Mi entrada, en la tercera gradería

Hace aproximadamente un año, y en mitad del Lockout, saltó la noticia de que los Dallas Mavericks jugarían en 2012 en España, y desde el primer momento tuve claro que había que ir.

Las entradas salieron a la venta el día 9 de julio, unos días después de que saliesen las entradas de la cita de Berlín y se agotasen en 5 minutos. Viendo la rapidez con la que se vendieron las entradas en Alemania tomé la decisión de comprar la entrada lo antes posible, y así lo hice el día 11 de julio. Una semana antes del encuentro aún había miles de entradas libres, y si el San Jordi terminó por llenarse fue porque vendieron los tickets con grandes descuentos.

También tenía la esperanza de lograr una acreditación como prensa para el partido, ya fuese con D-Mavs o, sobre todo, con BasketAmericano, teniendo en cuenta que ya habíamos sido acreditados en partidos NBA en Estados Unidos y en todos los eventos del NBA 3X de este verano. Aun así, decidí comprar la entrada por si acaso no lograba la acreditación, y en esto no me equivoqué. Una semana antes del partido me confirmaron que no estaría acreditado, y mi insistencia no tuvo éxito.

Sin embargo, y gracias a Gonzalo de Melo de Tinkle (@gonzalodemelo), sí que nos acreditaron por BasketAmericano para la Fan Zone, con la oportunidad de entrevistar, en principio, a Peja Stojakovic y Detlef Schrempf.

Lunes 8 de octubre

Aunque mi vuelo no salía hasta las 15:50, estuve toda la mañana pendiente del móvil. Había un entrenamiento de los Dallas Mavericks abierto a medios al que estábamos invitados, y al no llegar yo a tiempo había mandado a dos compañeros de BasketAmericano, Martín Sagüés y Óscar Periz (@OscarPerizHoops) a cubrir la práctica.

Dirk en el entrenamiento de la mañana

Mientras esperaba para embarcar, me llamó Martín para contarme que todo había ido genial por la mañana y para confirmarme que iría a buscarme al aeropuerto, y que lo haría con Marco Conti (@Marco_Conti91), un joven periodista italiano y fan de los Dallas Mavericks que se había unido a él.

Llegué a Barcelona a las 17:00 tras un vuelo sin complicaciones con RyanAir (lo juro). Allí estaban Martín y Marco, y tras las debidas presentaciones, cogimos un taxi para ir rápidamente a mi albergue a hacer el check-in, y después el metro para llegar a la Fan Zone. Una vez allí se nos unió Óscar, y Gonzalo de Melo nos recibió muy amablemente para después invitarnos a que nos acomodásemos en la zona de prensa. Había refrescos gratis y algo para picar, cosa que impresionó a nuestro compañero italiano.

Nuestro objetivo era entrevistar a Peja Stojakovic y Detlef Schrempf, quienes estaban colaborando y participando en la Fan Zone, y allí esperamos. Mientras veíamos los diferentes concursos de habilidades y respondíamos lo que sabíamos a las preguntas del Trivial NBA, Martin y Óscar me enseñaron las fotos y los vídeos que habían hecho por la mañana, a lo cual respondí muriéndome de envidia. Además hablamos un poco con Audie Norris, quien estaba disfrutando de las actividades en la zona de prensa.

También apareció por allí Pau Martorell, (@paumartorell, Ultimate NBA), con quien ya había acordado quedar, y ultimamos detalles para vernos al día siguiente junto a David (Aloysius en BasketAmericano y Ultimate).

Finalmente, Gonzalo nos comunicó que se había hecho tarde para entrevistar a los jugadores, pero que podríamos hacerlo al día siguiente por la tarde, así que abandonamos la Fan Zone y cada uno nos dirigimos a nuestros respectivos alojamientos para terminar de instalarnos y descansar. También aproveché para montar el siguiente vídeo con lo que mis compañeros habían grabado por la mañana y, de paso, morirme un poco más de la envidia.

 

Martes 10 de octubre

Junto a David, Pau y Dirk

Vaya nochecita, un tipo de la litera de al lado roncaba sin parar y unos alemanes habían llegado borrachos a las 6 de la mañana y ya casi no había podido pegar ojo hasta las 10 a las que me levanté. Después de una ducha y una rápida revisión a las redes sociales, salí rumbo a Plaza España, donde había quedado con Martín. Tras unos minutos de confusión debido a las diferentes bocas de metro que había en el mencionado lugar, entramos en el Centro Comercial Arenas para tomar un café y desayunar.

Durante hora y media, Martín y yo “arreglamos” a los Mavs y repasamos casi toda su historia. Blackman, Aguirre, Brad Davis, la Triple J, Finley, Nash, Terry, Chandler… y, por supuesto, Dirk. Todo un repaso a lo que, posiblemente, no habíamos hablado cara a cara con nadie en mucho tiempo.

A las 13:30 llegaron Pau y David, y después de buscar un sitio para comer, ¿qué hicimos? Seguir arreglando a los Mavs, además de hacer un repaso general a todo el estado de la NBA.

Defendiendo mejor que Tyson Chandler

En cuanto terminamos de comer fuimos a la Fan Zone, donde un chico reconoció mi camiseta de BasketAmericano y nos saludó amablemente. Seguidamente, David y yo nos enfrascamos en los dos partidos más reñidos del día: un 1 vs 1 que ganó David con canasta en el último segundo y por el que nos obsequiaron con unos cacahuetes, y un Thunder (David) vs Heat (yo) en el 2k13 en el que gané por un punto. Empate a 1, David.

Después de saciar nuestro espíritu competitivo mientras los “abuelos” Pau y Martín criticaban el videojuego porque no saben jugarlo, y de que me regalasen una mochila unas chicas que me querían contar lo que es el League Pass, nos dirigimos a la zona de periodistas, donde Gonzalo nos recibió de nuevo. Había una novedad: Peja Stojakovic no estaba y solo podríamos entrevistar a Schrempf. Volvimos a ver las diferentes actividades y tuvimos la suerte también de disfrutar de cerca de los encantos de las Mavs Dancers. Pau se fue al hotel a descansar un poco después de sufrir el cansancio de su apretada agenda.

Cuando ya parecía que quedaba poco para terminar, Gonzalo de Melo se nos acercó para contarnos que tendríamos unos minutos para realizar la entrevista, pero que tendría que ser junto a Kiku Gomez (@kikugomez), de Solobasket, y nosotros no tuvimos ningún inconveniente. Este fue el resultado.

¿Quién diría que tiene 49 años?

Después de la entrevista, Gonzalo volvió para darnos un tironcillo de orejas por habernos hecho una foto con Schrempf después de entrevistarlo, y para reiterar que había hecho lo que había podido por nosotros. Y nosotros por supuesto que se lo agradecimos, porque si hemos podido entrevistar este verano a Arron Afflalo, Eric Gordon y Detlef Schrempf, ha sido gracias a él. Gracias Gonzalo.

Habiendo terminado ya con la Fan Zone, fuimos a buscar a Pau al hotel y a comprar unos bocadillos, y emprendimos la subida hacia el Palau Sant Jordi. Cuando llegamos allí Pau se marchó para entrar por la zona de prensa (lo que tiene estar acreditado) y los otros tres, Martín, David y yo, nos quedamos fuera pasando el vídeo de la entrevista al ordenador y esperando para entrar. Una vez dentro, bajamos todo lo que nos dejaron para hacer fotos y ver a los jugadores lo más cerca posible. Iban calentando por turnos, mientras otros se sentaban en el banquillo. Holger Geschwindner preguntaba algo desorientado a un operario dónde estaba su sitio, y la gente que pasaba a su lado no reconocía al “creador”. Sacrebleu.

Foto con Cuban ;)” nos mandaba Pau en un WhatsApp. “Qué Cabrón”.

Poco a poco el estadio fue llenándose y cada uno nos dirigimos a nuestros respectivos asientos. El mío, en la zona más alta y más barata. A mi lado izquierdo, una pareja. Ella dijo “mira, Chris Kaman” y él puso cara rara, como si no lo conociese. A mi derecha, otra pareja. Esta no dijo ni mú ni se movió durante toda la primera mitad. Por un momento estuve mirando de reojo para ver si es que la organización había puesto maniquíes repartidos por el estadio para dar la sensación de que estaba lleno. Pero no, respiraban. Parecían humanos de verdad.

Justo antes de las presentaciones, el speaker soltó con rapidez, alevosía y en catalán, que Dirk Nowitzki no iba a jugar. Me dieron ganas de saltar de la grada.

La gorra de los 35 pavos

Después de volver a quedar con David y Martín durante el descanso y de comernos el bocadillo, me dirigí a comprar una gorra justo cuando empezaba el tercer cuarto. Gorra de los Celtics: 19€. Gorra de los Mavericks: 35€. Después de valorar la posibilidad de hacerme de los Celtics, decidí que merecía la pena otro golpe al bolsillo por ser una ocasión especial.

Ya no volví a mi asiento. Después de andar unos metros, me acomodé en una barandilla a mitad de pista desde donde se veía de lujo y nadie me decía nada. Avisé  a Martín y desde allí terminamos de ver el tercer cuarto. Cuando iba a comenzar el último periodo se fue un gran grupo de personas debajo de nosotros, y aprovechamos para okupar sus asientos. Desde ahí vimos el intento de remontada de los Mavs.

Crónica del partido

La zona por donde no salió nadie

Al terminar el encuentro nos reunimos de nuevo con David y fuimos a la zona trasera del pabellón, por donde esperábamos que saliese Pau y también el autobús de los Mavs. Estuvimos esperando un buen rato allí y solo conseguimos ver en persona a Navarro y Pete Mickeal. ¡Sólo, dice! Pero por allí no salía nadie de los Mavs. No fue hasta que salió Pau cuando supimos que los Mavs tenían un bus dentro y que saldrían por otra zona más escondida. Después de dar un rodeo para volver lo confirmamos: Los Mavs saldrían por la zona de atrás, y era imposible conseguir nada allí.

Así que, cansados y lentamente, iniciamos el descenso hacia Plaza España, comentando acciones del partido y que O.J. Mayo empezaba a parecer un jugador sobre pagado por sus 4 millones anuales, aunque Pau nos explicó que sufría un importante corte en su mano derecha. En Plaza España, la despedida final. Quedamos todos en seguir hablando en los foros como solemos hacerlo, y en compartir nuestras fotos. Y, como era la 1 y pico y el metro estaba cerrado, me marché en taxi al albergue.

 

Miércoles 11 de octubre

La misma cantinela que la noche anterior con los ronquidos. Me levanto a las 9:30 dispuesto a ver quién era el tío responsable de mi falta de sueño y me encuentro con que las dos ocupantes de la litera de la izquierda eran chicas. Quién habría dicho por la noche que una de esas dos damiselas podría emitir semejantes ronquidos.

A revisar la crónica del partido que había hecho al llegar por la noche. A ver qué he puesto, si con la emoción no me enteré de casi nada del partido. Solo que Kaman muy bien, y Mayo muy mal. Parece que no ha quedado mal, y mejor aún con las grabaciones de la zona mixta que me pasó Pau. Gracias Pau.

Check-out a las 11 y al McDonalds a por un café para desayunar. Sin mucho tiempo que perder, directo al aeropuerto, y en cuanto me quise dar cuenta estaba sentado en el avión junto a una mujer mayor que se santiguó diez veces durante el despegue. Y, como en la ida, vuelo sin problemas con RyanAir (lo juro x2). Aterrizaje en Valladolid con el tiempo justo para llegar a clase, precisamente lo que más me podía apetecer en ese momento.

Las horas siguientes sirvieron para volver a la realidad y la monotonía y para quedar con Martín y David para recibir las fotos que hicieron, y que he utilizado para acompañar este diario. Gracias David, gracias Martín.

Y gracias a todos los que ayudáis a que BasketAmericano esté creciendo cada día más y pueda estar en más eventos como esta Fan Zone. Y quién sabe si quizás para la próxima hasta nos acreditan para el partido.

Gracias.