Sin Isaiah Thomas, pero con más ganas. Los Boston Celtics fueron capaces de remontar una desventaja que llegó a ser de 21 puntos para ganar con un triple de Avery Bradley sobre la bocina, y poner el 2-1 en la serie.

Con esta derrota, los Cleveland Cavaliers se quedan con un récord en estos playoffs de 10-1, no pudiendo igualar a los Warriors y a los Lakers del 89 y del 2001 como únicos equipos en empezar con un 11-0.

Empezó el partido con los locales más enchufados, poniendo una diferencia en el marcador de 10 puntos y que se situó en +16 antes del descanso, gracias a un gran acierto desde el triple (14 de 22 en ese primer tiempo).

Pero todo cambió tras el descanso. Los Celtics consiguieron reducir a cinco esa diferencia en los siguientes 12 minutos, para llegar a un final igualado que se pudo decantar para cualquiera de los dos equipos. En esos últimos momentos del partido, y a pesar del 2 de 17 en triples de Cavs en el segundo tiempo, JR Smith la enchufó desde la línea de 3 para igualar el partido a 106. Un final de infarto con empate a 108, dejó un triple sobre la bocina de Bradley, tiro que entró con suspense, pero que terminó dentro dando el primer triunfo a Boston en esta serie, y que pone el 2-1 en la eliminatoria.

27 puntos de Marcus Smart por parte de Boston, y 29 de Irving y 28 de Love por parte de Cleveland, fueron sin duda los más destacador a nivel anotador. LeBron James se quedó con 11 puntos y 4 de 13 en tiros de campo.