Hace dos días conocíamos que Pat Ewing será entrenador asistente en los Charlotte Bobcats, uniéndose así a su némesis en las pistas durante mucho tiempo, Michael Jordan.Pero esta unión podría haberse producido mucho antes.

En una entrevista en un programa de radio, el ex pívot principalmente de Georgetown Hoyas y New York Knicks explicaba que conoció a Jordan en una visita a North Carolina cuando estaba estudiando a qué programa universitario apuntarse.

“Michael ha estado haciendo trash talk conmigo desde el primer día que le conocí en una visita a North Carolina” explicaba Ewing al Show de Dan Patrick. “No hacía más que decirme que iba a machar sobre mí, o que yo no podría machacar sobre él. Ahora somos, bueno, iba a decir compañeros, pero no estoy seguro de si el trash talking acabará”.

Pero no fueron las provocaciones de Michael Jordan las que evitaron que terminase haciendo pareja en la universidad con Pat Ewing. Fue algo mucho más polémico en aquella época.

“Sabes, estuve cerca, estuve cerca” respondía Ewing a la pregunta de si pudo haber jugado en North Carolina. “North Carolina era una universidad muy buena, pero cuando fui, me alojaron en el Hotel Carolina Inn y había una gran manifestación del Ku Klux Klan en North Carolina cuando estuve. Y me dije a mi mismo ‘¿sabes qué? No voy a venir aquí”.

El presentador, Dan Patrick, insistió: “Entonces, ¿la razón principal (por la que no fuiste a North Carolina) fue una manifestación del Ku Klux Klan?”

Y Ewing sentenció: “Era una gran manifestación, tío”.

El nuevo entrenador asistente de los Bobcats explicó también que después de ver aquello hasta el sonido de los grillos le asustaba esa noche.

Como bien apuntan desde el blog de Yahoo Ball Don’t Lie, hace unos meses Earl “The Pearl” Monroe contó una historia similar relacionada también con el KKK. Monroe iba a ser traspasado a Indiana, pero logró evitar que lo hicieran después de que, en una visita a la ciudad, los jugadores negros de los Pacers le contaran que llevaban armas para protegerse porque “tienen al Ku Klux Klan en todos los sitios aquí en Indianapolis, y en la ciudad también”. La historia de Monroe sucedió 9 años antes que la de Ewing, en 1971.

Ewing terminó recalando en los Georgetown Hoyas, donde lideró al equipo a tres finales universitarias y un título de Campeón de la NCAA en 1984, y se ganó ser el nº 1 del Draft de 1985.

Quién sabe cómo podría haber cambiado la historia si no llega a ser por aquella gran manifestación del Ku Klux Klan.