Tras completar un inicio de campaña completamente distinto a lo planeado, los rumores acerca de posible despido de Mike Woodson han subido como la espuma. Tanto es así, que Carmelo Anthony, cansado de todos estos murmullos, ha decidido salir en defensa del técnico norteamericano.

Cuando ganamos, todo se enfría. Cuando perdemos, todo se calienta“, indicaba el jugador de los New York Knicks. “Así es nuestro trabajo, así es Nueva York. Woodson no debería estar preocupado por su puesto de trabajo“.

El equipo de la Gran Manzana tan sólo ha conseguido la victoria en 2 de los 13 últimos emparejamientos, además de cosechar una amplia derrota por 41 puntos el pasado domingo ante los Boston Celtics. Todo lo contrario que la temporada pasada, donde la franquicia neoyorquina sumó un total de 9 victorias en los primeros 12 encuentros.

El técnico, por su parte, ya ha dejado claro que no está preocupado sobre su futuro y ha asegurado que su máxima prioridad es sacar al equipo del agujero en el que se encuentra: “Llevo más de 30 años en esto… Una de las cosas que no hago y que nunca haré es mirar por encima del hombro. Jamás lo haré“, explicaba Woodson.