La temporada universitaria empieza a coger forma. Llegan los torneos non conference, y con ellos, los golpes sobre la mesa, las pruebas de nivel y los primeros duelos de altura. A falta de sobresaltos, unos optaron por ofrecer su carta de presentación, otros por enseñar los dientes. Duke fue de los segundos.

Grayson Allen tumba a los Spartans

El mejor partido que se puede ver hoy en el baloncesto universitario. Al menos sobre el papel, porque así lo dicen los rankings y sobre todo el plantel de protagonistas. El Champions Classic enfrentaba a Duke y Michigan State con la premisa de consolidar candidaturas y no dejó indiferente a nadie. Como tampoco nadie esperaba la defensa en zona de Coach K.

Si bien las muñecas no estaban afinadas, los Spartans respondieron con pluralidad y fluidez. La que precisamente le faltaba a unos Blue Devils firmes en su planteamiento pero faltos de claridad. El primer golpe llegaría pronto, y más concretamente al ojo de Marvin Bagley. Apenas diez minutos y la principal atracción del partido quedaba fuera de combate. Sin embargo, lejos de ser un obstáculo fue un empujón para una Duke que supo encontrar soluciones. La primera fue el rebote. Wendell Carter y Javin DeLaurier hicieron de la necesidad una virtud y compensaron la falta de acierto con dominio bajo los aros.

La segunda se llamaba Grayson Allen. El senior asumió las riendas con una determinación que no se apagaría hasta la bocina final. Con Miles Bridges controlado y el desacierto del dúo Winston-Langford, tuvo que ser un freshman quien mantuviese a flote a los de Izzo. Jaren Jackson Jr. justificó las expectativas a base de versatilidad y amenaza exterior. Suficiente para llegar al descanso con la igualdad como patrón.

Resultado de imagen de miles bridges duke

A la salida de los vestuarios el guion fue similar pero con la consagración del actor principal. Tras frenar las acometidas de Bridges, Grayson Allen continuó con su exhibición desde perímetro para poner tierra de por medio. Él se llevaba los focos, pero su despliegue no se podía entender sin Trevon Duval. Aunque el novato dejaba entrever sus problemas con el tiro, su intuición atrás y su excelente capacidad de dirección llevaron a Duke controlar el partido cuando se avistaba la recta final.

Hasta que el gen competitivo de Michigan State dijo lo contrario. Bridges regulaba su puntería desde fuera y Nick Ward empezó a leer sus ventajas bajo los aros. Argumentos que junto al mando de Tum Tum Nairn serían suficientes para volver a revolucionar el encuentro. Miles Bridges y Grayson Allen habían hecho olvidar la pérdida de Bagley, pero como buen duelo de pistoleros, solo podía quedar uno.

Y ese fue el dukie. Sus ansias por redimirse se hacían notar cada vez que tenía el balón en las manos. Solo que en lugar de controversias esta vez solo había un tubo hasta el aro. Todo el mundo esperaba un show de novatos, y sin embargo, fueron los 37 puntos (y 7 triples) de un senior los que pusieron todo patas arriba. Los Blue Devils golpean primero.

La veteranía de Kansas puede con Kentucky

La otra parte del Champions Classic veía como Kentucky y Kansas se medían entre sí, una batalla de estilos, Self contra Calipari, veteranía contra juventud.

Desde un principio ambos equipos salieron con todas sus armas encima de la mesa, la inclusión de Quade Green en el 5 inicial intentaba superar los males que los Wildcats tenían en estático y por su parte, Kansas tenía que buscar la manera de suplir a su interior estrella, Billy Preston sancionado en el momento. Pese a que ambos equipos se mostraban parejos en el encuentro, Kentucky sufría una dependencia extrema de Kevin Knox, ya que era el único que podía romper la defensa de Kansas, aunque se mostraba decisivo muy solo, aun así un mal partido de Devonte Graham permitía a los Wildcats estar dentro del partido al descanso.

Resultado de imagen de kansas kentucky champions classic

Los síntomas se agravaban en la segunda parte y con un PJ Washington irreconocible (2 puntos y 2 rebotes), un Quade Green que parecía más concentrado en defender que en tener un buen día en ataque, agotando a Vick y a Graham pero olvidado en lo ofensivo y un Hamidou Diallo que no tuvo su mejor día, pero que pudo emparejarse con Malik Newman en un duelo más que interesante.

La coralidad del quinteto de Kansas fue la clave para llevarse el encuentro, ya que salvo Vick que se quedó en 9 tantos y la sangre fría de tanto Newman y Graham impolutos desde la línea de tiros libres, pudieron sellar el encuentro y conseguir una victoria más que importante para coger fuelle y confianza.

Virginia y Texas Tech asoman la cabeza

Hay cosas que no cambian y la solidez de Virginia es una de ellas. Tony Bennett ha vuelto a hacer de sus Cavaliers uno de los equipos más disciplinados del país. Con la defensa por bandera y la habitual irrupción de nuevas referencias, VCU fue víctima de su llamada de atención. El primer factor les sumió en un mar de perdidas y la segunda, con nombre propio, les sepultó en los minutos finales. Tras los destellos de su temporada freshman, Kyle Guy se erigió como uno de los jugadores a seguir de la ACC a base de triples y descaro.

Sin London Perrantes en Virginia necesitan de un nuevo líder y Guy tiene todos los ingredientes para coger las riendas. Talento puro en ataque ahora moldeado bajo las exigencias de un equipo que sin las expectativas de otros años quiere hacer el mismo ruido de siempre. Las sensaciones de la victoria ante los Rams se consumaron ante una Monmouth incapaz de desplegar su habitual huracán ofensivo. Cuatro partidos, cuatro triunfos y apenas 55 puntos recibidos en cada una de ellas.

Otro equipo cómodo volando bajo el radar es Texas Tech. Los Raiders tenían en el Hall of Fame Tip Off una oportunidad para exhibir sus virtudes y no la desaprovecharon. Tanto Boston College como Northwestern sufrieron la misma pauta: exigencia física, consistencia atrás, profundidad de alternativas y un excelente Keenan Evans. Chris Beard parece haber dado la tecla con un plantel experimentado capaz de competirle a cualquiera por energía e intensidad. Ante los Eagles demostraron su consistencia, pero ante los Wildcats se gustaron como pocos a estas alturas. Si bien la defensa de los de Chris Collins está dejando mucho que desear en este inicio de temporada, Texas Tech ya ha presentado argumentos para estar en el Gran Baile.

Bluiett y Macura asaltan Wisconsin

Sin duda, uno de los tapados este año para repetir lo exitoso de su campaña pasada es Xavier, que intentarán volver a llegar hasta las profundidades del torneo final y porque no, colarse en la puja por la Big East con Nova y Seton Hall.

Con los focos centrados en Ethan Happ y Trevon Bluiett manteniendo una batalla con competencias de NPOY, el peso del partido recaería en los secundarios de ambos equipos y como bien sabemos, en Xavier hay más de uno o dos que debemos tener en cuenta. El verdugo de los Badgers sería nada más y nada menos que un JP Macura que volvía a sacar a relucir su condición de escudero perfecto y de ser uno de los jugadores más underrated de toda la nación. Sus 20 puntos y 8 rebotes casi alcanzaron el tope de su equipo y supo ser el catalizador para que finalmente Bluiett pudiera terminar con la vida de los Badgers en el último momento, siendo trabajador y sobretodo muy eficiente en cancha.

XAVIER MUSKETEERS: Su victoria ante Wisconsin nos hace creer un poquito más en los Musketeers. Un equipo del que nadie poseía unas grandes expectativas antes de que la campaña comenzase pero que sin embargo, ha sabido rehacerse a las bajas de jugadores como Christon y Gaston, haciendo un bloque fuerte y muy bien capitaneado por uno de los dúos más interesantes de la nación en Bluiett y Macura. 3-0 de momento y con capacidad de seguir aumentando su racha y llegar con buena forma al día 29, donde jugarán ante Baylor y Cincy de manera casi seguida.

LA NCAA: Una vez más, la NCAA sigue demostrando su excentricidad respecto a las sanciones que aplican a sus jugadores. Finalmente, la competición liberó tanto a Braxton Beverly como a Collin Sexton para poder jugar, pero a la vez nos quitó de manera indefinida a Billy Preston(Kansas) e incluso llegaron a castigar al escolta estrella de Houston, Rob Gray por jugar en una ”Church league” y al base de Uconn Jalen Adams, por un supuesto incidente tras conducir una moto por el campus de los Huskies.

  • Grayson Allen (Duke): Sabes que las cosas van bien para Grayson Allen cuando sólo se habla de baloncesto. Después de un año de controversias, el senior ha conseguido camuflarse entre la camada de freshmen de Durham para volver a ser una de las armas más decisivas de la NCAA. Se espera que sus 37 puntos ante Michigan State sean la culminación de un cambio de mentalidad y el principio de una temporada para el recuerdo. Su liderazgo pondrá el techo de los Blue Devils.

 

  • Jordan Murphy (Minnesota): Pocos equipos tienen mayor potencial físico que los Golden Gophers y Jordan Murphy es uno de los culpables. Sus partidos se cuentan por dobles dobles y sus números avisan de una de las sensaciones de la temporada. 25.3 puntos y 13.3 rebotes por noche apuntalan un estado de forma superlativo. Su contundencia bajo aros se completa con la intimidación de Reggie Lynch o los talentos de Amir Coffey y Nate Mason.

  • Keenan Evans (Texas Tech): Aunque el dominio de Kansas en la Big 12 vuelve a parecer incontestable, los Raiders también quieren ofrecerse como alternativa. Aunque el fondo de armario está convirtiéndose en seña de identidad, el buen inicio de Texas Tech no puede entenderse sin Keenan Evans. 29 puntos ante Boston College y 25 frente a Nortwestern le erigen como uno de los exteriores más infravalorados del país.

 

  • Ben Lammers (Georgia Tech): Muchos apuntaban a su explosión esta temporada pero tal no vez no con este grado de inmediatez. Las suspensiones de Josh Okogie y Tadric Jackson han propiciado el paso adelante de un Ben Lammers que ha demostrado una solvencia brillante para erigirse como referencia. Uno de los interiores más sólidos en lo que llevamos de curso, tanto por su efectividad en ataque como por su intimidación atrás.

 

  • Jordan McLaughlin (USC): Todas las expectativas en torno a los Trojans están justificadas. La combinación de experiencia, talento ofensivo y artillería atlética les convierten en uno de los grandes atractivos del curso. La suspensión de DeAnthony Melton por su posible implicación en el escándalo del FBI no ha impedido la primera declaración de intenciones. Especialmente de McLaughlin. El base ha dejado de lado el caos para consolidarse como líder de los suyos. Con sus 32 puntos llegó el primer triunfo de prestigio (y en la prórroga) ante una Vanderbilt muy bien armada.

Los españoles ya se han contagiado del frenesí inicial. Las sensaciones son dispares pero la pauta afirma que hay minutos y oportunidades. A quien no le faltan es a Francis Alonso, que supo reponerse al desacierto de los dos primeros encuentros con 13 puntos y 3 asistencias en la contundente victoria de UNC Greensboro ante Ferrum. Unos números que se convirtieron en rutina el curso pasado y que bien podrían aumentar muy pronto.

Situación que quiere emular Jaume Sorolla. El pivot de Tortosa ya se ha liberado de su sanción y empieza a entrar en el ritmo de los Crusaders. Su debut, con 8 puntos en 15 minutos, demuestra que sin Alec Peters debería tener más peso en la rotación de Matt Lotich. Algo que ya ha conseguido Manny Suarez en Creighton. El hispano-chileno tuvo un papel destacado en el importante triunfo de los Bluejays ante Northwestern con 8 puntos y 5 rebotes saliendo desde el banco.

No han faltado buenas noticias durante la semana. Acoydan McCarty y Ferran Bernacer están contando con la confianza de su técnico, y aunque los resultados no terminan de acompañar en Austin Peay, el dúo español pudo sumar en la única victoria de los Governors hasta la fecha. 5 puntos, 5 rebotes y 3 puntos, 2 rebotes respectivamente en la cómoda victoria ante Oakland City.

La falta de minutos para Andrew Ramirez en Hartford o de Joshua Tomaic en Maryland se ha compensado por dos vías. Por un lado, el debut de Javier Langarica con George Washington en la derrota de los Colonials frente a Florida State, y por otro, el mejor partido de la carrera universitaria de Jon Ander Cuadra. El senior de Campbell se unió a la fiesta de los Camels 14 puntos  sin fallo (3/3 en triples) en el triunfo de los Camels frente a Columbia International.

Aquí uno de sus tres triples en el partido:

 

  • Dylan Frye (Bowling Green) derrotó a Florida Gulf Coast en el último suspiro:

 

  • Colorado también se apuntó al drama con este game winner de McKinley Wright: 

 

  • John Petty protagonizó una de las actuaciones de la temporada con diez triples ante Alabama A&M: 

 

  • Kenny Wooten ya deja destellos como freshman en Eugene:

 

  • En St. John’s el espectáculo acompana a los resultados: