Autor Tema: El Padrino  (Leído 1052 veces)

Desconectado hoopdreams

  • Moderador
  • Mensajes: 6.424
  • País: jp
  • Magic GM
    • Ver Perfil
El Padrino
« en: 21 Noviembre, 2014, 10:17:27 pm »
Nuevo artículo en la web.

http://www.basketamericano.com/el-padrino/

Spoiler  :
“Le haré una oferta que no podrá rechazar”. Cualquiera reconoce esta frase pronunciada por Don Vito Corleone en la primera película de la trilogía de “El Padrino”, aunque no la haya visto. Si alguien que esté leyendo este artículo no las ha visto, quizá debería plantearse acabar la lectura aquí y dedicar ese tiempo, y bastante más ya que se trata de películas de larga duración, a ver la saga de los Corleone ya que acabará con la sensación de haber empleado su tiempo en algo más provechoso, seguro.

La película, utilizando un apellido ficticio, se centra en una de las Cinco Familias de Nueva York para reflejar uno de los aspectos más oscuros de la sociedad. Aunque los Bonnano, Colombo, Gambino, Genovese y Lucchese actualmente sólo sean una sombra de lo que llegaron a ser, el mundo funciona igual en las altas esferas. Las lupparas han sido sustituidas por otros métodos más sutiles, y menos sangrientos, en los que los criminales se basan para enriquecerse a costa de los demás. Porque aunque sea lo más visual, “El Padrino” va mucho más allá de los tiros en el ojo, los estrangulamientos, los coches bomba, las ametralladoras dejando a Sonny Corleone hecho jirones o las cabezas de caballo bajo las sábanas como medio de extorsión. “El Padrino” trata de mover hilos, utilizar contactos y caminar por la frontera de la ley, saltándosela muy a menudo, para el beneficio propio.



La NCAA basa su sistema en el reclutamiento de jugadores. A diferencia de la NBA, aquí no hay salarios que ofrecer y cada college tiene que jugar sus bazas para hacerse con los mejores jugadores de cada generación antes que los rivales o que un equipo de la liga de cualquier país, en el cual los jugadores sí pueden tener un suculento salario que llevar a casa a fin de mes. Para los jugadores la decisión debería moverse entre dos parámetros que poner en una balanza antes de seleccionar el mejor college: el programa deportivo y el programa académico. Está claro que salvo excepciones que logran que ambos valores tengan un peso similar, las instituciones que obtienen un mayor rendimiento en el plano académico no acostumbra a llegar a la Final Four y pelear por el título. Al fin y al cabo el saber no ocupa lugar, pero estudiar quita tiempo de entrenar en la cancha.

Por otro lado, y aunque al igual que en el caso de los colleges aquí también existen honrosas excepciones, los mejores jugadores no suelen ser los más aplicados de su generación. Es hora de desterrar el tópico de talento afroamericano procedente de una familia desestructurada y que vive en un gueto, pero sólo hay que observar la biografía de los más recientes talentos que pueblan la NBA y ver que, estadísticamente, la gran mayoría no terminó su etapa universitaria. Es aquí cuando entra en juego un nuevo parámetro a tener en cuenta a la hora de elegir college, un concepto idéntico al del “fast food” en el mundillo gastronómico: One and Done. La NCAA como mero trampolín para la NBA.

Sabiendo lo que tiene que sopesar cada jugador antes de elegir universidad, es hora de analizar qué pueden ofrecer estas. Quien pensase al iniciar la lectura de este artículo que por algún extraño motivo, quizá un virus en su ordenador, había terminado en un blog sobre cine y no en una web sobre baloncesto ya se habrá dado cuenta del porqué de nombrar a Don Vito Corleone y citar una de sus famosas frases. Cada college pone toda la carne en el asador para hacerse con los mayores talentos y, lamentablemente, muchas veces se valen de artimañas saltándose cualquier regla.

Desde los despachos de la NCAA existen unas normas, cuya última versión es del 1 de agosto de 2014. Estas normas, disponibles en internet, varían según la división y el deporte. La “NCAA Division I Men’s Basketball Recruitig Guide” incluye las normas a seguir para reclutar a un jugador para la primera división del baloncesto universitario y se pueden sintetizar de la siguiente manera:

Jugadores de primer y segundo año de high school:
Se puede entregar folletos para asistir a campamentos, cuestionarios y cualquier tipo de material de reclutamiento no‑deportivo en cuanto el jugador empiece su segundo año.
A partir del 15 de junio del segundo año se le pueden enviar cartas y otro tipo de material. Llamadas ilimitadas desde esta fecha hasta comenzar el tercer año.
Jugadores de tercer año de high school:
Se permite una llamada al jugador al mes.
Se permiten las visitas al high school y, en abril, también a la residencia del jugador.
Se considera el 1 de enero como el día de realización de la visita oficial.
Jugadores de cuarto año de high school:
Se considera el 9 de septiembre como el día de realización de la visita oficial.
Una vez el jugador ha firmado una carta de intención o si la institución ha recibido un depósito económico como garantía de las intenciones de un jugador, se eliminan las restricciones del anexo de ley 13.1 del NCAA Manual (mucho más extenso que la Recruiting Guide, disponible también en internet) sobre contactos y evaluaciones.
Jugadores de Junior College:
Si el jugador no es elegible no se permiten el contacto hasta finalizado el primer año de JuCo.
Si el jugador es elegible se permiten los contactos. En este caso, se permiten un máximo de cinco visitas oficiales a partir del 15 de octubre.
Jugadores de college:
Sólo pueden ser reclutados una vez la institución a la que pertenecen da su permiso por escrito.
Además de este breve esquema de las reglas de reclutamiento hay que tener en cuenta que un jugador debe ser previamente declarado elegible, algo que no sucede si no cumple los requisitos académicos mínimos y que bajo ningún concepto se permiten regalos o cualquier tipo de pago al jugador.

Cualquier violación, consciente o inconsciente de las reglas, puede arruinar la carrera de un jugador y perjudicar seriamente varias temporadas de un college además de poner en evidencia al mismo. Sin embargo, estas violaciones son más habituales de lo que se piensa.

Al igual que Michael Corleone regresó de Sicilia para relevar a su padre y hacerse cargo de un vasto imperio, completamente dirigido por él en la segunda parte de la trilogía, las leyes de reclutamiento darán paso a historias reales de quebrantamiento de las mismas en una nueva entrega, ¡cómo no!, para Basket Americano.

« última modificación: 21 Noviembre, 2014, 10:23:19 pm por hoopdreams »

Desconectado Font9

  • Lakers Fan
  • Mensajes: 7.307
  • País: tr
  • Utah Jazz GM
    • Ver Perfil
Re:El Padrino
« Respuesta #1 en: 21 Noviembre, 2014, 11:17:44 pm »
Muy interesante Hoop, desconocía esas reglas sobre los recruits. Esperando las proximas entregas :perfect
"That's the way to do it, OG. That's the way to do it boy!" - Tarik Black in Kobe's farewell

Desconectado hoopdreams

  • Moderador
  • Mensajes: 6.424
  • País: jp
  • Magic GM
    • Ver Perfil
Re:El Padrino
« Respuesta #2 en: 22 Noviembre, 2014, 01:05:45 pm »
Gracias, me alegra que te haya gustado.

Posiblemente el viernes que viene la segunda parte  :pesas

Un saludo.