: 29 Julio, 2012, 06:54:44 pm »
Opiniones.

10
Encuestas / San Antonio Spurs-Miami Heat. Final
« en: 29 Mayo, 2012, 10:58:36 pm »
Ahí vamos.

11
Toronto Raptors / Hawks 86-102 Raptors
« en: 16 Abril, 2012, 05:14:14 pm »
Los Raptors ganan sin Calderón

La aportación del escolta DeRozan y los suplentes, claves para superar por 86 a 102 a los Hawks de Atlanta


El escolta DeMar DeRozan encabezó de nuevo el ataque de los Raptors de Toronto y junto a tres jugadores con contratos de 10 días vencieron a domicilio por 86-102 a los Hawks de Atlanta. DeRozan aportó 23 puntos y los Raptors volvieron al camino del triunfo a pesar de tener las bajas del pívot italiano Andrea Bargnani y del base español José Manuel Calderón, que se perdió el segundo partido consecutivo al no estar recuperado con el corte que sufrió en la parte superior del ojo derecho la pasada semana.

El alero Alan Anderson, uno de los tres jugadores nuevos de los Raptors con contrato de 10 días, que ya le expira, aportó 16 puntos, y ayudó al equipo canadiense a superar la derrota que sufrieron en su campo el pasado viernes ante los Celtics de Boston (79-84). El alero reserva James Johnson consiguió 15 puntos y fue el sexto jugador de los Raptors, que también tuvieron el apoyo del escolta novato Juston Dentmon y del base Ben Uzoh, ambos también con contrato de 10 días, y que aportaron 10 tantos cada uno.

A pesar del triunfo, los Raptors ya son una temporada más equipo de lotería, y están trabajando de cara a la reconstrucción de la plantilla para la próxima liga. Mientras que los Hawks perdieron el segundo partido en los últimos cinco disputados a pesar de que el ala-pívot Josh Smith aportó 26 puntos, ocho rebotes, dos asistencias, dos recuperaciones de balón y dos tapones.

Smith fue el único titular de los Hawks que consiguió dobles dígitos, que si tuvieron los reservas, el escolta Willie Green, y el alero Ivan Johnson, al aportar 14 puntos cada uno. Los Hawks, que comenzaron bien el partido al anotar Smith 12 puntos en el primer cuarto, luego comenzaron a fallar, y tampoco su defensa hizo el mejor trabajo al permitir que los Raptors tuviesen un 55 por ciento de acierto en los tiros de campo. La derrota dejó a los Hawks en el quinto lugar de la Conferencia Este, pero empatados con los Magic de Orlando que ganaron de visitantes por 84-100 a los Cavaliers de Cleveland y rompieron racha de dos partidos perdidos seguidos, el último ante el equipo de Atlanta.

12
Evidentemente, hablamos de un caso hipotético.

13
Podemos votar solo la que creemos que es la mejor, y luego especificar en los comentarios cual es la segunda y la tercera.

La verdad es que lo de distinguir las edades por décadas puede parecer precipitado, pero creo que están bastante identificadas.

14
A la memoria de Wilt Chamberlain, en el quincuagésimo aniversario de su partido de 100 puntos.

Cronología y reflexión sobre los partidos de 60 puntos en la historia de la NBA

La cifra de los 60 puntos anotados por un jugador se ha superado en un total de 62 partidos a lo largo de toda la historia de la NBA (65 años). Sale a casi una vez por temporada. Sin embargo, el reparto de estas anómalas actuaciones resulta bastante desproporcionado, y tienden a aglomerarse en determinados espacios temporales, desapareciendo prácticamente en otros. Así, solo uno de estos partidos se disputó en la década de los cuarenta, 2 en los cincuenta, 36 en los sesenta, 4 en los setenta, 5 en los ochenta, 5 en los noventa, y 9 en los '00. A todos nos vienen a la cabeza los jugadores responsables de esta descompensación, que, no obstante, es irregular y no parece responder a una trayectoria claramente ascendente o descendente. A pesar del pronunciado brote de partidos de 60 puntos acontecido en la última década, la percepción general subraya su escepticismo respecto a una nueva reaparición de estas proezas anotadoras. Lo que se propone aquí es realizar primero una cronología histórica sobre el tema, y mediante las conclusiones que se extraigan de ella, aventurar una breve reflexión de cara a lo que las actuaciones de 60 o más puntos puedan dar de sí en los años venideros.
   

Primera parte: Cronología

1.1 Primeros pasos: Fulks y Mikan
Spoiler  :


Solo 1500 personas asistieron a la primera actuación personal de 60 puntos en la historia de la NBA, debido a una huelga de transportes. Pero el acta, arriba expuesto, de aquel partido de 1949, no deja lugar a dudas. Lo poco que se sabe de Joe Fulks es que era un alero de metro noventa y seis que gustaba de jugar cerca del aro, y al que se le atribuye la paternidad del jumpshot, o tiro en suspensión. Bien es cierto que, la revolucionaria creación de esta clase de lanzamiento, no proporcionó a Fulks unos porcentajes de tiro mucho más satisfactorios que los del resto de jugadores de la época (la norma general era no pasar del 40%, y Fulks siempre rondó el 30%). Pero sí le sirvió para convertirse en el paradigma mediático de aquella joven NBA, ávida de referentes pioneros, así como en el líder de su equipo, los Philadelphia Warriors, quienes siempre jugaron por y para su producción anotadora. Hasta tal punto era así que, en la temporada en la que tuvo lugar su actuación de 63 puntos, la 1948-49, promedió 26 puntos por partido mientras que el promedio del equipo no sobrepasaba los 84. Por aquel entonces no existía el reloj de posesión.
      George Mikan suele ser considerado el antepasado caucásico de los pívots dominadores clásicos como Chamberlain o Abdul-Jabbar; no en vano fue el segundo jugador en alcanzar la marca que nos ocupa. Anotó 61 puntos contra los Rochester Royals, en un partido de 1952 que se extendió por dos prórrogas1. El grado de dependencia de los Minneapolis Lakers con respecto a Mikan no era mucho menor que el de los Warriors con respecto a Fulks. Él no estaba dotado del moderno tiro en suspensión recién estrenado por Fulks, pero su gancho ambidiestro, perfeccionado con una rutina diaria consistente en lanzar 250 de ellos con cada mano, le era mucho más eficaz. Sin embargo, la clave de su éxito residió en su privilegiada estatura. En un físico que, por poco llamativo que pueda parecer a día de hoy, debastó las zonas de los primeros cincuenta y siempre aseguró a Mikan un puesto prioritario en la ofensiva de su equipo. Como prueba de ello, los 61 puntos de Mikan en aquel partido llegaron a constituir el 67% de la anotación total de los Lakers. Esta cifra, incluso dentro del marco de este estudio en el que tanta importancia tiene la absorción individual del ataque, supone una notable excepcionalidad.
     Una vez instaurado el reloj de posesión, y emprendida una exponencial evolución de la NBA que culminaría en la década de los sesenta, se fueron dejando atrás estas primitivas y residuales configuraciones de equipos tan focalizados en la absorción individual de la ofensiva. Pero como en el caso de George Mikan, que siendo uno de los mayores dominadores de su época se convirtió en el principal trasformador de la misma2, siempre acaban quedando reductos para las nuevas individualidades que tengan algo que aportar al continuo dinamismo del juego. Y fuera o no por simple casualidad, el más relevante transformador de la época que estaba por venir fue otro buen conocedor de los partidos de 60 puntos.


1.2 Los sesenta se ponen de moda

Por uno de esos juegos de palabras con los que se entretiene la historia, fue precisamente en la década de los sesenta cuando la cota de los sesenta puntos empezó a superarse con cierta frecuencia. Este hecho está relacionado con esa evolución exponencial a la que acabamos de referirnos. Si hasta mediados de los cincuenta la adquisición de una ventaja considerable implicaba alargar interminablemente los ataques, con la instauración del reloj de posesión todos los equipos empezaron a ejecutar posesiones muy cortas. En los primeros sesenta cada equipo lanzaba a canasta casi 108 veces por partido, y anotaba un promedio de unos 117 puntos. Para hacernos una idea de hasta qué punto llegó esta aceleración del juego, que no tardó en decrecer, consideremos que el año pasado cada equipo apenas lanzó 81 veces, para promediar 96 puntos por partido. Huelga decir que el jugador que encabezó esta aceleración  fue Wilt Chamberlain, y la muestra más clarividente de ello la constituyó su novedosa costumbre de superar la marca de 60 puntos. Aunque, al contrario de lo que pueda parecer, él no fue el genuino impulsor de esta moda.
   Aún en la década de los cincuenta, con la temporada 1959-60 recién iniciada, Elgin Baylor ya había anotado 64 ante los Celtics. Después, en poco más de un año, había logrado 71 puntos ante los Knicks, convirtiéndose en el primer jugador en superar los 60 dos veces, y de paso el primero en llegar a los 70. No fue hasta el 8 de diciembre de 1961 cuando el cetro de las grandes exhibiciones ofensivas fue legado a Wilt Chamberlain, en un encuentro que enfrentó a sus Philadelphia Warriors con los Angeles Lakers de Baylor. Este partido se resolvió en favor de los Lakers tras tres prórrogas, pero el protagonista de la noche fue la joven estrella de los Warriors. Con 78 puntos, superó el récord de anotación personal frente al que lo había ostentado hasta entonces, Baylor, quien también volvió a superar la marca de los 60, quedándose en 63. Este histórico partido resultó ser premonitorio, porque Chamberlain haría en esa temporada otros 13 partidos por encima de los 60, mientras que Baylor solo lo haría una vez más en el resto de su carrera. Esta última vez tendría lugar en el quinto partido de las Finales de 1962. Los 61 puntos que Baylor anotó contra los Celtics no solo siguen siendo un record en series finales, sino que son un record de anotación de playoffs en partidos de tiempo reglamentario.
    La transición entre Baylor y Chamberlain se hizo esperar hasta que el mismo Wilt quiso. Al menos ésto dio a entender el propio Baylor cuando, tras el histórico partido antes referido, aseguró al periodista Chick Hearn que Chamberlain llegaría alguna vez a los 100 puntos. Este no tardó más de tres meses en conseguirlo, el 2 de marzo de 1962. Entre los pocos documentos gráficos de aquel partido conservados hasta la fecha, se encuentra esta imagen que inmortaliza su última canasta, con la que alcanzó los 100 puntos.3
Spoiler  :
   Chamberlain estableció una nueva forma de anotar ingentes cantidades de puntos, quizá la más lógica de todas: la de apoderarse físicamente de la zona. Pero este apoderamiento no fue específicamente físico, como el que George Mikan protagonizó en los primeros cincuenta. También supuso una ampliación sin precedentes de las facultades deportivas delimitadas a los pivots. Chamberlain, de este modo, no solo constituyó un salto evolutivo en cuanto a formación física, sino que también definió una revolución posicional en términos puramente baloncestísticos. En primer lugar, fue uno de los primeros pívots de la historia en ejecutar tiros en suspensión. En segundo, fue también el más ágil y rápido de todos los pivots de su época, lo que le sirvió para encontrar siempre posiciones ventajosas en las transiciones ofensivas. Estas nuevas facultades, nunca antes vistas en un jugador interior de su envergadura, lo situaron siempre un paso por delante de su generación, y lo convierteron en un jugador casi invulnerable a las defensas de los sesenta. A día de hoy puede extrañar que los entrenadores rivales no trataran de frenar a Chamberlain con tácticas excepcionales, tales como el dos contra uno, o incluso con un sistemático "hack-a-Wilt". Pero, por las razones comentadas, su época no estaba preparada para detenerlo. A lo largo de su carrera, Chamberlain alcanzó hasta 32 veces la cifra de los 60 puntos, más que todos los otros jugadores combinados (26 veces).
   Solo otro hombre además de Chamberlain y Baylor consiguió superar los 60 en la década de los sesenta: Jerry West. Él parecía una versión perfeccionada de Joe Fulks, con un tiro en suspensión plenamente desarrollado y una mayor extensión espacial del dominio del ataque. Era cuestión de tiempo que un anotador nato como él alcanzase alguna vez los 63 puntos que anotó en 1962. Una de las razones por las que West tuvo un éxito ofensivo tan arrollador la encontramos en otra de las características centrales del baloncesto de los sesenta. Aquel juego no solo era, como ya hemos explicado, trepidantemente ofensivo, sino que también resultaba muy permisivo en lo que a repetición de las jugadas se refiere. Casi cualquier jugador exterior con un consistente tiro a media distancia podía pasarse el partido subiendo el balón, recibiendo un bloqueo en la bombilla, driblando a su ala preferida y lanzando desde ahí una y otra vez; sin que la defensa hiciera nada por detenerlo. No es cuestión de simplificar la versatilidad técnica de West, que fue una de las más amplias de su época. Para llegar a estas cotas de anotación a menudo es necesario mecanizar ciertas cualidades, y por los motivos que hemos referido, los años sesenta resultaron muy propicios para esta mecanización. West, en concreto, mecanizó el lanzamiento de media distancia, ya fuera tras bote o tras recepción, a niveles nunca antes vistos, con eficacia y resultados también sin precedentes.

1.3 Ligera sequía setentera

Chamberlain se retiró en 1973, cuatro años después de su último partido por encima de los 60 puntos. Otros excelentes anotadores heredaron el legado de los dinosaurios de los sesenta, pero todos ellos parecieron más emparentados con West y Baylor que con Chamberlain. Cuatro jugadores diferentes superaron la marca en la década de los setenta, tres de ellos escoltas-aleros, y el otro, base. Lo justo sería mencionar que Kareem Abdul-Jabbar sobrepasó hasta en ocho ocasiones la barrera de los 50, pero la verdad es que ningún jugador interior volvería a llegar a los 60 puntos hasta Karl Malone, ya en los noventa. Como decíamos, en la década de los setenta la autoría de estas hazañas se dispersó en jugadores exteriores más bien bajos: Rick Barry, Pete Maravich, David Thompson y George Gervin.
   El primero en conseguirlo, Barry, era casi un calco de Jerry West, y no solo fisiológicamente hablando. Tanto la mecánica como la efectividad de su tiro a media distancia parecían inspiradas en West, y ambos lanzaban prácticamente con la misma frecuencia. Así que podemos suponer que su actuación de 64 puntos en 1974 fue baloncestísticamente similar a la de los 63 de Jerry, acontecida doce años atrás. Sin embargo, podemos afirmar que fue incluso más eficiente. Si bien la actuación de West respondió a una serie de 22 de 36 en tiros de campo, Rick Barry encestó 30 de los 45 lanzamientos que intentó. Por otra parte, su sorprendente 4 de 5 en tiros libres siguen siendo el menor número de lanzaminetos desde la línea de personal intentados y anotados en una actuación de 60 puntos.
   Tres temporadas más tarde, ya en 1977, llegaron los 68 puntos de Pistol Pete Maravich. Este partido es solo una prueba más de que las facetas que parecen haber constituido su estereotipo en la liga, tales como el habilidoso manejo del balón o las asistencias abracadabrantes, fueron siempre muy secundarias en el juego de Maravich. Pistol dedicó su carrera a anotar. Lanzó mucho y, a decir verdad, no siempre lo hizo con unos porcentajes admisibles. Por ello, era inevitable que alguien como Maravich también superara tarde o temprano los 60 puntos, incluso en mayor medida que Jerry West. De hecho, su mecánica de tiro y su desenvolvimiento en la pista vuelven a evocar al escolta de los Lakers. Puede decirse que Pistol sigue esa tradición de tiradores blancos que superaron la marca de los 60; iniciada por Jerry West, recuperada por Rick Barry, seguida por el mismo Maravich y completada por Larry Bird ocho años después.
Spoiler  :
<iframe width="640" height="385" src="//www.youtube.com/embed/2UTust5oFW4?fs=1&start=" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
   Los últimos dos jugadores que alcanzaron la barrera en esta década fueron afroamericanos, y lo hicieron, curiosamente, en la misma jornada. En la última de la temporada regular 1977-78. George Gervin llegó a su partido con 26.77 puntos por partido, mientras que David Thompson lo hizo con una media de 26.56. Este fue el primero en jugar esa jornada, y desde el primer momento dejó claras sus intenciones de conseguir el título de máximo anotador: a los 22 minutos de juego ya había metido la friolera de 53 puntos, con un extraordinario 20 de 23 en tiros de campo. Durante todo el partido también estuvo muy acertado desde la línea de personal (17 de 20 en tiros libres) y acabó el partido con un total de 73 puntos. En ese momento Thompson se había colocado por encima de Gervin con 27.15 puntos de media, y dejaba a este en la necesidad de anotar al menos 58 puntos para superarlo. Gervin no empezó tan inspirado como Thompson (no encestó una canasta en juego en los primeros cinco minutos), pero en el segundo cuarto estuvo simplemente épico. Consiguió 33 puntos, estableciendo el récord aún vigente de anotación en un cuarto, y que no ha podido ser igualado hasta treinta años después, por Carmelo Anthony. Gervin encadenó dos rachas no consecutivas de 22 y 18 puntos de los Spurs seguidos en la primera parte. Su serie de tiro (un discreto 23 de 49) parece salpicada por ese premeditado plan de conquistar el título de máximo anotador, que ciertamente no pareció beneficiar demasiado a sus Spurs, quienes perdieron estrepitosamente contra los Jazz en un espeluznante marcador final de 132-153. En todo caso, Gervin acabó el partido con 63 puntos y la temporada con una media final de 27.21, superando en seis centésimas a David Thompson. No sería esta la última vez en que un jugador alcanzara tales cotas con el fin exclusivo de ganar el trofeo de anotación.
   La conclusión lógica que se extrae de estos cuatro partidos de 60 puntos en la década de los setenta, es que las actuaciones de anotación masiva pasaron a ser propiedad de jugadores exteriores. Esta tendencia se seguiría acentuando en la próxima década, y cada vez con una mayor proporción de jugadores afroamericanos.

1.4 Llega Jordan
   
Si bien es cierto que los ochenta suelen ser más identificados con Magic Johnson que con Michael Jordan (siéndole concedido a éste el dominio absoluto de la década de los noventa), en el marco de este estudio es al escolta de los Bulls a quien corresponde una posición privilegiada. Es el único jugador, exceptuando a Baylor, que ha conseguido partidos de 60 puntos en décadas diferentes (tres en los ochenta y dos en los noventa), pero aquí se tratarán todos conjuntamente. Antes de ello, hemos de referirnos a otras dos actuaciones de anotación masiva que tuvieron lugar en el primer lustro de los ochenta: las de Bernard King y Larry Bird. Recordar también que a partir de esta época empezamos a tener material televisivo de casi todos los partidos de los que hablaremos, y que los enlaces a los mismos están reunidos al final de la primera parte del artículo.
   Bernard King fue un atacante nato desde el momento en que aterrizó en la liga. Bien es cierto que, hasta su traslado a los New York Knicks, no había dado visos de poder realizar exhibiciones ofensivas comparables a las referidas en este artículo. Pero a comienzos de 1984, durante su segunda temporada en la Gran Manzana, sorprendió al mundo encadenando dos partidos consecutivos con 50 puntos, algo que nadie había hecho desde Chamberlain en 1964. Sin embargo, la gran noche se hizo esperar hasta la jornada navideña de ese mismo año. Anotó 60 puntos contra el equipo que lo había drafteado, los New Jersey Nets, quienes ganaron el derby. No hubo nada que objetar a la actuación de King, que llevando a sus defensores a la zona, procurándose seguras suspensiones a media distancia y realizando contundentes penetraciones (haciendo, en resumen, lo que mejor sabía hacer) consiguió alcanzar la sesentena. Dos meses después, contra el mismo rival, alcanzaría los 55 puntos, pero solo volvería a llegar a los 50 una vez traspasado a los Bullets, ya en 1990.
   Uno de los motivos por los que Larry Bird es considerado por muchos el mejor alero de la historia, es su altamente colectiva visión del baloncesto. Otro de los motivos son sus facultades técnicas anotadoras. El 12 de marzo de 1985, fue más bien este segundo motivo el que sacó a relucir. Una semana después de que Kevin McHale estableciera el record de anotación en un partido de la franquicia, con 56 puntos, Bird tuvo un momento de inspiración que no quiso dejar escapar, ni compartir. Anotó los 16 últimos puntos de los Celtics, en uno de los recitales de tiro más bellos de la historia. Durante el resto del partido se había dedicado a anotar sin prisa pero sin pausa, apenas forzando, combinando bandejas y lanzamientos lejanos, con esa apariencia de maravillosa facilidad con la que Larry revestía todas sus exhibiciones. Encestó la canasta que le daba los 60 puntos totales sobre la bocina del final del partido, con el marcador ya decidido y la defensa algo desperdigada, casi hipnotizada por el espectáculo que acababa de presenciar.
   Bird también estuvo presente en el siguiente partido que albergó una actuación personal de 60 puntos, pero en este tuvo que conformarse con ser un espectador más. Ocurrió en la primera ronda de los playoffs de 1986, cuando a los Celtics les tocó enfrentarse a los Chicago Bulls. Boston, que no solo llegaba con el mejor record de la temporada regular, sino que siendo también la mejor defensa del campeonato, ya las había pasado canutas tratando de frenar a Michael Jordan en el primer encuentro. Pero los 49 puntos que había anotado fueron prácticamente olvidados por la historia, en favor de los 63 que metería en el segundo partido, que aún hoy siguen siendo record absoluto de playoffs. Jordan anotó 52 puntos en el tiempo reglamentario, 5 en la primera prórroga (que él mismo había forzado) y 4 en la segunda.
Spoiler  :
<iframe width="640" height="385" src="//www.youtube.com/embed/COFAI4GLcMQ?fs=1&start=" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
   Jordan reprodujo durante años este carnívoro estilo de atacar el aro rival. Pero concretamente durante la siguiente temporada, la 1986-87, ese estilo fue elevado a su máximo nivel. A lo largo del curso promedió 37.1 puntos por partido, y cosechó dos actuaciones de 61 puntos: primero contra los Pistons y después contra los Hawks. El primero de los encuentros es considerado el precursor de las Jordan Rules; la implacable defensa que los Pistons emplearían sobre el escolta de los Bulls en los años venideros. La actuación de Michael fue muy similar a la protagonizada en el segundo partido de los pasados playoffs, incluso en el hecho de que forzó una prórroga. Jordan anotó 24 de los primeros 26 puntos de su equipo en el último cuarto. Solo un mes después, contra los Hawks, la historia volvió a repetirse. Llegó a anotar 23 puntos consecutivos de los Bulls, estableciendo un record histórico que permanecería vigente durante 30 años.4  Ya en la temporada 1989-90, Jordan alcanzó 69 puntos contra los Cleveland Cavaliers, el tope de su carrera, en otro partido que necesitó de tiempo extra para resolverse.
        La similitud entre estas cuatro actuaciones de más de 60 puntos, radica en el método clásico con el que Jordan las realizó. Los Bulls de finales de los ochenta jugaban para él, pero lo hacían con sistemas ofensivos aún muy básicos. A veces Michael contaba con la ayuda de algún bloqueo indirecto, cuyo fin consistía en proporcionarle un tiro abierto a media distancia. Pero en la mayoría de los ataques de Chicago el equipo se dedicaba a hacerle llegar la bola cuanto antes, y a no estorbar demasiado en sus aclarados. Debido a ello, Jordan se veía obligado a botar mucho y a imprimir un considerable material técnico a su labor anotadora. Se puede decir, por tanto, que estas cuatro actuaciones no difirieron mucho de las anteriormente realizadas por Elgin Baylor o George Gervin.
    Pero en su quinto y último partido de 60 puntos, ya es apreciable la influencia que el Triángulo Ofensivo de Phil Jackson ejerce sobre la forma de atacar de Jordan. Ciertamente, Jackson ya era su entrenador en el encuentro de 1990 en el que anotó 69 puntos, pero era su primera temporada en los Bulls y el Triángulo aún apenas estaba engrasado. Para la temporada 1992-93, en la que Jordan cuajó su actuación de 64 puntos frente a los Magic, los Bulls jugaban un baloncesto completamente moderno. Jordan recibía en posiciones más cercanas al aro, dedicaba una mayor parte de su juego a postear que a penetrar, y había acabado de perfeccionar su tiro de media y larga distancia. Fue, en términos baloncestísticos, un partido de anotación masiva bastante diferente a los cuatro anteriores, pero igualmente espectacular.
     Jordan supuso una culminación inmejorable de la tradición de escoltas anotadores masivos de los setenta. Él mismo confesó que la persona en la que se había inspirado más que en ninguna otra para desarrollar su juego (más que en Julius Erving, al que habitualmente se considera su mentor) había sido el propio David Thompson, del que ya hemos hablado. Pero lo cierto es que la culminación de esta tradición supuso también su final, o al menos su interrupción duradera. El resto de los partidos de 60 o más puntos de la década de los noventa estarían protagonizados por pívots, siendo las posiciones de escolta y alero las más damnificadas por los nuevos tiempos defensivos que estaban por llegar.
   
1.5 El retorno de los pívots
 
Además de Jordan, dos jugadores más alcanzaron la marca en la temporada inicial de la nueva década, la 1989-90: Karl Malone y Tom Chambers. David Robinson fue el siguiente interior en lograrlo en 1994, y seis años después, recién comenzada la temporada 1999-00, Shaquille O'Neal volvió a superar la sesentena de puntos. Aunque haya algunas diferencias notables entre estas cuatro actuaciones, es evidente que siguen un patrón significativo. Podemos concluir que, a pesar de ciertas medidas implantadas para detener la proliferación de su dominio5, los pívots de todas las características (tanto centers como power forwards) fueron los atacantes con más éxito de los noventa. Este ejemplo de las anotaciones masivas no deja de ser el más ilustrativo. El juego de la liga redujo un par de marchas, las defensas exteriores se atrincheraron bajo la influencia de los Bad Boys de Detroit, y una espectacular generación de jugadores interiores encontró un buen escenario para desplegar su talento ofensivo.
      Karl Malone ya había anotado 40 puntos en su debut de la temporada 1989-90, y todo parecía apuntar a que la tónica del año pasado, en el que había promediado 29 por partido, iba a repetirse. El jugador franquicia de los Jazz aumentó con creces sus prestaciones, no solo anotando dos puntos de media más, sino también mejorando sus porcentajes. Siendo así, llegó el gran día que nos ocupa, el 27 de enero de 1990. Hasta esta fecha, solo Chamberlain había conseguido completar una actuación de 60 puntos con al menos un 80% en tiros de campo. En aquel partido, 22 de los 29 tiros de campo anotados por Chamberlain habían sido mates, habiendo lanzado 35 veces en total. Malone hizo un 21 de 26 en tiros con solo dos mates. No se trata de poner la proeza de Malone por encima de la de Chamberlain, pero sí parece fuera de toda discusión que la suya fue una de las más eficientes actuaciones de 60 puntos de la historia.
Spoiler  :
<iframe width="640" height="385" src="//www.youtube.com/embed/e0LPGC0VILM?fs=1&start=" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
   Tom Chambers es, definitivamente, un invento algo más de los ochenta. Alcanzó su promedio de anotación más alto en la temporada 1989-90, tras la que empezó su progresivo declive. Es también el jugador interior "menos interior" de todos los que hemos sacado a colación, mucho menos implicado en el rebote y menos contundente en la defensa que Malone, Robinson y Shaq. Pero ahí están sus 2.06 metros de altura. Y ahí están también los 60 puntos logrados frente a los Sonics el 24 de marzo de 1990. Fue una actuación basada en sus elásticas, veloces y explosivas penetraciones a canasta, además de en su habitual (y no poco llamativo) acierto desde la línea de tiros libres. Aparentemente, no fue ésta la actuación prototípica de anotación masiva de un jugador interior, aunque fuera estadísticamente similar a la que había realizado Malone unos meses antes.    
        Ya hemos mostrado un precedente de que a veces los partidos de 60 puntos son producto de un interés individual provocado por una situación circunstancial. Fue el caso de Thompson y Gervin, encestando masivamente en la última jornada de la temporada, en busca del trofeo de máximo anotador. Durante la temporada 1993-94 David Robinson y Shaquille O'Neal también habían mantenido un enconado duelo por conseguir este título. Al llegar al último partido (que enfrentaría a los Spurs con los Clippers, en casa de los angelinos), Robinson estaba en desventaja y necesitaba nada más y nada menos que 69 puntos para hacerse con el trofeo. Él siempre se había movido más en la regularidad que en actuaciones especialmente explosivas, de modo que no se esperaba ninguna sorpresa para aquella noche. Pero desde la primera canasta del partido, que corrió por su cuenta, se mostró imparable. No en el sentido de que forzara su aproximación al aro excesivamente. Más bien exhibió un tiro a media distancia inusual en un jugador de su envergadura, y metió hasta un triple. Empezó a buscar más faltas y el protagonismo total a partir de la segunda parte, cuando vio factible alcanzar la cifra que necesitaba, no desentonando nunca en sus porcentajes de tiro. Llegó a la friolera de 71 puntos, consiguiendo el trofeo de máximo anotador con una media de 29,8 por partido. Tal y como señaló Shaq con cierta envidia, cualquiera que vea el partido podrá apreciar que la defensa de los Clippers (que no pasaban de ser, al fin y al cabo, un equipo de 27 victorias) no hizo gran cosa por detener al Almirante. Pero con independencia de este detalle, hay algo históricamente muy significativo en esta actuación. Y es que, en plena crisis por la reciente retirada de Jordan, Robinson acababa de superar el tope anotador de la carrera de MJ.
   Shaquille O'Neal tuvo la oportunidad de sacarse la espina el próximo año, en el que se hizo con el título de máximo anotador. Sin embargo, el mejor promedio de su carrera lo consiguió en la temporada 1999-00, con 29.7 puntos por partido. Volvió a ser el máximo anotador del año, siendo probablemente el menor de los premios que cosechó esa temporada, teniendo en cuenta sus tres MVP-s. Es en este contexto de dominación absoluta en el que se sitúan sus 61 puntos, anotados contra los Clippers el día de su vigesimoctavo cumpleaños. En algunas jugadas de este partido, concretamente ésas en las que Shaquille corre la transición ofensiva con inusitada velocidad y machaca tan pronto como recibe, Chamberlain parece haber resucitado. En el juego estático, O'Neal resulta igualmente imparable. Se abre paso por la zona, pide el balón con su brazo interminable, impacta con su defensor en un reverso y solventa la ventaja con un gancho mecánico. El partido entero se resume en una sucesión de estas muestras de obscena superioridad física.
        Por motivos relativos a su posición, esta actuación de O'Neal encaja mejor entre las anotaciones masivas de los pivots noventeros que entre las de los escoltas del '00. Pero, en todo caso, Shaq seguiría brindando grandes exhibiciones ofensivas durante unos cuantos años, y de hecho, acababa de inaugurar una larga lista de actuaciones por encima de los 60 puntos en la nueva década.

1.6 Bryant y la nueva escuela

O'Neal fue el último jugador en alcanzar la cifra habiendo sido drafteado antes del boom de 1996, pero el próximo jugador en hacerlo no perteneció exactamente a ese promoción, sino a la del año siguiente. No fue otro que Tracy McGrady. Si ya en 2003 había sido el máximo anotador de la liga, en 2004 el alero de los Magic volvía a afrontar otra temporada de alto rendimiento ofensivo. Aunque sus porcentajes empeoraron ostensiblemente, en la misma medida en que lo hacía el balance de los Magic, McGrady volvería a reeditar su título. Pero esta vez el pastel fue coronado con una guinda extraordinaria. Fue el 3 de marzo, cuando anotó 62 puntos frente a los Washington Wizards.
   La aportación más importante de esta actuación es el haber introducido el tiro de tres como un arma eficaz para lograr los 60 puntos. Aunque esto puede parecer una obviedad, casi 25 años después de la instauración de la línea de tres, el jugador que más triples había metido en un partido de al menos 60 puntos había sido Jordan, con tan solo 2. Tracy encestó 5, que resultaron ser necesarios para alcanzar la cota, considerando su mediocre 17 de 26 en tiros libres. La diferencia entre ésta y las otras actuaciones de los escoltas y aleros clásicos antes referidos, es que mientras aquellos tenían excelentes series desde la línea de personal y apenas tiraban de tres, McGrady puede prescindir del acierto en los tiros libres, al tirar muchos triples (14) y convertir unos cuántos (5). Unos años después, Gilbert Arenas y especialmente Kobe Bryant, volverán a usar el triple como el medio más efectivo para alcanzar la sesentena de puntos.
   Allen Iverson tampoco había sido nunca un especialista en tiros libres, pero en la temporada 2004-05 experimentó una insospechada mejoría. Esta mejoría resultó crucial en su actuación de 60 puntos frente a los Orlando Magic. De hecho, tan solo los 28 tiros libres de Chamberlain en su partido de 100 puntos superan los 24 que anotó Iverson en su actuación de 60 (me refiero únicamente a los 62 encuentros que vienen al caso). Tampoco siguió el "modelo McGrady" en el uso del lanzamiento de tres, pues tan solo metió dos de cinco intentos. Allen se enfrenta a un defensor experimentado como Doug Christie, pero más especializado en desactivar anotadores de un físico diferente al de Iverson, de más envergadura y más altos. De modo que vemos a AI superando en velocidad a Christie una y otra vez, bien generando desequilibrios que provocan muchas faltas, bien encontrando varios tiros literalmente abiertos. Iverson anota también en transición, explotando la lentitud defensiva de los Magic, y además encesta difíciles tiros bajo presión porque, en última instancia, es muy bueno.
   Antes de estas grandes actuaciones de McGrady y Iverson, Kobe Bryant había dado algunas muestras de su capacidad para las anotaciones masivas. De hecho, ya para 2003, había llegado a los 50 puntos en los tres primeros cuartos hasta en tres ocasiones. Pero fue en la temporada 2005-06 cuando empezó a poner en práctica sistemática esa capacidad, dando lugar a actuaciones tales como los 62 puntos contra los Mavericks o los 81 frente a los Raptors. Cabe destacar que en este año se produce un ascenso notable en el promedio anotador de casi todos los escoltas-aleros de la liga. Realmente llama la atención mirar la lista de los 10 máximos anotadores y observar el éxito que tuvieron los jugadores exteriores en el curso 2005-06.6
Spoiler  :
        Esta tendencia se desarrolló en la medida en que las imperantes defensas de los noventa quedaban atrás y el férreo marcaje sobre las estrellas de la liga ensanchaba un poco la manga. A juzgar por los balances de los equipos de todos estos jugadores (salvando a LeBron, Wade y Nowitzki), la estrategia no resultó mala del todo. Pero como contrapartida, se dieron partidos como el del 20 de diciembre de 2005, en el que un jugador acabó el tercer cuarto con más puntos que todo el equipo oponente: Bryant 62-61 Mavericks.
       Huelga decir que se trata de la actuación de 60 o más puntos en la que menos minutos ha jugado el anotador. La versatilidad ofensiva de Bryant resultó, en todo momento, indefendible, y su selección de tiro rondó siempre la delgada línea entre la eficacia y la espectacularidad. Acabó la primera parte con un 11 de 18 en tiros, combinando la suspensión a media distancia, el triple punteado, y la bandeja con contacto. En el tercer cuarto Kobe abusó algo más del bote y del tiro, muy motivado por una falta flagrante que Josh Howard había cometido sobre él, y todo pareció algo más intencionado. El partido entero se convirtió en un monólogo de Bryant en busca de su record de anotación. De hecho, también alcanzó su record de anotación en un mismo cuarto, con 30.
   Un mes después sucedió lo siguiente.
Spoiler  :
<iframe width="640" height="385" src="//www.youtube.com/embed/s7P4SVFG7a8?fs=1&start=" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
   Como de este partido ya está todo dicho, aquí solo cabe ponerlo en el contexto de las otras sesenta y una actuaciones de 60 o más puntos. Únicamente disponemos del dato de los minutos jugados en 43 de esas actuaciones; pues bien, solo en siete ocasiones el anotador disputó menos minutos que los 42 de Bryant en esa noche. Cabe decir también que los 81 puntos supusieron el 66.4% de la anotación global del equipo, el mayor porcentaje de la historia tras el 67% de Mikan en 1952. Por último, no es menos notable que en más de la mitad de todos estos partidos se tiraron más o los mismos tiros libres que los 20 de Kobe.
   Ya en la siguiente temporada, Gilbert Arenas dio un ejemplo muy ilustrativo de lo mucho que puede ayudar una prórroga a alcanzar los 60 puntos. Llegó con 44 al final del tiempo reglamentario, y luego estableció un record histórico de la NBA con más puntos en un tiempo extra, 16, llegando a los 60 totales con dos tiros libres a falta de 18 segundos para el final. Acababa de completar una actuación magistral de 17 de 32 en tiros de campo, 5 de 12 en triples y 21 de 27 desde la línea de personal. Provocó muchas faltas en las penetraciones y las fintas de tiro, y aunque no supo aprovecharlas con toda brillantez desde la línea de tiros libres, pudo compensarlo con la conversión de muchos triples. Una genial reproducción del "modelo McGrady" antes referido.
   En esa misma temporada, la 2006-07, tuvieron lugar dos actuaciones más de anotación masiva, y ambas fueron firmadas por Bryant. En la primera de ellas volvió a presenciarse otro gran recital de tiempo extra, en el que Kobe anotó 9 de los 65 puntos totales que metió a los Blazers. Habiendo encestado hasta 8 triples y tan solo 11 tiros libres, puede decirse que también en este caso Bryant se valió del "modelo McGrady". Pero pocos días más tarde, Kobe revertió el modelo. En su actuación de 60 puntos ante los Grizzlies, el acierto desde la línea de personal (17 de 18 en tiros libres) resultó mucho más decisivo que el tiro de tres (3 de 7 en triples).
       El 2 de febrero de 2009 Bryant superó la sesentena por quinta y última vez, anotando la mayor cantidad de puntos jamás registrada en el Madison Square Garden, 61. En aquel mítico estadio, poblado de tantos recuerdos y hazañas imborrables, se paraba a descansar la larga historia de las anotaciones masivas de la NBA. Un viaje que Joe Fulks había emprendido hacía sesenta años y que Kobe Bryant concluía por ahora, en espera de un nuevo hombre y una nueva generación que recogieran el testigo.



Notas

1: Este fue el primero de los diez partidos en que se ha necesitado tiempo extra para conseguir los 60 puntos. En seis de estas actuaciones bastó con una sola prórroga, en dos de ellas hubo que disputar dos, y en otras dos el partido se extendió hasta la tres prórrogas.
2: En la temporada 1951-52 la NBA amplió la zona de 3 segundos de los originarios 1.8 metros (6 pies) de anchura hasta los 3.6 metros (12 pies). Ésta medida suele ser atribuida a la superioridad bajo los aros desplegada por George Mikan, y el objetivo de la misma era alejarlo del aro. La llamada "Mikan Rule" redujo considerablemente el promedio anotador del pívot de los Lakers, así como sus porcentajes. Ya en la temporada 1964-65, Wilt Chamberlain provocaría un nuevo ensanchamiento de la zona, esta vez hasta los 4.9 metros (16 pies).
3: Otro de los documentos conservados de aquel partido es el programa radiofónico que lo retransmitió:
4: El récord de más puntos de un mismo equipo anotados de forma consecutiva, establecido por Jordan con 23, no fue superado hasta el 21 de febrero de 2007. El protagonista fue Manu Ginobili, con 24 puntos seguidos, y curiosamente los Hawks volvieron a ser la víctima. En los playoffs de esa misma temporada LeBron James volvió a renovar el record, anotando 25 puntos consecutivos de los Cavaliers contra los Pistons.
5: La llamada "norma de los 5 segundos", que prohíbe postear durante más tiempo que el referido, fue una medida implantada para que ciertos jugadores no pudieran abusar del desplazamiento de espaldas al aro. De hecho, una de las denominaciones coloquiales que recibe la norma es "Charles Barkley rule", debido a que fue el propio el Barkley uno de los pivots que más empleó el posteo para generar ventajas en la zona, y fue situado en el punto de mira de la nueva medida.
6: Como puede apreciarse, se dieron hasta cuatro medias más altas que la del líder de 2012 (28.0), y hasta 8 superiores a la del cuarto clasificado (26.0). En esta espectacular lista, solo uno de los diez máximos anotadores puede ser plenamente considerado jugador "interior", Dirk Nowitzki.

Links de todas las actuaciones de 60 puntos (a partir de los ochenta. No están las que ya aparecen en el artículo):

Los 60 de Bernard King:
Los 60 de Larry Bird:
Michael Jordan
   -61 contra los Pistons:
   -61 contra los Hawks:
   -69 contra los Cavaliers:
   -64 contra los Magic:
Los 60 de Chambers:
Los 71 de Robinson:
Los 61 de Shaq:
Los 62 de McGrady:
Los 60 de Iverson:
Los 60 de Arenas:
Kobe Bryant:
   -62 contra los Mavs:
   -65 contra los Blazers:
   -60 contra los Grizzlies:
   -61 contra los Knicks:
Los 62 de Anthony:
Los 61 de James:

15
Toronto Raptors / Raptors 103-93 Pistons
« en: 23 Febrero, 2012, 06:39:47 am »
Los Raptors ganan el duelo de la tabla baja

El escolta DeMar DeRozan anotó 23 puntos y el base español José Manuel Calderón repartió 15 asistencias en la victoria de los Raptors de Toronto por 103-93 a los Pistons de Detroit. DeRozan, que anotó por quinta vez en siete partidos 20 o más puntos, encabezó la lista de seis jugadores que tuvieron dobles dígitos y dejaron a los Raptors con un 53 por ciento de acierto en los tiros de campo.

Los Pistons como equipo estuvieron muy lejos de esas estadísticas al quedarse con un 42 por ciento en los tiros de campo. También perdieron el parcial de los rebotes, con diez menos que los Raptors.

Junto a DeRozan el pívot Aaron Gray consiguió sus mejores marcas de la temporada al aportar un doble-doble de 12 puntos y 12 rebotes. El escolta brasileño Leandro Barbosa también fue decisivo en el triunfo de los Raptors, siendo el segundo mejor encestador con 17 puntos; jugó 21 minutos en los que anotó 7 de 14 tiros de campo (incluido un triple en dos intentos), estuvo perfecto desde la línea de personal (2-2), repartió cuatro asistencias y capturó dos rebotes. El alero James Johnson llegó a los 15 y el ala-pívot Amir Johnson a los 11. El pívot reserva Ed Davis también logró dobles dígitos con 10 puntos, y Calderón anotó sólo seis tantos, pero fue el director perfecto en el juego de equipo, alcanzando las 15 asistencias. El extremeño jugó 33 minutos y encestó 1 de 4 tiros de campo, incluido un triple de dos intentos, acertó con los tres lanzamientos que hizo de personal, capturó ocho rebotes y recuperó un balón.

El pívot Greg Monroe volvió a ser la gran figura de los Pistons al conseguir un doble-doble de 30 puntos y 14 rebotes, mientras que el base novato Brandon Knight llegó a los 16 tantos y el veterano alero Tayshaun Prince consiguió 14 anotaciones. Sin embargo, su aportación no evitó la decimocuarta derrota que han sufrido los Pistons esta temporada fuera de su campo con sólo tres victorias. El ala-pívot Jason Maxiell aportó 12 puntos.

Los Raptors llegaron al cuarto periodo con una ventaja parcial de 14 puntos (74-60) y aseguraron la victoria en los cuatro primeros minutos al lograr racha de 15-6 y parcial de 89-66, la mayor diferencia que se dio en todo el partido.

16
Baloncesto FIBA y Otros deportes / Clases de humildad, por Pablo Laso
« en: 21 Febrero, 2012, 08:46:16 pm »
Divertámonos sacando las cosas de contexto, ya que se ha puesto de moda por estos lares.

Perlitas del amigo:

* El Madrid ganaría la final de la Copa 10 de 10 veces.

* Navarro ha puesto muchas veces cachondo al Barça, y yo tampoco creo que Navarro sea un líder.

http://www.cope.es/el-partido-de-las-12/audio-entrevista-a-pablo-laso-130943


Lamentable. El Madrid no sabe ganar. :gofishing

17
NBA en general / Mutombo, ese gran embajador
« en: 17 Enero, 2012, 01:19:54 am »
Mutombo podría estar implicado en estafa

Dikembe Mutombo podría estar involucrado en un trato sucio que consistía en comprar 1,045 libras de oro, equivalentes a 10 millones de dólares, de las minas del este del Congo para trasladarlas a Estados Unidos, según dice el periódico Houston Chronicle. Kase Lawal, un hombre de negocios, fue contactado supuestamente por el ex jugador de la NBA para realizar la transacción, sin embargo, su implicación aún no puede ser comprobada. El trato entre ambos incluía una triplicación de beneficios para Dikembe, bajo la excusa de que el dinero serviría para liberar a rehenes tomados en el centro de África.

Los militares del Congo capturaron el avión privado de Lawal, el cual contenía oro y dinero en efectivo, por lo que el negocio no pudo concretarse. Mutombo, quien no ha hablado sobre el tema, todavía no tiene cargos en su contra, pero el conflicto mancha su imagen del hombre que se preocupaba por las necesidades humanitarias.

Versión extendida en inglés: http://blog.chron.com/ultimaterockets/2012/01/mutombos-role-in-10-million-%E2%80%A8gold-scam-only-now-coming-to-light/

18
Y así poder limpiar el hilo del directo y del league pass de la tabarra de Leewis. :cabronc

19
Venga va, abramos la veda.

Hilo oficial del linchamiento. :cabronc

Ah, sí, las malditas estadísticas.

Minutos  FGM-A  3PM-A  FTM-A  +/-  Rebotes  Asistencias  Faltas  Robos  Pérdidas  Tapones  Puntos
36:39     6-28     1-8      3-4      -17  2             4                 3          1          6              0             16
                 
<iframe width="640" height="385" src="//www.youtube.com/embed/nM-LOQkFeTU?fs=1&start=" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

20
Boston Celtics / Celtics 76-75 Raptors
« en: 19 Diciembre, 2011, 01:27:22 am »
Unos Celtics sin alma doblegaron a unos Raptors sin cabeza

No hizo falta que los de Boston desplegaran todo su espíritu competitivo, ni su alma ganadora. Aunque no faltaron las palmaditas de Garnett en la cara de algún joven jugador europeo. Bastó con aplicar esos mecanismos automáticos que una fórmula vencedora como la de los Celtics lleva siempre adherida a su juego, y que le son suficientes para superar a sus rivales sean cuales sean las circunstancias. Ya sea en el séptimo partido de una serie de playoffs, ya sea en el primer amistoso de pretemporada. Los Raptors lo vieron y subieron. No solo jugaran sin alma, también lo hicieron sin cabeza. Como es habitual. Así fue, por lo menos, a partir de los primeros tres minutos, en los que Toronto controló bien el ataque y la defensa, con una buena circulación adelante y una sorprendente dureza bajo los tableros atrás.

Fue entonces cuando Dwane Casey, el nuevo entrenador de los Raptors proveniente del cuerpo técnico de los vigentes campeones de Dallas, pasó a la acción sentando a Calderón y sacando a pista a Bayless. Aunque a la larga Calderón jugaría uno de los peores partidos de su carrera profesional, no había razón aparente para tal cambio, y al poco tiempo Toronto ya se había desbocado en su correcalles tradicional, con tiros indiscriminados a larga distancia, abuso en el lanzamiento de tres y pérdidas totalmente evitables. Mientras, los Celtics se paseaban por la pista somnolientos, algo desorientados quizá por la baja de Pierce, aunque manteniéndose sin problema en un marcador que ya desde un principio apuntaba muy bajo. Con un pírrico 17-18 se llegó al final del primer cuarto, con DeRozan y tal vez Rondo como jugadores más destacados.

A partir de ahí, y tras unos minutos iniciales del segundo cuarto en los que nadie metió bola, los Raptors perdieron definitivamente la cabeza y los Celtics pusieron en marcha sus mecanismos ganadores. Abrieron brecha, en primer lugar, por una dirección mala y un acierto pésimo de Calderón, que desactivó por completo el ataque de Toronto durante unos cuantos minutos, y en segundo lugar, porque Ray Allen empezó a clavar tiros lejanos con la facilidad habitual y porque Rondo siguió repartiendo juego con criterio. Luego, hacia el final, los Raptors tuvieron un momento de inspiración repentina y se acercaron en el marcador. En los últimos instantes tuvieron ocasión de aproximarse aún más, pero el base español malgastó dos posesiones con dos triples absolutamente injustificables. 40-33 fue el marcador del primer tiempo.

El comienzo del segundo tiempo estuvo marcado por un pequeño pique entre Kevin Garnett y Andrea Bargnani. Intercambiaron un par de canastas y el de los Celtics provocó al italiano. Luego los dos personajes se diluyeron en un partido feo, errático, gris, en todo caso siempre favorable a los Celtics. Se dieron momentos incluso en los que estos pudieron romper el partido, con una segunda unidad mucho más productiva que la de los Raptors. Bass superó a Davis, Daniels se comió a Barbosa, e incluso Keyon Dooling pareció jugar con más fundamento que Bayless. De hecho, a diez minutos para el final los Celtics ganaban por 14 y Doc Rivers ya había empezado a rebuscar en su armario; no ya como el que busca el abrigo del invierno pasado que uno lleva diez meses sin ponerse, sino como el que busca el abigarrado disfraz de alguna función escolar infantil que lleva toda una vida escondido. Suplentes de suplentes.

Y por alguna de esas cosas que tiene el destino a Toronto le dio por reaccionar. En realidad solo hizo falta que Bayless se entonara un poquito y Rondo fallara y fallara tiro tras tiro hasta que Doc prefirió volver a sacar a Bradley, un sophomore que al menos estaba metiendo los tiros libres. Calderón, por primera vez en el partido, daba la impresión de saber jugar al baloncesto, y los Raptors llegaron a ponerse por delante, 71-70, a falta de 2 minutos para el final. Pero he aquí que en los mohosos fondos del armario de los Celtics aún quedaban un par de perfectos desconocidos dispuestos a aguar la noche de los Raptors. El rookie E'Twaun Moore anotó dos suspensiones consecutivas para poner 3 arriba a Boston, y tras dos canastas de Bargnani y Johnson que devolvieron la ventaja a Toronto, el pívot de tercer año Stiemsma protagonizó una secuencia innenarrable de reiterados rebotes ofensivos, tras lo que consiguió finalmente anotar en un palmeo. Los Raptors contaron con 12 segundos para llevarse la victoria, pero no pudimos observar. ningún progreso en cuanto a la pizarra de jugadas clave respecto a lo visto el año pasado. Ya tiene el señor Casey sus primeros deberes.

Jugadores destacados por los Raptors:
Bargnani: 16 puntos (aunque 4/14 en tiros de campo) y 9 rebotes.
DeRozan: 14 puntos (5/10) 3 rebotes y 2 asistencias.
Ed Davis: 10 puntos (5/7) y 10 rebotes.

Y por parte de los Celtics:
Daniels: 11 puntos (5/7) y 3 asistencias.
Garnett: 9 puntos (4/7) 7 rebotes y 3 asistencias.
Ray Allen: 12 puntos (4/7, 2 triples), 3 rebotes y 2 asistencias.

Boxscore completo: http://www.nba.com/games/20111218/BOSTOR/gameinfo.html?ls=gt2hp0011100009#nbaGIboxscore

21
Baloncesto FIBA y Otros deportes / Sabonis sufre un infarto
« en: 27 Septiembre, 2011, 09:39:45 pm »
Sabonis sufre un infarto

El legendario ex jugador, de 47 años, se encontraba jugando al baloncesto cuando sufrió el ataque al corazón según ha confirmado la prensa lituana. Se encuentra ingresado.

AS.com | 27/09/2011

El legendario ex jugador lituano Arvydas Sabonis ha sufrido un infarto y se encuentra ingresado en un hostipal en Kaunas. Según ha informado la prensa lituana, el que fue pívot entre otros de Real Madrid y Portland Trail Blazers, de 47 años, se encontraba jugando al baloncesto cuando tuvo el ataque al corazón. De momento no ha trascendido más información sobre su estado y las informaciones que publican las ediciones digitales de la prensa lituana son todavía confusas. En principio, los médicos han anunciado que reposará en el hospital al menos por una semana, y que su situación es estable.

Sabonis, al que se pudo ver en el Eurobasket disputado en Lituania y ganado por España, ingresó el pasado mes de agosto en el Hall of Fame tras una histórica trayectoria en la que pasó por Zalgiris, Forum Valladolid, Real Madrid y después Portland Trail Blazers antes de terminar su carrera otra vez en Zalgiris, en 2004. Con la Unión Soviética ganó el oro en Seúl 88 y con Lituania participó en dos bronces olímpicos: Barcelona 92 y Atlanta 96.

_________________________________________________________________________

Como véis, apenas hay información. Si alguien encuentra más, que haga el favor de ponerla.

Páginas: [1]