Finalmente han sido los Cleveland Cavaliers los que han sido capaces de convencer a Andrew Bynum, después del interés mostrado por ambas partes durante los días previos. El jugador, formó parte del traspaso que llevó a Dwight Howard a los Lakers, ha tenido un paso testimonial por Philadelphia, no llegando a disputar ni un sólo partido con los 76ers pero siendo de largo el jugador mejor pagado de su equipo con casi 17 millones de dólares.

En sus primeras siete temporadas en la NBA como jugador de los Lakers, Bynum tuvo una media de 11.7 puntos y 7.8 rebotes por partido, números que mejoró considerablemente su última temporada con la franquicia angelina, terminando con 18.7 puntos,11.8 rebotes y 1.9 tapones por partido en 35 minutos de media, lo que le valió para conseguir jugar un All-Star, el único All-Star que ha jugado por el momento.

En su carrera ha disputado sólo el 60% de los partidos (392 de 656 posibles), incluyendo haberse perdido toda la temporada 2013. Solamente en dos temporadas ha llegado a jugar más de 60 partidos en temporada regular (82 en la 2006-2007 y 65 en la 2009-2010).

El contrato de Bynum con los Cavaliers será de dos temporadas, la segunda de ellas ‘team option’. En el primer año, Andrew cobrará 12 millones de dólares, aunque sólo 6 millones están garantizados. En caso de que la franquicia decida extender el contrato esa segunda temporada, el pívot ganará 12.5 millones más.

En Cleveland será una de las novedades junto con el ex-laker Earl Clark, el ex-jugador de los Golden State Warriors Jarrett Jack o el número 1 del pasado draft Anthony Bennett.