A veces la NBA nos deja imágenes muy curiosas, y en esta ocasión el protagonista es el power forward de los Boston Celtics Brandon Bass. Bass, a sus 28 años, ha decidido apuntarse a clases de natación.

“Mi hijo es el primero de la familia que ha aprendido a nadar”, explica Bass. “Si me lanzaras al océano, me hundiría ahí mismo. Estoy nervioso porque no sé como flotar”

El jugador de los Celtics está aprovechando además para ayudar a los niños que empiezan a nadar a superar su miedos al mismo tiempo que lo hace él mismo.