El comienzo de los exámenes universitarios avisaba de una semana tranquila hasta que llegó el sábado para enmendarlo. Se acerca el conference play y lejos de tener todo preparado las potencias siguen sufriendo como nunca. La NCAA nos ha dejado duelos emocionantes, alguna que otra sorpresa y el principal candidato a Jugador del Año.

Los Hoosiers se llevan la batalla de Indiana

El Crossroads Classics sirvió para recordar por qué Archie Miller había desembarcado en Bloomington. Porque sobre el papel, y también sobre la pista, todo parecía en contra de los Hoosiers. Porque la superioridad de Notre Dame parecía evidente en la primera parte, porque Matt Farrell y Bonzie Colson iban a hacerse valer como uno de los mejores dúos del país y porque Indiana, a mediados de diciembre, no había conseguido aún una victoria frente a un rival digno del Gran Baile.

Resultado de imagen de juwan morgan indiana notre dame

Indiana no debería haberse llevado ese partido, pero lo hizo. Y cómo no, a la épica.  Tuvieron en Juwan Morgan a su héroe y en la mejor actuación de su carrera el mejor argumento. Había avisado ante Duke, Michigan o Louisville, pero serían los Fighting Irish quienes iban a presenciar la consolidación del nuevo buque insignia de los Hoosiers. Aunque Robert Johnson sería su escudero,  el relato pedía un invitado sorpresa.

En un encuentro de barro y exigencia física, fue un walk on quien salió a guerrear como nadie. Los problemas de faltas dieron una oportunidad a Zach McRoberts y éste respondió con una exhibición defensiva. Su admirable esfuerzo dio alas a un equipo que remontaría desde el rebote, el acierto exterior y los intangibles.

Y sin embargo, el marcador seguía en su contra. Pocos podían pensar que estando ocho abajo a falta de tres minutos para el final iban a forzar la prórroga. Pero lo consiguieron. Tampoco parecía previsible que fallando Juwan Morgan un tiro libre estando uno abajo a falta de once segundos en el tiempo extra pudiera acabar con victoria. Pero lo consiguieron. Apareció entonces McRoberts para quitarle el rechace de las manos a Colson y servirle en bandeja a Morgan la oportunidad de resucitar el espíritu de los Hoosiers.

Un triunfo que para muchos es un espejismo en la travesía de Archie Miller, pero que al menos demuestra que contra la adversidad van a tener argumentos. ¿Punto de inflexión? Veremos.

Quienes sí parecen haber enderezado el rumbo de forma definitiva son los Boilermakers. Después del batacazo sufrido en las Bahamas, Purdue ha sabido levantarse, afianzar su ataque e involucrar a todas sus piezas centrales. Butler fue testigo. Si bien los Bulldogs no presentan la solidez de temporadas pasadas, tampoco pudieron hacer nada ante los recursos de su rival.

Y es que el otro duelo del estado de Indiana fue un monologo de los de Matt Painter. Isaac Haas, Vince Edwards, PJ Thompson, Dakota Mathias, pero sobre todo, un Carsen Edwards que demostró su salto cualitativo ante la televisión nacional. Purdue encadena ya siete victorias consecutivas y la sensación de que su mejor versión aún está por llegar.

Syracuse resurge y tumba a los Hoyas

Como cada temporada que transcurre, tanto fans como jugadores pertenecientes a los equipos ”Orange” y ”Hoya” tienen marcado en rojo aquel enfrentamiento que junta a dos históricos de la competición. Esta vez los Hoyas eran los encargados de albergar la contienda, un choque de titanes que veía como Syracuse intentaba seguir en trayectoria ascendente pese a perder ante Kansas y los Hoyas tenían ante sí una ocasión perfecta para reivindicarse y que la gente los tomase como un programa en auge.

Resultado de imagen de tyus battle syracuse georgetown

El partido tuvo dos historias bien diferenciadas, los chicos de Patrick Ewing salían convencidos de poder tumbar a su archienemigo una vez más y desde el principio mostraron los atributos que les han llevado a conseguir esta dinámica positiva. Para ello, endurecieron una ofensiva de Syracuse que no estaba nada cómoda y que la dependencia en el trío Brisett-Battle-Howard no era suficiente para oponerse ante un Jessie Govan que seguía siendo una bestia en las cercanías de los aros neoyorquinos.

Tras verse 13 abajo en la segunda mitad, una luz se encendió en los Orange y con una remontada hercúlea comandada como siempre por un Tyus Battle espectacular y un Oshae Brisett que supo levantar su ánimo pese al aciago día sufrido en el tiro, consiguieron mandar el encuentro a una prórroga donde la energía de Cuse se sobrepuso a Georgetown y acabó por sumar una gran road win para los Orange y el fin de la imbatibilidad Hoya.

El Orange Bowl Classic ejerce de verdugo de los equipos de Florida

Oklahoma State, FSU, Clemson y Florida componían el cuadro de honor del torneo disputado en Tallahassee y para sorpresa de todos, ninguno de los equipos oriundos del estado pudo arrancar una victoria durante el desarrollo del mismo.

Los Seminoles, que llegaban como uno de los pocos equipos de la nación que todavía no conocían lo que era la derrota en esta campaña, quedaban emparejados con unos Cowboys que contaban con el debut del pívot español Yankuba Sima en sus filas. Pese a los discretos minutos que nuestro compatriota tuvo, su equipo fue capaz de tumbar in extremis a los Seminoles con una premisa muy clara, desatar a Jeffrey Carroll. El escolta se fue hasta los 23 puntos pese a estar muy bien defendido durante todo el encuentro y finalmente fue tras una falta en ataque a 3.1 segundos del final en un intento de FSU de ganar el encuentro, cuando los Cowboys lograron vencer y arrancar la imbatibilidad de las manos de los chicos de Leo Hamilton.

Los Gators por su parte, siguen en caída libre y pese al buen hacer de Chiozza y Hudson, el equipo va a necesitar mucho más si quiere mantenerse como una alternativa a Kentucky o Texas A&M en la SEC, la derrota por 71-69 ante Clemson solo es una seña más de que el equipo necesita aire fresco y sobretodo, muchas alternativas en su juego para dejar de depender tanto de estos jugadores.

El fenómeno Trae Young

Resultado de imagen de trae young wichita state

Apenas estamos a mediados de diciembre y la candidatura a Jugador del Año ya tiene nombre y apellidos. Trae Young ya estaba protagonizando uno de los inicios más espectaculares  que se recuerdan de un freshman, pero el pasado sábado su fenómeno traspasó fronteras.

Porque si sus 43 puntos ante Oregon coparon portadas, los 29 ante Wichita State colapsaron Internet. Una de las mejores defensas del país, uno de los equipos más duros del baloncesto universitario y uno de los defensores más versátiles de la NCAA (Zach Brown) se pusieron enfrente. Dio igual. Trae Young volvió a evocar al Stephen Curry de Davidson para liderar a Oklahoma hacia uno de los upsets de la temporada.

“Nunca me había enfrentado a un base freshman de ese nivel”, confesaba Gregg Marshall.

Young ha conseguido encandilar a Estados Unidos desde su perfil de jugador débil físicamente que domina desde la técnica y la determinación. Su rango NBA se combina con una confianza implacable, y su desborde en espacios reducidos con unas lecturas fascinantes. Una sensación de amenaza permanente respaldadas por números propios de los mayores.

espn.com

Su condición de realidad ha conducido irremediablemente a pensar en dónde pueden estar sus límites. La NBA ya ha activado el radar y la expectación en cada partido de los Sooners va a ser máxima. Young, mientras tanto, acumula siete partidos seguidos con más de 28 puntos y cuatro con más de 9 asistencias. Un creador total dispuesto a hacer historia en el baloncesto colegial.

UNC GREENSBORO: Pese a que sea un poco extraño tener a los Spartans en esta sección semanal, la ocasión lo merece. El español Francis Alonso sigue rompiendo barreras en su estancia en el equipo de North Carolina, primero tumbaron a UNCW en su casa con un buen partido del español pero lo que realmente les hace ocupar este hueco en nuestra crónica es la hazaña que consiguieron 4 días después donde, tras todo pronóstico y desafiando a la historia, visitaron la cancha del Wolfpack de NCST y saldaron su visita con una victoria en su casillero, la primera en toda la historia del programa con un gran partido del malagueño, algo que nos tiene ya bastante malacostumbrados. No olvidar tampoco unas líneas para ASU, que consiguió votos para estar #1 de la AP por primera vez desde los 60.

FLORIDA GATORS: Lo que todos creíamos como la alternativa más factible a llevarse el título de la SEC en caso de UK o Aggies fallasen, se va diluyendo cada día un poco más. Una victoria en los últimos cinco partidos hacen saltar las alarmas en el equipo de un Mike White que cada día que pasa ve como su conjunto se convierte más y más dependiente del buen hacer que pueda tener su backcourt compuesto por Chiozza y Hudson. Con un KeVaughn Allen desaparecido y un Koulechov irreconocible, los de Florida van a necesitar de una metamorfosis kafkiana si quieren optar a algo en la Southeastern.

  • Steve Pikiell (Rutgers): Los Scarlet Knights ya habían mostrado razones para ser optimistas, pero las justificaron todas el pasado sábado. Rutgers protagonizó una de las campanadas de la temporada tumbando a Seton Hall y dando buena cuenta del gran trabajo de su entrenador, que ha reconstruido un programa en ruinas dando forma a una de las mejores defensas del país.

 

  • Rick Pitino: No, la batalla legal entre Rick Pitino y Louisville está aún lejos de acabarse. Un mes después de que el entrenador demandara a su ex equipo por rotura ilícita del contrato, la universidad ha hecho lo propio por daños y perjuicios. Otro capítulo mas en un litigio que apenas acaba de empezar.

 

  • Rick Barnes (Tennessee): Puestos a hablar de entrenadores hay que mencionar lo que está ocurriendo en Knoxville. Por primera vez desde tiempos de Bruce Pearl el Thompson Boling Arena puso el cartel de aforo completo en el encuentro ante North Carolina. Los Vols cayeron, pero demostraron que van a dar mucha guerra en la SEC, y buena parte de culpa la tiene un Barnes que le ha lavado la cara al programa.

Estamos posiblemente ante una de las semanas más completas de nuestros representantes al otro lado del charco. Los honores los ha vuelto a hacer un Francis Alonso que ha llevado a UNC Greensboro a ser una de las grandes sensaciones entre las mid majors. Aunque sus 19 puntos pusieron tierra de por medio ante UNC Wilmington, el malagueño alcanzó una de sus mejores versiones  en el sorprendente triunfo de los Spartans ante North Carolina State. 17 puntos, 6 asistencias y 4 robos de balón para seguir firmando una temporada de ensueño.

Resultado de imagen de yankuba sima oklahoma state

Una temporada que por fin empieza para Yankuba Sima. El transfer de St. Johns por fin pudo debutar con Oklahoma State, y además, con otro upset. Los Cowboys tumbaron a Florida State con 5 puntos y 3 rebotes del pivot gerundense, del que se espera un impacto inmediato con los suyos. Algo que poco a poco empieza a tener Joshua Tomaic. Los destellos de la pasada semana se culminaron con 7 puntos y 8 rebotes en la contundente victoria de Maryland ante Catholic University.

Manny Suarez también se ha ganado su cuota de protagonismo. Tras varios partidos en un segundo plano, el hispano chileno cuajó uno de sus mejores partidos en las filas de los Creighton Bluejays con 10 puntos y 6 rebotes en el triunfo ante Maryland Eastern Shore. Números a los que aspira registrar con regularidad Jaume Sorolla, que poco a poco empieza a ganar consistencia en la rotación interior de Valparaiso con 5.3 puntos y 4 rebotes en casi 17 minutos por encuentro.

 

  • Matt Mobley (St. Bonaventure) firmó uno de los game winners de la semana ante Vermont:

  • Lonnie Walker (Miami) empieza a mostrar todo su potencial:

  • Zach Smith (Texas Tech) dejó uno de los mates de la semana: