Uno de los agentes libres más cotizados de este verano como Chris Paul ya ha elegido destino y ante la sorpresa generalizada no es otro que Houston Rockets, donde el estelar base formará pareja exterior con James Harden.

A media tarde el periodista Adrian Wojnarowski lanzaba la noticia bomba que ambas franquicias confirmarían apenas unas horas después. La salida de Chris Paul se materializa mediante un traspaso en el que Los Ángeles Clippers reciben hasta siete jugadores, una primera ronda de 2018 (protegida top-3) y 661.000 dólares. Entre los jugadores nombres importantes como Patrick Beverly o Lou Williams, además de otros menos destacados como Sam DekkerMontrezl Harrell y Kyle Wiltjer. Los otros dos jugadores incluidos en el acuerdo llegaron ayer mismo a los Rockets, adquiridos a cambio de dinero únicamente con esta finalidad. Se trata de DeAndre Liggins y Darrun Hilliard, que llegaron procedentes de Dallas Mavericks y Detroit Pistons respectivamente.

Al parecer Chris Paul habría ejercido su opción de extender su contrato con los Clippers para esta nueva temporada por 24,2 millones de dólares para posteriormente ser traspasado rumbo a Texas, con lo que se convertiría en agente libre nuevamente el próximo verano, salvo que previamente se concrete una probable extensión de su contrato con los Rockets.

Los movimientos Daryl Morey en el día de ayer no se limitaron a estas operaciones. Además, el equipo texano pagó dinero por Ryan Kelly, procedente de Atlanta Hawks, por Tim Quarterman, que jugaba en Portland Trail Blazers, y por Shawn Long, que llegó desde Philadelphia 76ers. Por este último, Houston no solo pagó dinero, sino que también envió a los Sixers una segunda ronda del draft de 2018.