20 de Abril de 2012. Aquel día se podría decir que comenzó la pesadilla en Orlando. Dwight Howard pasaba por el quirófano para reparar una hernia discal que estuvo limitándole durante una parte no despreciable de la campaña 2011-12. Pese a ello, y pese al descontento que el pívot comenzó a mostrar con la propia franquicia de los Magic, parecía poco probable que el jugador estrella del equipo que por aquel entonces entrenaba aún Stan Van Gundy fuera a abandonar el estado de Florida rumbo a otra franquicia con, aparentemente, mejor futuro deportivo. Pese a todo los Magic finalizaron sextos aquel año en la Conferencia Este, con un récord nada despreciable de 37-29, si bien cayeron en Primera Ronda 4-1 ante unos Indiana Pacers que comenzaban a asomar cabeza por el Este.

Un mes después, ya con la temporada finalizada, Stan Van Gundy fue despedido en un claro gesto para contentar a un Dwight Howard que llevaba semanas pidiendo su salida. Se podría decir que salía por la puerta de atrás el entrenador que los había llevado a PO en sus 5 temporadas al frente de la franquicia, con una visita a las Finales de 2009 incluida. Para sustituirle, el 28 de Junio se anunció la contratación de Jacque Vaughn, hasta entonces asistente de Gregg Popovich en los Spurs.

Sin embargo, todo lo realizado en aquel verano de 2012 para tratar de que Howard permaneciese en Orlando fue en vano. El 10 de Agosto se oficializaba su traspaso a Los Angeles Lakers, en un movimiento que afectó a 4 equipos y 11 jugadores, además de varias rondas de Draft.

In a 4-team trade, the Orlando Magic traded Dwight Howard, Earl Clark and Chris Duhon to the Los Angeles Lakers; the Denver Nuggets traded Arron Afflalo, Al Harrington, a 2013 2nd round draft pick (Romero Osby was later selected) and a 2014 1st round draft pick (Dario Saric was later selected) to the Orlando Magic; the Los Angeles Lakers traded Christian Eyenga, Josh McRoberts and a future 1st round draft pick to the Orlando Magic; the Los Angeles Lakers traded Andrew Bynum to the Philadelphia 76ers; the Orlando Magic traded Jason Richardson to the Philadelphia 76ers; the Philadelphia 76ers traded Andre Iguodala to the Denver Nuggets; and the Philadelphia 76ers traded Maurice Harkless, Nikola Vucevic and a future 1st round draft pick to the Orlando Magic.

(1st Round pick from PHI to ORL was eventually traded back to PHI. 1st-Rd pick from LAL to ORL turns into 2017 & 2018 2nd-Rd picks if Lakers 1st-Rd pick traded to PHO/PHI does not convey by 2017).

Comenzaba la reconstrucción en Orlando. A su favor hay que decir que supieron sacar varias piezas de valor en aquel múltiple intercambio, trayendo a jugadores consolidados como Arron Afflalo, jóvenes con futuro como Mo Harkless o Nik Vucevic y veteranos a priori aprovechables como McRoberts o Harrington, además de varias rondas de Draft. De hecho, hubo varias valoraciones que se realizaron de este traspaso algunos veranos después en los que los Magic salían como claros beneficiarios del mismo, una vez se comprobó que Dwight Howard apenas aguantó un año en LA, al igual que Andre Iguodala en Denver o que Andrew Bynum en Philadelphia.

A todo lo anterior había que sumarle la adición de otros dos interiores en el Draft de 2012: Andrew Nicholson con el #19 y Kyle O’Quinn con el #49. Mientras, en el capítulo de salidas no hay que olvidar que Ryan Anderson fue enviado a New Orleans Hornets en un S&T con Gustavo Ayon.

Con muchos cambios en el roster, pero con un aparente buen futuro por delante y liderados por los ya consolidados Arron Afflalo y Jameer Nelson y el recién llegado Nikola Vucevic, se finalizó la primera campaña post-Howard con un récord de 20-62, el peor de la Liga. Como “premio”, el número dos del Draft de aquel ya lejano 2013, que venía a ser uno de los menos cargados de talento de los últimos años. Y entretando, continuaron añadiendo talento joven (a la par que se desprendían de expirings) con el traspaso con Milwaukee en el Deadline de Febrero de 2013 de JJ Redick junto a Ayon e Ish Smith a cambio de Tobias Harris, Doron Lamb y Beno Udrih.

Llegó Junio, y con él la elección de Victor Oladipo con el #2 y Romero Osby con el #51. Por lo demás, el verano fue tranquilo, con la vista puesta en la siguiente campaña y con la idea de seguir profundizando en la reconstrucción de la franquicia.

Para la 2013-14 al menos consiguieron acabar perfilando un quinteto titular nada desdeñable, con Jameer Nelson, Victor Oladipo (una vez descartada la idea de hacerlo jugar de PG), Arron Afflalo, Tobias Harris y Nikola Vucevic. Además, los jóvenes Harkless, O’Quinn, Nicholson y E’Twaun Moore (firmado como FA el verano anterior) iban teniendo minutos saliendo desde el banquillo. El resultado al final de la temporada fue muy similar al de la anterior: 23-59. En cambio, y para alegría de muchos, se llegaba al Draft de 2014 (que se presentaba, esta vez sí, incluso como el mejor desde 2003) con dos elecciones: el número 4 (propio) y el número 12 (vía Denver, fruto del traspaso de Howard). Dichas elecciones fueron utilizadas para “completar”, en lo que a jugadores jóvenes se refiere, su quinteto titular, ya que con el #4 seleccionaron a Aaron Gordon y con el #12, a Dario Saric, a quien traspasaron inmediatamente a Philadelphia junto a una Segunda Ronda de 2015 y una Primera Ronda de 2017 a cambio de Elfrid Payton.

No había finalizado aún el mes de Junio de 2014 y se anunciaron otros dos movimientos que iban en la línea de lo señalado previamente: Jameer Nelson era cortado, poniendo fin a 10 temporadas en la franquicia de Florida, y Arron Afflalo era traspasado nuevamente a Denver a cambio de Evan Fournier.

Resultado de imagen de elfrid payton draft

Ya sí se podía decir que tenían todos los mimbres para comenzar a desarrollar, a pleno rendimiento, un núcleo joven sobresaliente que sólo necesitaba ganar experiencia para comenzar a despuntar en la Liga. Oladipo, Harris y Vucevic continuaron mostrando un gran nivel como titulares, y a ellos se añadieron Elfrid Payton y Evan Fournier. Channing Frye, adquirido ese verano, fue el sexto hombre en la rotación, mientras que (de forma sorprendente) veteranos prácticamente de vuelta de todo como Ben Gordon y Willie Green restaron minutos a otros jugadores como el rookie Aaron Gordon o Mo Harkless.

Al finalizar la 2014-15, récord de 25-57 y de nuevo pick alto para el siguiente Draft. Pero hubo una novedad: Jacque Vaughn fue despedido y los últimos 30 partidos de Temporada Regular fueron dirigidos por James Borrego, hasta entonces asistente, que asumiría la tarea de entrenador interino hasta que se encontrara un nuevo inquilino para el banquillo, algo que hicieron a finales de Mayo con la sorprendente contratación de Scott Skiles.

En el Draft de 2015 fue escogido con el #5 Mario Hezonja, elección que tenía ciertos “claroscuros” pues, si bien necesitaban urgentemente tiro exterior, el puesto de escolta titular tenía nombre y apellidos con la figura de Victor Oladipo (además de contar también en la plantilla con Evan Fournier).

Payton, Oladipo, Hezonja, Gordon, Harris y Vucevic como aparente “core” del equipo, junto a Evan Fournier. Con estos ingredientes y otros secundarios para hacer el trabajo sucio (especialmente interior) sólo cabía, al igual que el año anterior, comenzar de una vez a rodar y consolidar al equipo como una de las mejores plantillas de futuro de la Liga junto a los Minnesota Timberwolves.

Escasos días después del Draft comenzaron las salidas de otros jóvenes más secundarios: Mo Harkless era traspasado a Portland por una Segunda Ronda de 2020 top-55 protegida y Kyle O’Quinn ponía rumbo a New York a cambio de dinero. Compensaron en cierto modo, eso sí, con la llegada de Shabazz Napier a cambio de una Segunda Ronda de 2016 también protegida top-55.

Pero ya en Febrero, y de forma sorprendente, traspasaron al recién renovado el verano anterior Tobias Harris a Detroit a cambio de Ersan Ilyasova y el expiring de Brandon Jennings. Además. Channing Frye era enviado a Cleveland a cambio de Jared Cunningham y una Segunda Ronda de 2016. Eso sí, parecía que el puesto de PF de la franquicia iba a tener un claro dueño a partir de ahora: el ex de Arizona Aaron Gordon.

Resultado de imagen de tobias harris trade

La temporada 2015-16 finalizó con un prometedor 35-47, pero al poco de concluir la misma Scott Skiles presentaba su dimisión como entrenador del equipo. El sustituto, anunciado una semana después, a priori no podía ser mejor: un Frank Vogel que venía de hacer una excelente labor en Indiana Pacers, compitiendo en su día por la hegemonía del Este con los Heat de LeBron James.

Pero tras la alegría de la contratación de Vogel tuvo lugar un movimiento que desconcertó a todos y parecía, de cierta forma, dar un vuelco a la línea que se había estado manteniendo en las últimas campañas en lo que a configuración de la plantilla se refiere: tras draftear con el #11 a Domantas Sabonis, éste fue inmediatamente traspasado a OKC junto a Victor Oladipo y Ersan Ilyasova a cambio de un Serge Ibaka que finalizaba contrato en el verano de 2017. Los Magic se deshacían de una de sus principales apuestas de los últimos años para traer el expiring de un Ibaka que, si bien podía parecer que encajaba a la perfección con el estilo de juego del nuevo técnico, iba a tener como “competencia” en los puestos interiores a Nik Vucevic, el fichado semanas después Bismack Biyombo y, además, Aaron Gordon y Jeff Green, este último también adquirido posteriormente en el mercado de FA de ese mercado estival.

Para acabar de apuntalar la plantilla sí realizaron movimientos que tenían sentido dada la necesidad de tiro exterior que venían arrastrando en las últimas campañas, trayendo a Jodie Meeks de Detroit a cambio de una Segunda Ronda de 2019, firmando a DJ Augustin como Agente Libre y renovando a Evan Fournier. Se compensaba así en cierto modo con más jugadores exteriores un roster sobrepoblado en sus puestos interiores.

Resultado de imagen de frank vogel orlando magic

Comenzó el tan esperado curso 2016-17, pero las cosas no fueron como se esperaban. Vogel no acababa de tener clara una rotación sobre la cual desarrollar su estilo de juego, y las entradas y salidas del cinco inicial de la mayoría de la plantilla fueron la tónica durante todo el año: hasta 10 jugadores disputaron más de 10 partidos como titulares, siendo curiosamente Serge Ibaka el único indiscutible en el quinteto (disputó como titular los 56 partidos en los que se enfundó la elástica de los Magic).

El último partido que disputó el jugador español fue el 13 de Febrero ante los Heat y, para entonces, los rumores sobre su posible no renovación en verano cobraban cada vez más fuerza (hecho al cual no ayudaba el récord que ostentaba la franquicia de Florida hasta la fecha de 21-36). Ante la más que posible marcha de Ibaka a cambio de nada en verano después de todo lo entregado a los Thunder 8 meses antes para hacerse con sus servicios, Rob Henningan, en uno de sus últimos servicios como GM de Orlando, lo traspasó a Toronto a cambio de Terrence Ross y una Primera Ronda de 2017 (que será el próximo número #25 del Draft).

Así pues, resumiendo, la franquicia de Florida había convertido el pick 11 del Draft de 2016 y Victor Oladipo (#2 de 2013) en Terrence Ross y el pick 25 del próximo Draft. Un negocio poco rentable para un equipo que escasos meses antes comenzaba a tener presente y, obviamente, mucho futuro gracias a la corta edad de su plantilla, las elecciones altas de Draft de las que aún iban a disponer y la gran cantidad de dinero que iban a tener libre para ofrecer a Agentes Libres.

Como consecuencia lógica de todo esto, Matt Lloyd fue nombrado GM interino tras despedir a Henningan el 13 de Abril, justo un día después de que finalizara la Regular Season. Y ya en Mayo finalizaban la reestructuración de su “front office” con la firma de John Hammond como GM, que hasta entonces y desde 2008 estaba desempeñando dicho puesto en los Milwaukee Bucks, y de Jeff Weltman como presidente de operaciones.

Y serán estos dos hombres sobre quienes recaiga la responsabilidad de poner fin a un lustro de idas y venidas y, de una vez por todas, convertir a Orlando en una realidad en lugar de una eterna promesa. A pesar de los errores de los últimos meses, siguen contando con una gran cantidad de talento joven sobre el cual terminar de construir una plantilla que pueda comenzar a ser competitiva en el Este. Y con ellos y con Frank Vogel, todavía cabe mantener la esperanza de que ello pase a ser una realidad en un futuro más próximo que lejano.