Por si había dudas (que las había), Houston Rockets ha sorprendido a toda la liga no solamente con la espectacular (y sorpresiva) irrupción de James Harden cómo líder del equipo texano, sino colectivamente. Con eso, parece que los Rockets van haciendo un papel de invitado en la película filmada en el Oeste. La cuestión es, ¿Aguantarán el tipo en una conferencia tan dura cómo el Oeste?

Ya sumando la 5º victoria al hilo en territorio de Minneapolis (balance de 16-12 hasta el momento), parece que los Rockets están en mucho mejor forma y entendiéndose mejor que al inicio de temporada. La simple razón es que, viendo que Harden está siendo cada vez más previsible en ataque y mejor cubierto incluso con dobles defensas sobre su figura, jugadores cómo Chandler Parsons, Carlos Delfino y Jeremy Lin parece que le están liberando (por momentos) de llevar a ‘pack completo’ todo la ofensiva de Houston.

Junto a Harden, Chandler Parsons que es el que transmite inteligencia y sabiendo hacer las cosas correctamente, siendo un jugador que no suele complicarse ofensivamente y con una alta IQ que le permite leer bien el juego. Además de eso, Jeremy Lin sigue encadenando buenos partidos, pero con cierta irregularidad que todavía ha de pulir según vaya pasando el calendario.

Sin olvidarnos de Omer Asik. Un jugador que a día de hoy y a mi humilde opinión, parece uno de los centers más infravalorados del campeonato. Todo lo que no da en ataque lo efectúa en defensa, siendo un muro para sus rivales y demostrando que tiene una influencia e importancia muy alta en el juego defensivo ‘rocket’. Parte de esos buenos resultados, se debe a su trabajo defensivo y a su buena colocación en el rebote, especialmente en el ofensivo.

Juego atractivo en ataque que suele ser bastante práctico y ordenados en defensa. Parece que Kevin McHale ha dado con la tecla que necesitan los de Texas para por lo menos, dar un susto a más de uno esta temporada. Actualmente, los Rockets son el 2º mejor equipo en ataque y el 6º mejor en defensa, cosa que dice mucho del trabajo que se está realizando tanto dentro cómo fuera de la pista. El equipo de Houston da señales de estar muy bien compenetrado, y con ello, James Harden responderá. Y de qué manera, con licencia total de obtener todo el peso ofensivo incluso de desplazarlo a otros jugadores para que se involucren a ello.

Actualmente, los de McHale están siendo uno de esos equipos que puede dar más de un susto a los grandes, siendo muy imprevisibles. La cuestión es, insisto, serán capaces de ir solventando poco a poco su irregularidad, capaces de lo mejor y de lo peor. Pero por el momento, sorprenden sin hacer ruido y se van gustando poco a poco con su juego. Se avecinan buenos tiempos en Houston.

  • simon

    Me gusto el articulo, estos Rockets prometen. Solo un apunte. Houston es la segunda peor defensa de la liga. si fueran el segundo mejor ataque y la 6 mejor defensa estarían liderando la liga ganando los partidos por 10 puntos de media.
    Saludos.