Hasta el último partido, en el que LeBron dejó claro (gracias también al triunfo de su equipo) que no había discusión posible en cuanto a quién sería el MVP, eran varios los nombres que se manejaban de cara a llevarse el único premio individual que otorga la NBA en los playoffs.

El abanico de candidatos era grande, y mucho dependía de lo que pasase en ese Game 7, pero por supuesto había también que contemplar los 6 partidos anteriores, y en ellos el nombre de Danny Green había sido de los más mencionados.

Danny Green ha sido sin duda alguna una de las revelaciones de las finales de la NBA, posiblemente junto con Kawhi Leonard. Un “¡bang!” tras otro, Green fue anotando triples sin parar hasta llegar a los 25 (de 38) en el quinto partido de la serie,  batiendo el récord histórico de triples en unas finales que tenía en su poder Ray Allen con 23.

Varios compañeros como Tony Parker no entendían como los Heat seguían permitiendo esa situación: “No puedo creer que el todavía siga tirando abierto en este momento en estas series.”

Todo hacía presagiar que Green seguiría mostrándose efectivo desde el perímetro y sería capaz de establecer nuevos récords con respecto a anotación en tiros de tres, pero la situación cambió junto con la de su equipo.  Y es que si su porcentaje de acierto en los 5 primeros partidos había sido del 66%, sus 1 de 5 y 1 de 6 en estos dos últimos partidos respectivamente lo han bajado al 55% (27 de 49).

Estos malos porcentajes en los dos últimos partidos le han llevado a terminar con un 48% en triples en los playoffs (55 de 114), no pudiendo convertirse en el único jugador en la historia en tener más de un 50% en triples en unos playoffs tirando 50 o más.

Su entrenador, Gregg Popovich, consciente de que Green podía ser una de las claves de la final, le animó a seguir a pesar de los fallos que tuvo a lo largo de la eliminatoria “No me importa lo que tires, no me importa lo que falles. Sigue.”

Danny también se ha quedado a las puertas de romper otros tres récords en estas finales:

– Récord histórico de triples anotados en unos playoffs, que posee Reggie Miller con 58 en el año 2000. El jugador de los Spurs se quedó en 55.

– Récord histórico de triples en una serie de playoffs, actualmente compartido por Dennis Scott y Ray Allen con 28. Green se quedó solamente a uno (27).

– Récord histórico de triples en un partido de unas Finales que ostenta también Ray Allen con 8 (hizo 8 de 11 en 2010 contra los Lakers). Danny Green se quedó también a un triple de igualar el récord. Sus 7 triples le sirvieron para empatar con Scottie Pippen, Ray Allen, Mike Miller y Kenny Smith.

Pasarán los años y muchos se olvidarán de la historia de Danny Green, un jugador que pasó de anotar 6 triples en su primera temporada en la NBA a hacer temblar los récords de los mejores triplistas de todos los tiempos. Un jugador que llevó a su equipo a soñar en derrotar a los Heat, que llevó al mismísimo LeBron James a temblar por su corona.